Autor: Sahagún, Felipe. 
 Opinión norteamericana. 
 Si el presidente Suárez se presentase a las elecciones, reforzaría el centro  :   
 El ministro de la Presidencia regresó de Estados Unidos. 
 Informaciones.    31/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

OPINIÓN NORTEAMERICANA

Si el presidente Suárez se presentase a las elecciones, reforzaría el centro

Ppr Felipe SAHAGUN NUEVA YORK, 31.

HOY es absolutamente impensable en España un golpe de derechas con el apoyo norteamericano, y

mucho más impensable todavía sin tal apoyo», afirmó el sábado a los periodistas el ministro español de la

Presidencia, que ayer domingo por la mañana regresó a Madrid. El señor Osorio ocupó el sábado, último

día de su estancia en los Estados Unidos, con- una entrevista con el secretario de Eatnri-norteamericano,

señor Vanee.

EL MINISTRO DE LA PRESIDENCIA REGRESO DE ESTADOS UNIDOS

Como resumen de su visita, el señor Osorio dijo en Nueva York que había encontrado uu «firme apoyo

norteamericano a la reforma, al Rey y al Gobierno», pero que «tampoco hay que preocuparse demasiado.

Creo que las cosas han cambiado suficientemente. Es bueno y deseable el apoyo de los Estados Unidos,

pero nuestra posición ya no puede ser suplicante».

En cuanto a «u posibilidad de que la nueva Administración Cárter cambiara su política exterior respecto a

España, don Alfonso Osorlo explicó que «la política exterior americana, como la de todos loa grandes

países, es Igual con los republicanos que con tos demócratas, y que las variaciones, si las hay, son muy

pequeñas. La gran maquinaria del Departamento de Estado y del Pentágono no creo que varíen

notablemente».

FAVORABLE SORPRESA

El señor Osorio comentó su sorpresa por el editorial del «New York Times» del sábado pasado (ver

INFORMACIONES del día 29). «Cuando k> leí, mientras desayunaba, dudaba si, efectivamente, era el

"Times". Que este periódico comente en su editorial la suspensión por el Gobierno español de dos

artículos del Fuero d« los Españoles y te parezca bien... Vamos, sorprende un poco.»

Dicho editorial es sólo un ejemplo de la nueva actitud de te opinión del pueblo y Gobierno

norteamericanos hacia España, la cual empezó posiblemente a forjarse con la coronación de don Juan

Carlos, pero se acabó de formar con la visita del Rey a Estados Unidos a primeros de junio y culminó con

e! apoyo general de la Prensa y la Administración americanos al Gobierno Snárez después del referéndum

del 15 de diciembre.

«l>a diferencia de actitud —afirmó el vicepresidente español— es muy grande a todos los niveles. Desde

que yo estuve aquí la última vez, el año pasado, la simpatía j el apoyo se han multiplicad, por cien. En

todas las conversaciones con loa dirigente* americanos late un propósito concreto de identificación y de

apoyo al proceso político español. No es necesario que lo diga con palabras. Se percibe desde la forma en

que el senador amigo te abrasa hasta cómo te reciben en «1 Departamento de Estado.»

«El año pasado, la recepción en el Departamento de Estado fue más protocolaria que la de este año. Su

apoyo a nuestra reforma es un tema en el que no se entra, porque no hace falta. No les interesan

excesivamente la» explicaciones. Se nota que están plenamente identificados con nosotros.»

MAL DE MUCHOS

Sobre sus conversaciones con el señor Cárter, el secretario de Estado y congresistas, don Alfonso Osorio

dijo que había recibido consejos de «tranquilidad y calma». «No expresaron gran preocupación por

conocer la identidad de los autores de los últimos atentados, aunque sí mostraron gran interés por la

erradicación de la violencia de nuestro país.»

«En esta cuestión sistemáticamente se expuso la idea de que el terrorismo existe en todos los países». Un

subsecretario de Estado o un senador dijo al ministro español que «no se preocuparan demasiado, aunque

reconocemos que los problemas son graves —añadió—. Nosotros aquí, en Estados Unidos, con unos

medios policíacos verdaderamente fuera de lo normal, tardamos más de un año en descubrir todo lo que

existía detrás del Ejército de Liberación Simbionés y el secuestro de Patricia Hearst, y aún no hemos

terminado».

SUAREZ CONTRA ALIANZA POPULAR

El señor Osorio aseguró que, por el momento, no piensa presentarse a las elecciones generales. La

posición de] Gobierno español, mientras no se diga lo contrario, sigue siendo de neutralidad, lo cual

afecta también al presidente Suárez, que piensa venir a los Estados Unidos en los meses próximos, pro-

bablemente a finales de marzo o primeros de abril.

En los medios políticos y diplomáticos norteamericanos, sin embargo, se percibe claramente el deseo de

que el presidente Suárez se presente a las próximas elecciones, pues se cree que ayudaría a equilibrar la

balanza política nacional y a reforzar a los grupos del centro, tan necesarios si no deseamos encontrarnos

con la blpolaridad de fuerzas que caneó resultados tan nefastos a la II República.

Probablemente sea este el problema principal que tiene planteado en estos momentos el Gobierno

español, pues ha mantenido y sigue manteniendo una posición de arbitro que resulta vital para la

continuación de la reforma y que se vendría abajo en el momento en que el presidente y sus ministros de-

cidieran lanzarse a la arena de una campaña electoral.

En Washington existe el deseo de que lo hagan, si se puede buscar una fórmula aceptable. El grupo más

perjudicado en ese caso sería probablemente Alianza Popular, que, sin la presencia de Suarex y del

Gobierno en las elecciones, tendría el camino bastante Ubre hacia la victoria. Los actos de violencia de

estos días, en opinión de varios analistas norteamericanos, han beneficiado principalmente a Alianza

Popular.

«Con una mayoría generalmente de derechas y moderada, de la cual el centro podría recibir «n fuerte

apoyo, los actos de violencia tendrán en las elecciones un efecto inmediato: el fortalecimiento de Alianza

Popular», han dicho nuestras fuentes.

«Los actos de violencia van dirigidos directamente contra d centro y el Gobierno, y cualquier

debilitamiento del centro es un fortalecimiento de la derecha.»

31 de enero de 1977

 

< Volver