Autor: Álvarez Álvarez, Carlos Luis (CÁNDIDO) (ARTURO). 
   Oiga, Suárez     
 
 ABC.    31/03/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

JUEVES 31 DE MARZO

De Ayer a Hoy

OIGA, SUAREZ

MIRE, jefe, ya habrá visto que estoy haciendo todo !o posible por explicar a las masas invertebradas y a

tas minorías selectas su posición reformista. Incluso he citado a Bertrand Russell, cosa que yo no suelo

hacer más que en los días de fiesta sonada. Usted está en el culmen del proceso de emancipación política

y social de las Españas, porque hasta ahí lo proyectó el Rey desde un intra-franquismo militante. Yo, que

soy un darwinista confeso (que es lo que debieran ser los socialistas científicos), me importa, sobre todo,

la forma hacia la que se transita. El pasado del hombre es el simio, y el pasado de la vida es el agua. ¿Qué

más da? Lo que aterraba a Darwin era encontrar en una especie evolucionada un simple hueso o una

pluma que correspondiese a la especie inmediatamente anterior. Ya no dormía a cuenta de aquel aspecto

fósil, O sea, jefe, que yo le veo a usted algo providencial, con perdón de la mesa, y ésa es la pluma de la

que tenía que haberse desplumada. ¿No es una pluma un poco arcaica y faraónica ei no responder a las

interrogaciones públicas acerca de su premeditación electoral? Descuento su probada afición a la

democracia, pero el callarse por decreto prefigura una especie de idealismo absoluto que ya escama hasta

los que ven con ojos agradecidos la carnicería que usted ha hecho entre los materialistas del ul-trismo.

Dése cuenta, jefe, que empieza a haber suarólogos, que ya hay una carnada de arúspiees que le interpretan

los signos, como a Franco. Quizá usled represente una esperanza a largo plazo para ia izquierda. Pero aun

asi muchos izquierdistas piensan que hay algo mejor que estar haciendo bellaquerías detrás de la puerta

(usted disimule, jefe, es una analogía de proporción, fo he copiado de una letrilla de Góngora); o sea, que

usted va a la tele y dice, pues nada, que voy a formar una mayoría desde el Poder, y no me extrañaría que

yo le siguiese apoyando con mis textos miniados. ¿Usted se hace cargo, jefe? Yo creo en su reformismo.

Pero en las democracias hay que explicarse cada cinco minutos.

POSDATA

PUEDE llegar un momento en que don Adolfo Suárez deje de tener razón allí donde la tenía. Ya estarnos

rozando otra vez esa situación en la que una simple voluntad da poder es la fuente de la verdad objetiva,

que además se manifiesta cuando quiere. Esa necesidad de autoridad personal que requiere el paso de la

teoría a la praxis, del pensamiento a la acción, empieza a sobrepasar, a mi entender, los límites naturales

del referéndum,—CANDIDO.

 

< Volver