Autor: García Franco, María Luisa. 
 Mapa político tras el 22-J. 
 El fracaso electoral del PNV podría radicalizar la política vasca     
 
 Ya.    24/06/1986.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Martes 24 de |un¡o de 1986

MAPA POLÍTICO TRAS EL 22-J

El fracaso electoral del PNV podrí; radicalizar la política vasca

Bilbao/ M. L. García Franco

El fracaso electoral del PNV, que ha perdido un diputado en Vizcaya y otro en Guipúzcoa, a favor ambos

de Herri Batasuna, podría radicalizar la política vasca. En los primeros análisis de los resultados, tanto el

lendakari, José Antonio Ardanza, como el presidente nacionalista, Xabier Arzallus, han coincidido en que

el entendimiento con el Gobierno de Madrid y la política de moderación del partido les han costado muy

caros en las urnas.

La pérdida de más de 70.000 votos por parte del PNV es el dato más significativo de los resultados

electorales en el País Vasco, por las consecuencias que esto podría originar a corto plazo. Pero el mapa

político de Euska-di ha sufrido otros cambios importantes. Los otros dos partidos nacionalistas, Herri

Batasuna y Euskadiko Ezke-rra, han duplicado su representación parlamentaria, pasando de dos a cuatro

diputados y de uno a dos, respectivamente.

La subida de Euskadiko Ezkerra ha sido a costa del PSOE en Vizcaya, donde le ha quitado un diputado.

Sin embargo, los resultados han sido buenos para el PSOE, que, en número de escaños, y a pesar de haber

perdido uno respecto a 1982, se ha convertido en el partido mayoritario en Euskadi, aunque en votos el

PNV le ha superado en 17.000.

La subida de Herri Batasuna, por lo que representa de apoyo a un partido que celebraba su victoria

electoral con vivas a ETA-militar, ha preocupado en todas las esferas políticas, si bien el ascenso en votos

no ha sido tan espectacular como en escaños, ya que

__ trt

I Sorprendidos.—E) lendakari Ardanza no ha salido todavía de su asombro tras comprobar el mordisco de

votos que le ha dado Herri Batsuna, lo que la convierte en la tercera fuerza, detrás del PNV, en Euskadi.

El pacto de legislatura se proyecta como una sombra alargada.

sólo ha subido 30.000. Los dirigentes de Herri Batasuna han anunciado que su victoria electoral no

supondrá cambio alguno en su política. Los diputados elegidos no tomarán posesión de sus escaños en el

Congreso, y la negociación seguirá siendo el argumento principal del discurso político de la coalición

abertzale en un futuro próximo. Antes y después de conocer los resultados electorales, HB hizo un lla-

mamiento al PSOE para que se uniera

al diálogo emprendido entre la coalición abertzale y el PNV para propiciar la negociación política entre el

Estado y ETA.

Pero el ascenso de HB no ha hecho que los socialistas cambiaran de actitud respecto a esta oferta. El

delegado del Gobierno en el País Vasco, Ramón Jáuregui, ha restado importancia a la subida de HB y ha

insistido en el mantenimiento del actual nivel de acuerdo entre socialistas y PNV, que represen-

tan, según sus palabras, a la inmensa mayoría del pueblo vasco. El PSOE no dialogará con Herri Batasuna

sobre una negociación política entre el Estado y ETA.

Sin embargo, el futuro de la colaboración entre el PSOE y el PNV no está claro, porque los nacionalistas

piensan que ha sido esto lo que les ha costado el fracaso electoral. En los próximos meses podríamos

volver al nivel de enfrentamiento entre Vitoria y Madrid que tan rentable le ha resultado siempre

electoralmente al PNV.

La crisis del partido, que para muchos analistas es la verdadera causa del fracaso del PNV, no se ha

considerado como determinante en ese sentido por los dirigentes nacionalistas, puesto que, como ha

señalado José Antonio Ardanza, las pérdidas de voto se han producido en las tres provincias vascas, y en

Guipúzcoa no se ha perdido ni un solo voto crítico, ya que las listas están compuestas íntegramente por

miembros de este sector, no oficialista, porque este grupo decidió apoyarlas desde el principio.

Los dirigentes nacionalistas consideran ahora que quizá fue un error el apoyo que durante la campaña

dieron a Herri Batasuna, especialmente Xabier Arzallus. El PNV estaba tan seguro de sus resultados

electorales que se permitió el lujo de dar cancha política a HB, aceptando su oferta de participar en

conversaciones para negociar con ETA.

La muerte del etarra Joseba Asen-sio en la cárcel de Herrera de la Mancha y la legalización de HB son

otros dos factores que hacían previsible el ascenso de la coalición.

 

< Volver