Reacciones al discurso del presidente. La crítica global queda supeditada a la publicación del proyecto para la reforma política. 
 Discreto desencanto de la clase política     
 
 Informaciones.    11/09/1976.  Página: 4-5. Páginas: 2. Párrafos: 34. 

Reacciones al discurso del presidente

LA CRITICA GLOBAL QUEDA SUPEDITADA A LA PUBLICACIÓN DEL PROYECTO PARA

LA REFORMA POLÍTICA

DISCRETO DESENCANTO DE LA CLASE POLÍTICA

MADRID, 11 ÍINFORMACIONESJ.

EL discurso pronunciado ayer por el presidente Suárez ante las cámaras de Televisión Española ha

suscitado toda una serie de reacciones y comentarios, que van desde el aplauso hasta el desencanto. En

lineas generales puede afirmarse que el denominador común de estas opiniones es la moderación, tenida

de un discreto desencanto; una templanza gue viene aconsejada y hasta impuesta por el hecho de que los

políticos no conocían todavía en siis detalles concretos el texto del proyecto áe ley para la reforma po-

lítica.

Este mismo hecho ha determinado que los portavoces de la aposición achacasen al presidente, casi

unánimemente, una "falta de concreción" en sus palabras. Indudablemente, se esperaba más. Entre otras

cosas, un calendario concreto; aunque, de todas formas, estos reparos iniciales —y tai vez transitorios—

quedan condicionados al conocimiento del texto del proyecto gubernamental y a sus auténticas po-

sibilidades democráticas.

En base a la encuesta realizada por la redacción de INFORMACIONES, enriquecida con las aportaciones

de las agencias Cifra y Europa Press, ofrecemos a continuación un resumen de las opiniones más

significativas de la oíase política que, en aras de una mejor comprensibilidad por parte del lector, hemos

agrupado en tres bloques fundamenta/les: asociaciones surgidas desde dentro del sistema y legalmente

establecidas, grupos de la llamad» "oposición moderada" y partidos Integrantes de la "oposición

democrática" .

ASOCIACIONES DEL SISTEMA DON ENRIQUE THOMAS DE CARRANZA (presidente de

A.N.E.P.A.)

—Me cabe cierta duda sobre si se ha anunciado un referéndum o directamente unas elecciones; en este

caso, quizá se pueda pensar que se han saltado una consulta previa aJ pueblo. Estimo que las medidas

políticas que más interesan a los españoles en este momento son la referente al orden, prosperidad,

legalidad, libertad y participación.

DON CARLOS PINILLA TOURIÑO

fDnión del Pueblo Español)

—En un tono exento de énfasis, con gran naturalidad y sencillez, el presidente Suárez ha pronunciado un

discurso en el que ha dicho cosas importantes , y dejado entrever otras sin toda la precisión, debido a la

discreción obligada. Me ha parecido un discurso serio, honesto, transparente, muy sincero, y oreo que su

contenido, sin que haya muchas precisiones, es m u y positivo.

DON RAIMUNDO FERNANDEZ-CUESTA

(F. N. E )

—El mensaje del presidente ha dejado bien explícita la parte de la reforma constitucional que proyecta el

Gobierno y el trámite a seguir para ella, con lo cual se despeja la incógnita de cómo va a ser la referida

reforma. Como digo, ha dejado claro el alcance y el procedimiento a seguir: pasar el proyecto de reforma

al Consejo Nacional, después a las Cortes y luego someterlo a referéndum. Con ello queda claro y se

disipan las dudas o especulaciones que pudiera haber sobre la reforma constitucional.

OPOSICIÓN MODERADA DON JOSÉ MARÍA GIL-ROBLES

(Federación Popular Democrática)

—He escuchado el discurso del presidente del Gobierno con toda la atención y el interés que el asunto

merecía y, ea mi opinión, el señor Suárez ha hablado mucho, pero no ha dicho muchas cosas. En lo

referente a la reforma constitucional, no he logrado comprender lo que ha querido decir, sin que la lectura

del discurso en la Prensa de la mañana haya logrado aclararme nada... Creo que lo prudente es esperar a

conocer el proyecto. De todos modos, opino que el presidente ha caído en diversas contradicciones

políticas y que existe en el discurso un notable confusionismo ds Ideas, desde posiciones totalmente

inexplicables. Es preciso señalar una vez más que por 3o que respecta a la oposición, él presidente no ha

negociado en ningún momento, atoo q^ie se ha limitado a hatóter coa alguna* personas que no

representan a la oposición: se ha limitado a tomar algunas de las Ideas de la oposición y pretende, en

definitiva, colocar a los españoles ante los hechos consumados. Por otra parte sigue en pie la

contradicción básica que supone pretender que las Cortes y el Consejo Na-clonaJ, cuya comprensión «e

invoca, se hagan el "haraki-

DON FRANCISCO FERNANDEZ ORDÓÑEZ

(Federación Socialdemócrata)

—El mensaje no proporciona datos suficientes para emitir, sin «onecer el proyecto de ley, un Juicio

fundado sobre el programa político del Gobierno. Se advierte una Justificada preocupación por el tema

económico. Entiendo que la fecha fijada par» las elecciones obliga a adoptar una política transitoria, pora

evitar un mayor deterioro de la situación y abordar los problemas más argentes.

