Suárez, candidato  :   
 Renuncia a una dedicación activa en la campaña electoral. 
 Ya.    04/05/1977.  Página: 3,4. Páginas: 2. Párrafos: 26. 

SUAREZ, CANDIDATO

Renuncia a una dedicación activa en la campaña electoral.

Las elecciones serán absolutamente libres, transparentes y claras, asegura el presidente.

Recogemos los puntos principales, a nuestro entender, del mensaje pronunciado anoche a los españoles

;»»c el presidente det Gobierno, don Adolfo Suarez González;

Creemos que todo el pueblo español puede sentirse satisfecho de sí mismo; ha superado con tensiones

y acritudes, pero con elocuente madurez, la gran prueba a que le sometía el cambio político.

• Hemos dialogado en lo posible con las fuerzas políticas para que el cambio no fuese una simple

operación de laboratorio, sino una suma de esfuerzos, ideas y críticas.

• La sociedad española se ganó trabajosamente, pero con una madurez que a todos nos honra, sus

libertades y derechos.

• La culminación del proceso de reforma política dependerá en gran medida de las próximas Cortes.

• He tomado la decisión de presentarme como candidato independiente al Congreso de Diputados. Es

una decisión muy meditada, muy consultada, ciertamente incómoda y con evidentes riesgos. Y debo

comparecer a juicio público cuando se establece la primera consulta democrática.

• Concurro a las elecciones sin privilegio alguno de organización, sin apoyo de los órganos de Gobierno

y, por supuesto, sin ningún apoyo de la Corona, que está por encima de las opciones y contiendas. No

concurro como hombre de partido, sino en una coalición de partidos, grupos o personas independientes,

que se sitúan en una posición de centro.

«Me siento identificado, como lo demuestra la gestión de casi trescientos días, con todas aquellas fuerzas

que hacen de la moderación su principio; con quienes sienten la imperiosa necesidad de continuar la

evolución hasta que no haya ni una sola nota discordante entre la realidad social y la realidad legal del

país; con quienes, partiendo del mandato popular del 15 de diciembre, aspiran a completar la transición

política con las elecciones generales, la definitiva articulación de los textos constitucionales, las bases de

ordenación del sistema económico, la reforma fiscal imprescindible para acometer una política de justicia

social y la estructura de nuestras regiones dentro de la unidad de España; con quienes quieren normalizar

nuestra vida en común, corregir los desequilibrios sociales y asentar definitivamente en España los princi-

pios de moderación, tolerancia y respeto mutuo; con quienes, en definitiva, sienten ánimo de pacto con

todas las fuerzas sociales.»

? Debemos evitar entre todos que se repita—real o dialécticamente—la división política de los

españoles en dos frentes antagónicos.

?

• Al tomar esta decisión, la gran dificultad estriba en hacer compatible mi presentación como candidato

con el ejercicio de las funciones de presidente del Gobierno. Podría re-

ya. Pag. 4

MENSAJE DE SUAREZ

nunciar de ellas, pero no debo hacerlo, porque eso supondría entrar en una crisis política que pienso no le

conviene al país en estos momentos.

• Las elecciones serán absolutamente libres, transparentes y claras. Para garantizar esta posición del

Gobierno hemos adoptado dos medidas. En primer lugar, trasladar el nontrol de la libertad y de la

limpieza de las elecciones a unos órganos distintos del Gobierno y de la Administración. En segundo

término, permitir que los partidos políticos que participan en las elecciones—todos sin excepción—

puedan también, por los medios establecidos, actuar como auténticos fiscales y jueces del proceso

electoral.

• Puedo asegurarles que, dadas las especiales características de nuestro momento político, renuncio a

una dedicación activa en la campaña electoral que pueda prestarse a equívocos o malentendidos o que

pudiera limitar mi plena ocupación en las tareas de Gobierno.

• Acepto por completo la responsabilidad de esta decisión, que se fundó en dos principios básicos: el del

realismo y el del patriotismo. Realismo, porque entiendo que no es buena política la que se basa en cerrar

los ojos a lo que existe. Patriotismo, porque el servicio que en estos momentos nos exige España es

aclarar las reglas del juego y numerar a los participantes.

• Al Partido Comunista o cualquier otro, si su conducta posterior—directa o indirectamente—incurriera

en ilegalidad, pueden tener ustedes la seguridad de que caería sobre ellos todo el peso de la ley.

• En esta hora en que colectivamente vamos a dar el gran salto de atribuirles el poder a los

representantes auténticos del pueblo español, quiero hacerles una llamada para que dejen de preocuparles

los enemigos invisibles.

• ¿No pagaríamos muy caro, en un futuro quizá no lejano, el precio de negar ahora evidencias que algún

día tendríamos que reconocer? ¿No es preferible contabilizar en las urnas lo que, en caso contrario,

tendríamos que medir sobre la pobre base de algaradas callejeras?

• Lo único que nos guía es el servicio a una comunidad que queremos limpia dé clandestinidades: Por

encima de nuestras convicciones personales—y mías en particular— está la gran meta de construir una

España digna con una legalidad suficientemente amplia como para que sea aceptada por todos.

• La sociedad española de hoy no es una sociedad de miedos, aunque todavía sea una sociedad con

tensiones nacidas en gran medida de injusticias que subsisten.

• Quiero darles la seguridad de que nunca como hoy hemos tenido una posibilidad abierta de

consolidar un sistema de libertad.

• Nada puede impedir que, si en el país quedan enemigos de nuestro entendimiento como pueblo,

vuelvan a hacer uso de la violencia.

• El pueblo ha recuperado su protagonismo con todos los derechos, y en él radican todas Itos garantías

de futuro.

• Vocación universal de paz y entendimiento entre todos los hombres y entre todas las naciones.

• Tenemos entre las manos un gran país; su proyección exterior y las necesidades que ella comporta

forman parte ineludible de nuestra tradición y del momento histórico en que vivimos.

• Estamos a punto de construir, de una vez por todas, un sistema político en libertad que haga factible,

por encima de la tensión diaria, la concordia nacional.

• Convoco a un pacto de no enfrentamiento a la hora de presentar y defender las diversas opciones

electorales. Convoco a hacer posible el entendimiento social y político que nuestra nación requiere.

Convoco a una misión de paz y de futuro en la que todos seamos protagonistas. España debe ser el

resultado de un esfuerzo solidario. Su convivencia, el fruto del respeto mutuo.

 

< Volver