Autor: Izaga Usallán, María Jesús. 
 La Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos. 
 Debía estar legalizada  :   
 El tema se encuentra en los tribunales. 
 Pueblo.    25/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

La Federaeln Provincial de Asociaciones de Vecinos

DEBÍA ESTAR LEGALIZADA

• El tema se encuentra en los tribunales

EN derecho, en justicia y en ley, la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos debería estar ya

legalizada», afirmó el sábado Antonio Villanueva en el transcurso de una rueda de Prensa. «Entendemos

—añadió— que el no legalizar nuestra federación es, por parte del Gobierno Civil, no ejecutar las leyes

vigentes. Por nuestra parte, tenemos una tremenda responsabilidad ante el movimiento ciudadano y no

podemos cruzarnos de brazos esperando pacientemente una legalización que debió producirse hace veinte

meses. La no legalización está cuestionando el derecho de los vecinos a dialogar con la Administración y

su libre participación en torno a sus realidades y reivindicaciones. No comprendemos la discriminación y

la arbitrariedad que se está ejerciendo continuamente sobre el conjunto de las asociaciones de vecinos de

Madrid, precisamente en un momento en que todo tipo de organizaciones legales, ilegales o clandestinas

se están reuniendo con toda impunidad y en la misma línea vienen haciendo continua publicidad de sus

actos.»

Cristina Sobrino y Antonio Villanueva, miembros de la comisión formada para preparar la asamblea

plenaria provisional de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos, prevista en principio para

ayer, domingo, se habían reunido con los informadores para dar cuenta de la entrevista que durante

cuarenta y cinco minutos mantuvieron ambos con el gobernador civil de Madrid. En aquella entrevista el

señor Rosón les manifestó que no tenía nada que añadir a los motivos dados por el Gabinete de Prensa del

Gobierno Civil para la denegación. Como recordarán, según publicó PUEBLO la pasada semana, los dos

motivos expuestos eran el no estar legalizada la federación y la publicidad hecha del citado acto antes de

solicitar el oportuno permiso para el mismo. Para el gobernador civil, la decisión adoptada no es

«negociable en tanto las asociaciones de vecinos y su federación no dispongan de la oportuna

legalización. En este sentido manifestó su predisposición para legalizar a las asociaciones de vecinos e

hizo hincapié en que no está en contra de ellas, explicando cómo ha legalizado ya algunas de las que

estaban en trámite —catorce más, hasta el momento; otras sesenta y ocho siguen sin legalizar— e incluso

el Club de Amigos de la UNESCO, clausurado el pasado año. Él señor Rosón manifestó asimismo a

Cristina Sobrino y Antonio Villanueva que desconoce la situación en que se encuentra la federación en

cuanto a tramitación, ya que a él no le han planteado este tema, pero que las entidades acogidas a la ley

del 64 no encontrarán problemas para federarse, si asi lo quieren. Y rogó que le fueran presentados todos

los documentos sobre la federación en el Gobierno Civil, a lo que se comprometieron los dos

representantes de los vecinos, y que las asociaciones en trámite se dirijan a él para poder estudiar cada

caso. En este último aspecto parece que las asociaciones de vecinos en trámite opinan que ya existe una

comisión para tratar el problema de la legalización y que éste debe ser planteado conjuntamente y no de

asociación en asociación.

LA FEDERACIÓN, TAMBIÉN «EN TRAMITE»

Puede que lo más decepcionante de la entrevista con Rosón para los vecinos fuese oír que el gobernador

no sabe nada del tema de la Federación Provincial, cuando ellos llevan más de veinte meses de

denegación en denegación. En estos momentos el tema de la legalización se encuentra en la Sala Cuarta

del Tribunal Supremo siguiendo un recurso por la vía de lo contencioso-administrativo. Toda la

documentación está presentada en el Ministerio de la Gobernación.

• En 1975, concretamente el 12 de febrero, once asociaciones de vecinos de Madrid, debidamente

legalizadas, solicitaban el oportuno permiso para constituirse en federación, acogiéndose a la ley del 64 y

al reglamento de 20 de mayo de 1975. Eran: San Blas-Simancas, Orcasitas, Palomeras Altas, Palomeras

Sureste, Moratalaz, Alcalá de Henares, Pozo del Tío Raimundo, Villarrosa-Canillas, La Concepción,

Leganés y La Zaporra.

• El 19 de noviembre del 75 era denegada. Se apuntaban tres motivos: no aportar documentación

necesaria, que, como luego se reconoció, sí fue presentada; no coincidencia de los fines de todas las

asociaciones, y no quedar claro dentro del reglamento la posibilidad de federarse asociaciones de no

utilidad pública. Tal posibilidad se expresa con toda claridad dentro del reglamento.

• En diciembre del 75 seis asociaciones más se unen a la solicitud: Carabanchel Alto, Colonia

de La Paz, Portugalete, Puerto Chico y Palomeras Bajas, igualmente legalizadas.

• En enero del 76 se presenta un recurso contestando punto por punto a la denegación y adjuntando

nuevamente los documentos ya presentados.

• El 26 de febrero del 76 vuelve a ser denegada: «No está claro si todos los vecinos desean federarse».

• El 27 de abril de este año se presenta finalmente el recurso contencioso-administrativo ante el

Supremo.

Para los promotores de la Federación Provincial su legalización es ya una exigencia que están dispuestos

a plantear en primer término al Gobierno, dado que los motivos expuestos hasta el momento para

denegarla no son nada convincentes, y más parecen simples disculpas burocráticas, y todos los papeles de

la misma se encuentran en regla. Respecto a la asamblea plenaria —«provisional» y no constituyente,

pues, insistieron, primero tienen que decidir las asociaciones y para ello reunirse— están dispuestos a

solicitarla nuevamente y a negociar su celebración, pero es su decisión llevarla a término lo antes posible.

Hasta el momento, noventa y cuatro de las ciento diez asociaciones de vecinos invitadas al pleno —diez

de cabezas de familia, veintitrés legalizadas y sesenta y ocho en trámite— han confirmado su asistencia y

continúan llegando adhesiones. Se calcula, según el número de socios de estas noventa y cuatro

asociaciones, que son más de sesenta mil vecinos—61.851, exactamente— los que apoyan este pleno.

«Estas asociaciones de vecinos —manifestaron por último Antonio Villanueva y Cristina Sobrino—

quieren celebrar la asamblea y federarse, y hay que sacarlo adelante».

M. J. IZAGA

 

< Volver