DON FERNANDO CHUECA GOTILLA

(Partido Liberal Demócrata Popular)

—Como sólo conocernos el preámbulo de la ley, lo que ha leído el presidente, y no sus cinco artículos y

disposiciones adicionales, la opinión tiene que ser provisional. El tono de presentación del preámbulo me

ha parecido aceptable; hay una diferencia notable con el tono d«l señor Arias. El énfasis que puso en la

condición áe soberanía del pueblo español es muy interesante, especialmente expresiva Esto es un dato

positivo. Lo que no sabemos es hasta qué punto va a ser verdad.

DOV ANTONIO FONTAN

(Partido Demócrata)

—La reforma genera] que anuncia el presidente parece algo bastante diferente de lo que se preparaba bajo

el anterior Gobierno. NTo se conocen los principios que inspiran la elección de los miembros del

Congreso y del Senado, pero sí parece que se anuncia un sistema de sufragio universal y secreto para esas

dos Cámaras. En este sentido, la reforma política parece tener mayor capacidad de desarrollo democrático

que las anteriormente propuestas, aunque no deja de ser, en cierto modo, una reforma otorgada.

OPOSICIÓN DEMOCRÁTICA DON RICARDO DE LA CIERVA

(historiador)

—En mi opinión, el discurso del señor Suárez´ha sido una mera declaración de principios formales más

que el anuncio esperado por el país de proposiciones concretas de referiría política. Este hec-ho me

desorienta totalmente, porque, desde luego, no era este el tipo de mensaje que se esperaba y en rigor no es

posible formular juicios políticos sobre su significado, que, por otra parte, en cuanto a sus planteamientos

formales, me parece algo pensado para otra época.

DON JOAQUÍN RUIZ-GIMENEZ CORTES

(Izquierda Democrática)

—Creo que en el discurso ha sido positivo su tono sen. etilo, sosegado y no agresi-TO, y el deseo

reiterado de llegar a una concordia y entendimiento entre los españoles. Desde el punto de vista de la

oposición democrática, estimo que hubiera sido preferible que el presidente no hubiera dado el paso de

llevar a cabo el proyecto de reforma política sin llegar a tin acuerdo previo con las fuer-las de la

oposición. Esta negociación no se ha llevado a. atibo, y lo lamento, pero nunca es tarde para negociar y

establecer un diálogo, que Izquierda Democrática y la oposición aceptarían.

DON ENRIQUE TIERNO GALVAN

(Partido Socialista Popular)

—He escuchado con atención «1 mensaje del presidente, y creo que caben tres pun-tualizaciones.

En primer lugar, el presidente ha tíado a entender que ha hablado con grupos de la oposición. Quiero

señalar que, por lo que yo sé, sólo ha hablado con personalidades, lo que evidentemente no es lo mismo.

En segundo lugar, el presidente ha puesto en tela de Juicio, de modo claro, la legalidad de los grupos y

partidos políticos. Este es un camino peligroso, porque se podría extender a otras pretendidas

legitimidades.

En tercer lugar, el presidente ha dicho, y es un propósito muy estimable, que ni éd ni sa Gobierno desean

regador la constitución ni la democracia, pero nos ha obsequiado con algo tan fundamental como un

proyecto, que al parecer es aígo semejante a una Cámara constituyente.

Por ultimo, lamento de veras que no haya aa´sido ninguna Invitación explícita pa-Mt que la oposición

colabor* con el Gobierno en el proceso institucional. De seguir asi, corremos el riesgo de qué

(Pasa a la pág. siguiente)

Reacciones al discurso del presidente

(Viene de la pag anterior. >

el país se divida en dos Moques que no se entiendan, con el peligro de retroceder en vez de avanzar

DON ENRIQUE MUGICA

(Partido Socialista Obrero Español. renovado)

—.No puedo nacer ninguna declaración, porque el presidente tan sólo ha hablado de una ley de reforma

política, pero no ha expuesto so contenido ni el calendario de la reforma. Han sido sólo palabras y

tendremos que esperar a conocer el texto de la le.v para formular una declaración. Con respecto a tos con-

tactos con grupos políticos a los que el presidente ha hecho referencia, dudo que haya atendido los

planteamieo tos de dichos croóos a la hora de articular la reforma política.

DON MARCELINO CAMACHO

(Comisiones Obreras v Partido Comunista de Espa ña >

—Es un discurso de un» gran inconcreclón. Hay, por ejemplo, unas alusiones, en el sentido de que la

reforma se hará a partir de las instituciones vigentes, como las Cortes v el Consejo Nacional, a los que se

remitirá e! proyecto de ley de reforma política. Las Leyes Fundamentales también se modificarán a partir

de las instituciones vigentes. Como todos sabemos, estos organismos son los de la dictadura. Según esto,

confiar el paso a la libertad a estas instituciones, yo creo que es tanto como esperar sentados que llegue

esa libertad

 

< Volver