Mapa político tras el 22-J: País Vasco. 
 La ascensión de Herri Batasuna     
 
 Ya.    24/06/1986.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

La ascensión de Herri Batasuna

Sorpresas, alguna de ellas calificada de •enormemente preocupante», en el País Vasco. La principa] de

todas ellas, el ascenso de Herri Batasuna, que logra cuatro diputados, dos más de los que alcanzó en 1982,

lo que la sitúa como tercera fuerza política de la comunidad autónoma, pero relativamente cerca de las

dos primeras y en crecimiento constante. Según todos los indicios, la «campaña electoral, de asesinatos de

ETA en Madrid ha rendido su fruto.

El PNV, por primera vez, obtiene menos escaños que el PSOE —aunque tiene 25.000 votos más en el

total de la comunidad, y Euskadiko Ezkerra gana uno más. Coalición Popular, con casi cien mil votos

menos que Herri Batasuna, mantiene sus dos escaños, pero no crece. Fuera de estos cinco partidos, los

demás no existen y ésta es una de las pocas comunidades autónomas en las que el CDS no juega el papel

de tercera fuerza.

El nuevo panorama, cuando muchos afirmaban que el mapa político vasco estaba consolidado, deja el

camino abierto a un análisis serio y riguroso, que deberán hacer, en los próximos meses, todos los

partidos políticos. No obstante, ayer mismo el máximo dirigente del PNV, Javier Arzallus, sugería que el

descenso del PNV podría haberse debido al mantenimiento de una política no tan radical como antes.

El pacto de legislatura PSOE-PNV —la «cama redonda», como lo ha calificado algún comentarista—

también ha tenido una seria influencia en los resultados que han favorecido el voto desesperado, el voto

radical o el voto de protesta favorable a Herri Batasuna.

Estos hechos, junto con el que, por primera vez, haya sido elegido por Navarra un diputado abertzale,

constituyen un aviso sobre la necesidad de revisar profundamente la política que se desarrolla, desde

Madrid y desde Ajuria Enea, en las tres provincias vascas. Si al PNV se le rompían «todos los esquemas»,

como afirmaba el propio Arzallus, los dirigentes de Herri Batasuna aprovechaban la euforia de los

resultados para insistir en la necesidad de una negociación con ETA. Los cinco diputados batasunos no

vendrán al Parlamento de Madrid, pero van a dar mucha guerra en el País Vasco.

 

< Volver