Autor: Fidalgo Vega, Feliciano. 
 El presidente Suárez, a "París Match". 
 "La democracia no es un regalo del Gobierno"     
 
 El País.    24/08/1976.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

El presidente Suárez, a «París Match»

"La democracia no es un regalo del Gobierno"

FELICIANO FIDALGO, París

Quince días antes del comienzo de su enfermedad fatal, el año pasado, Franco recibió al actual presidente

del Gobierno, Suárez, y le confió: en !o sucesivo tenéis que prepararos para la batalla por la democracia.

Ería revelación la hizo ayer, a los franceses, el sucesor de Arias Navarro, en el semanario París Match, a

lo largo de unas amplias declaraciones.

¿n dicho reportaje, muy halagador para la figura del presidente del Gobierno, este último abordó varios

temas de la actualidad es-paaola. Sobre Felipe González, ..ec´etario general del PSOE: «Su inteligencia es

sorprendente... Nos pudiimos de acuerdo sobre casi todos los problemas... Es un hombre c:´o siente lo que

es España. Es un patriota auténtico». El problema político, régimen-oposición. Suárez, lo resumió así: «

Por un hoo, la oposición, muy activa e in-iciigente, no tiene la experiencia del poder. Por el otro, hay

gober-nantes que no tienen ninguna idea de so que es la vida de los partidos. Se trata de que trabajen

juntos. Tal es el problema».

El presidente recordó que, «pan ni, la religión es fundamental» que fue del Opus Dei y que esta

organización es solamente «piadosa, sin ramificaciones políticas ni financieras»; que para él, el Movi-

miento Nacional, «fue siempre una organización de carácter esencialmente social, en donde se

intercambiaban ideas, en donde había círculos de jóvenes, muy li-bres. Y nada más.»

El retorno a España de Carrillo y de la Pasionaria, según París Match, es un asunto secundario ra:a

Suárez, que alzó los hombros al abordar la cuestión: «Son gentes viejas, dijo, que pertenecen a una época

superada. No representan nada en la España moderna. No oficializaremos su regreso, porque ello nos

plantearía problemas íí cnicos de seguridad graves». También dejó entender, según el semanario, «que el

Partido Comunista no será legalizado este año».

Insistiendo en la cuestión del Partido Comunista, prohibido desde hace 40 años, Suárez afirmó: con el

pueblo español, el Partido Comunista sigue sin tener credibilidad. Aún no ha dado pruebas de ser un

partido democrático. Esto es aí´i.». Suárez negó que el Ejército fuera un freno para el proceso de-

mocrático: «No, de ninguna manera. Son los propios militares quienes propusieron la amnistía nara los

soldados condenados por asociación ilegal».

Habrá referéndum y elecciones, paro el presidente no reveló las fe-chas. Y la democracia, en España,

afirmó, no se hará para dar gusto a ¡es países extranjeros: «Nosotros haremos la democracia, explicó, lira

los españoles. Y vamos a asombrarles a ustedes. Mi pueblo está muy maduro y es muy ce osciente. La

democracia no es un regalo del Gobierno. Es un dere-cho imprescriptible que el pueblo cebe exigir».

El señor Adolfo Suárez, que precisó de entrada a París Match, po haría «declaración política, PÍ rque la

primera declaración política será para el pueblo español», terminó resaltando que, al ser nombrado

presidente, fue recibido con las uñas, en el interior y en r! exterior. «Hoy, la campaña, —se complació—,

ha terminado».

 

< Volver