Autor: Conte, Rafael . 
 Vida oficial. 
 El presidente del Gobierno repitió que su viaje a París ha sido estrictamente privado  :   
 Escasos comentarios en la prensa francesa. 
 Informaciones.    14/07/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

El presidente del Gobierno repitió que su viaje a París ha sido estrictamente privado

PARÍS, U.

LOS observadores franceses son discretos al comentar la visita relámpago de don Adolfo Suárez a París

en la jornada, de ayer; tres horas y media, de estancia en la capital francesa, de las cuales una hora y tres

cuartos fueron destinadas a la entrevista con su colega francés, señor Chirac. Viaje relámpago, pues,

inopinado y discreto. No hubo revelaciones, ni declaraciones propiamente dichas. Sólo unas pocas frases,

a la salida del hotel Matignon, residencia del primer ministro francés, en medio del tumulto de los perio-

distas, fotógrafos y camaras televisión que le esperaban a la salida.

ESCASOS COMENTARIOS EN LA PRENSA FRANCESA

En esta misma jornada ei Presidente Giscard y su ministro de Asuntos Exteriores, señor Sauvagnargues,

se encontraban en Bruselas en él Consejo Europeo. Chirac había recibido con anterioridad a una serie de

ministros de su Gobierno, en un «consejillo», que terminó momentos antes de la llegada del señor Suá-

rez. La entrevista Chirac-Suárez fue «extraordinariamente cordial», según declaró este último. Pero no

hubo mas revelaciones: «H e m o s tratado de política, de economía y de relaciones unilaterales.» Un

tentarlo, como se ve, bastante vago.

AMNISTÍA

¿Y la amnistía?, pregunto un periodista: «El Gobierno tomará todas las medidas necesarias para asegurar

la convivencia de los españoles en paz y concordia», respondió el señor Suárez. ¿Piensa el Gobierno

entablar un diálogo con la oposición?; «El Gobierno dialogará con todos los españoles.» T también la no-

ticia de que el próximo viernes se hará público el programa del nuevo Gobierno español. Tin programa

destina, do, según el señor Suárez, a alcanzar la democracia en España, a que lo* futuros Gobiernos sean

una emanación de la voluntad popular.

El presidente del Gobierno español dijo también que éste era el primero de una serie de viajes que se

propone efectuar para entrevistarse con los jefes de Gobierno de diversos países, sobre todo de la

Comunidad Europea.

Este ha debido ser, sin duda, el tema central de la entrevista Suirez-Chirac, el del acercamiento d« España

a Europa. Mientras tanto, los ministros de Industria de España y Francia, señores Pérez de Bricio q

D´Ornano, se entrevistaban por su cuenta si-mmlíáneament*. Los dos embajadores, el d« España en París,

señor Logendio, y el de Francia en Madrid, señor De-nieau, formaban parte de la comitiva.

POCAS REACCIONES

La impresión, general de los observadores es hoy mitigada en París. Sin duda la celebración de la fiesta

nacional del 14 de julio, un aniversario de la toma da la Bastilla pasado por agua, amortigua las

reacciones. Escasos comentarios, y, por lo general, los medios informativos se limitan a recoger la noticia

y a des-tacar lo esencial de las breves manifestaciones del señor Suárez. El diario comunista

«L´Humanité» afirma que el señor Suárez está dispuesto a encontrar a los dirigentes de la oposición

democrática y a dialogar con todos los españoles, sean euales fueren sus convicciones políticas, o Las

Cortes decidirán sobre ia legalización del Partido Comunista.» Y el primer ministro Chirac al despedirse

dijo: «Le agradezco su visita, y hasta pronto.» ;,Supone esto la perspectiva de un viaje a Madrid del

primer ministro francés? No está descartada esta posibilidad, según señaló el señor Suárez.

«Le Quotidien de París» publica una fotografía de ambos jefes de Gobierno durante su entrevista:

«España está naturalmente interesada en su integración en la Comunidad Europea», cita este diario de las

palabras de don Adolfo Suárez, añadiendo que «prometió un diálogo con todos los españoles». Para

«L´Au-rore», lo más importante fueron las declaraciones sobre la amnistía, el programa de! nuevo

Gobierno, y Europa «Le Fígaro» se extiende más: «Las revelaciones han sido escasas, y es lo imprevisto

del viaje lo que más ha sorprendido. Los observad ores van más allá: el señor Suárez desea rápidamente

que desaparezca la mala imagen de marca de la que goza en el extranjero por su condición de falangista.

Su viaje parece ser una reedición del que el Rey hizo a Washington, una ocasión para abogar en su favor

delante de otra gran democracia occidental la causa de la reforma en España y la saya propia.»

VIAJE ESTRICTAMENTE PRIVADO

Este viaje —el señor Suárez lo reiteró en varias ocasiones— ha sido «estrictamen-te privado». No cabe

duda de que las alegaciones democráticas del jefe del Gobierno es.

pañol han sido bien acogidas, Pero con moderación y también cuidadosamente recogí» das, y no serán

olvidadas. Todo dependerá de los hechos. Estos mismos días la Prensa francesa ha recogido amplia-mente

las informaciones provenientes de España sobre manifestaciones y peticiones de amnistía.

No ha habido, pues, una negociación propiamente dicha; tampoco el señor Suárez ha venido a París a

solicitar una esp e c i e de «bendición» europea, ni a presentar ningún programa. Ha venido a establecer

un contacto personal. Tampoco se ha tratado de un viaje de relaciones públicas. Las relacio n e s públicas

hay que ganarlas de antemano en el ulterior. A un periodista qu« le preguntaba sobre el regreso de todos

los exiliados que no pueden volver a España, el presidente del Gobierno señaló que tal vi" no haya

muflios. «.Aunque sólo fuera uno», respondió el perio dista. «En todo caso —contestó el señor Suárez—,

podrán volver todos aquellos que no tengan cuentas pendientes con la justicia.»

14 de julio de 1976

Por Rafael CONTÉ

 

< Volver