Autor: Blanco Vila, Luis. 
   En torno a Suárez     
 
 Ya.    01/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

BOLETÍN DE URGENCIAS EN TORNO A SUAREZ

UN milagro del ciclo- nunca tnejor dicho—y mi osadía particular me han permitido hacerme con un

ejemplar de YA de ayer. Ni que decir tiene que llevamos díae en Tenerife sin prensa de la Península.

Al aeropuerto de Los Rodeos» e.s t á n llegando intermitentemente aviones de hélice que sirven de enlace

con Las Palmas y el continente. Un recién llegado me prestó, y más tarde me rogaló. el ejemplar de

nuestro periódico.

Aceptar el riesgo

POR él me entero de una magnifica carta—como casi todas las suyas—del maestro y paisano Augusto

Aeeía sobre el papel de Adolfo Suárez en las próximas elecciones. Veo también que el propio presidente

acusa recibo de loe muchos consejos que está recibiendo en estos díae acerca ée cuál debe ser su postura

de probable candidato.

Leo asimismo las declaraciones del socialdemócrata Miguel Boyer a un diario de la tarde, que recoge

también la prensa tinerfeña. A estas declaraciones quería referirme fundamentalmente ahora.

Dice Boyer que Suárez "jugará su apuesta en la plataforma más importante, que es la del Centro

Democrático, y querría que éste se viera representado por él. Keta utilización-—continúa el prestigioso

economista— es un riesgo que los partidos del centro no deben aceptar."

Respeto, naturalmente, la opinión de Boyer; pero me pregun-to sencillamente ei se trata de un riesgo o de

una potenciación para el centro, caso de que Suá-rex optara por hacer su apuesta dentro del sector político

que mejor le va y que, de manera ciara, coincide con el programa de gobierno de! ´presidente.

Por lo que vamos viendo, las tendencias se unen en torno;a una figura política, y Suárez lo es, sin

discusión alguna. No aceptarlo así son ganas de jugar a la gallinita, que suele ser una técnica electoral

nefasta, como han demostrado, por ejemplo, las recientes elecciones municipales francesas.

Comparsas voluntarias

TIENK razón Boyer al negarse a aceptar el papel d« "comparsa" en laa elecciones. Me temo, sin

embargo, que sea un papel que él mismo se atribuye, y que sus temores eon prejuicios, al mismo tiempo

que niega a Suárez una inteligencia política que sin duda posee. ¿Quién ha dicho que el presidente no

quiere unas eleccionea limpias? Me temo que hay líderes que comienzan ya desde ahora a preparar las

excusas de su pobre papel electoral y atribuyen de antemano actitudes poco claras al poder, cuando el

poder, hasta ahora, no ha hocho sino pasarse de claro.

Claridad total

TIEXE razón Augusto Assía al reiterar que no hay democracia verdadera sin partidos y que una figura

política importante tiene que pasar por ln« elecciones, ganarlas y cimentar MU fueixa en el respaldo ile

Jos partidos. De no ser así, condonaríamos a Adolfo Suárez a ejercer el papel de regente, de presidente de

un tribunal de garantías constitucionales o de mantenedor aséptico—sin voto—de unos juegos florales po-

líticos.

La lógico e« que Suárez entre en línea electoral, que lo haga al frente de las fuerzas políticas más afines—

organizadas ya o de nuevo cuño—y que el refrendo electoral ee sume al refrendo político & su reforma,

obtenido masivamente hace tres meses y medio. Lo demás, como digo, equivale a excluir del futuro

político a un hombre que acaba de entrar en él. y con muy buen pie, por cierto.

Luis BLANCO VILA

Santa Cruz de Tenerife.

 

< Volver