Lo malo y lo bueno de la encuesta Gallup     
 
 Ya.    24/06/1986.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

lo malo y lo bueno de la encuesta Gallup

UN análisis poseiectoral de urgencia como el que aquí se presenta, basado sobre la distribución final de

escaños al Congreso de los Diputados, nos viene a señalar que las previsiones del instituto Gallup

publicadas el pasado 15 de junio han sido erróneas en dos aspectos fundamentales: por un lado, el PSOÉ

ha conseguido la mayoría absoluta, cuando Gallup avanzó que no la conseguiría, y por otro, el PRD de

Miguel Roca y Antonio Garrigues no ha conseguido escaños, cuando Gallup situaba al conjunto de las

tres formaciones reformistas —PRD, CG y CiU— como tercera fuerza política.

Si nos atenemos a estos dos datos, el sondeo preelectoral realizado por el instituto Gallup ha sido, con

diferencia, el peor de todos los que se han publicado.

Ha sido así y es justicia reconocerlo. No vamos a argumentar ningún tipo de defensa de nuestra informa-

ción sobre las fechas en que se realizó el trabajo, a más de diez días del 22 de junio, puesto que por

aquellas mismas fechas realizaban sus trabajos otros institutos, obteniendo datos muy acertados sobre el

resultado final de PRD y PSOE.

Por el contrario, cualquier explicación de estos errores debe basarse sobre la tasa de participación, análisis

éste que resulta imposible reali-

zar en estos momentos. A este respecto sólo podemos decir que la afluencia a las urnas ha sido sensi-

blemente inferior a la que esperaba el instituto.

Pero también aciertos

Pero si hemos reconocido nuestros errores, también es justo que se reconozcan los aciertos.

Por lo que respecta a los partidos de ámbito estatal, el resultado final de CP ha sido muy similar al que

adelantó Gallup (97 escaños sin Canarias, Ceuta y Melilla) e igualmente los del CDS (21) e IU (9), siendo

la formación de izquierda la que más lejos ha quedado de nuestras estimaciones al no superar la barrera

del 5 por 100 de los votos válidos. Parece ser que, finalmente, la Unidad Comunista de Santiago Carrillo

ha restado a IU más votos de los que cabía suponer.

Consideramos en consecuencia «aceptables» nuestras estimaciones sobre estas tres formaciones políticas

de ámbito estatal (CDS, IU y CP).

Pero si queremos buscar el acierto del instituto, lo encontraremos en las estimaciones que hizo sobre el

resultado final de partidos regionales y nacionalistas; así, Unió Valenciana y Partido Aragonés

Regionalista fueron correctamente valorados, al igual que Euzkadiko Ezkerra, Herri

Batasuna, Corvengencja i Unió e incluso Esquerra Republicana de Catalunya, aunque finalmente no

obtuviera este partido representación parlamentaria.

Por otro lado, Extremadura Unida y Partido Andalucista quedaron también fuera del Parlamento, y el

Partido Nacionalista Vasco por debajo de lo esperado.

Saldo positivo

Sin embargo, una valoración global de los resultados estimados para los partidos territoriales debe arrojar

un saldo positivo para este instituto.

Las elecciones generales de 1986 ya han terminado, y los institutos disponemos de una nueva variable de

control —partido votado en 1986—, que Gallup en concreto utilizará para seguir presentando estima-

ciones cerradas de los resultados de sus encuestas, como ha hecho hasta ahora.

La actividad de los institutos de investigación se desarrolla en un área en la que el reconocimiento del

éxito pasa innecesariamente por un «curriculum» riguroso e independiente, en cuya formación Gallup

sigue trabajando.

Instituto Gallup (23 de junio de 1986).

 

< Volver