Autor: Arroitia-Jáuregui, Marcelo. 
   Ya empezamos     
 
 El Alcázar.    06/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Crítica de televisión

YA EMPEZAMOS

EL martes por la noche, como ya se comentaba ayer, se produjeron las primeras muestras de que RTVE

va a volcarse al servicio del candidato a diputado a Cortes Don Adolfo Suárez, que es a la vez Presidente

del Gobierno. Precisamente ese mismo día, y en el Consejo de Ministros, se habían señalado las normas

que adoptaré RTVE en relación con la propaganda electoral, normas que tienden a garantizar la más

escrupulosa neutralidad en el tema electoral, así como la igualdad de oportunidades para todos ios

partidos que entren en liza.

Pues bien, el miércoles todos los servicios informativos, desde el de más alto rango hasta los más

rutinarios, se refirieron a la actuación ante las cámaras de Don Adolfo Suárez. No del Presidente del

Gobierno, pues entonces se hubiesen referido a unos temas concretos, sino de Don Adolfo Suárez en

cuanto candidato. Es decir, haciendo especial referencia al hecho de que Don Adolfo Suárez se presenta a

diputado, adscrito a una determinada coalición electoral.

La cosa empezó mismamente, y con caracteres alarmantes, en "19 provincias", donde se convocó a un par

de caballeros para que opinasen sobre la candidatura de Don Adolfo Suárez, concretamente. No sobre el

discurso, sino sobre esa concreta cuestión. Naturalmente, uno de los arrebatados caballeros se confesó

suarecista casi casi de nación, y, naturalmente, aprovechó la ocasión para hacer propaganda directa de

"Centro Democrático", en cuyas filas figuraba, aunque no precisó en cual de los grupos estaba afiliado, o

si iba también por libre, igual que el Sr. Suárez aunque, por supuesto, a muy distintos niveles.

La cosa continuó durante el primer Telediarlo, donde además de ofrecer una nueva transmisión del

mensaje de marras, se hizo especial hincapié en su candidatura y en su adscripción al Centro

Democrático. Naturalmente, se transmitió una encuesta de urgencia respecto al mensaje presidencial de ¡a

noche anterior, en la que se insistió más en la candidatura que en las demás partes del mensaje en

cuestión.

Naturalmente, en el segundo Telediario sucedió lo mismo, y en "Ultima Hora" ídem de lienzo, en este

caso con el refuerzo de los corresponsales en el extranjero, que comentaron lo que la prensa de los

distintos países había dicho sobre el tema. E incluso, como guinda para coronar la tarta, se nos especificó

la forma en que se había realizado esa encuesta europea que ha convertido a Don Adolfo Suárez en la

figura europea del año.

O sea, que de neutralidad electoral, nada de nada. RTVE se ha puesto a la tarea de sacar diputado a Don

Adolfo Suárez, en un gesto tan estúpido como innecesario. Evidentemente, se trata de fomentar y difundir

una imagen triunfal, eficaz y al parecer prestigiada, del candidato, no del Presidente del Gobierno. Y

hasta "España hoy" abordó el tema, aunque de manera indirecta. Y ello a pesar de los esfuerzos de uno de

los coordinadores, empeñado en que los convocados tocasen el asunto y pese a que el tema del coloquie

en cuestión nada tenía que ver con el asunto.

Don Adolfo Suárez debe tomar cartas en el asunto, si de veras postula su presentación ante las urnas de

una forma similar a la de los demás candidatos, sin ventajas. El puede y yo creo que debe interrumpir esa

campaña electoral que se ha iniciado, y que supongo fruto de la oficiosidad de algunos ejecutivos de

Prado del Rey, más a la busca de objetivo adulador que al mantenimiento de la neutralidad ordenada. Don

Adolfo Suárez, si quiere llegar a las urnas en igualdad de oportunidades, debe interrumpir esta campana

electoral abusiva, que adelanta en varias semanas las órdenes del Gobierno al respecto: órdenes para que

RTVE deje constancia de su actividad oficial, pero en ningún caso de su posible actividad electoral. Por

lo pronto, quienes encabezan las colaiciones y partidos que concurren a ios comicios, deten disponer de

media hora en RTVE, exactamente igual que Don Adolfo Suárez.

Ha empezado ya a cumplirse la fácil profecía que se había hecho en estas columnas, e incluso con las

mismas características conjeturadas.

Marcelo ARROITA-JAUREGUI.

 

< Volver