Autor: Pablo, F. L. De. 
 Los partidos analizan los resultados del 22-J.. 
 El Senado superó al Congreso en abstención y votos nulos y blancos     
 
 Ya.    25/06/1986.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

El Senado

superó

al Congreso

en abstención

y votos nulos

y blancos

Madrid/F. L. de Pablo

La pérdida por el PSOE de diez escaños en el Senado y el aumento de nueve de la Coalición Popular, no

cambia la relación de fuerzas en la Alta Cámara, donde los socialistas mantendrán la mayoría absoluta. La

mayor abstención, así como los votos nulos y blancos en el Senado, revelan el desinterés popular por la

Alta Cámara.

La modificación de la forma en que aparecían relacionados los partidos en la papeleta del Senado (antes

era por orden alfabético, ayer por sorteo) ha dado lugar a que se registrara una diferencia de 1 782.807

votantes menos en la Alta Cámara que en el Congreso, y a que el número de papeletas nulas y en blanco

en la primera, sea el doble de las que sufrieron esa calificación en la segunda.

En efecto, en el Congreso votaron 20.309.091 electores (70,78); 8383.279 se abstuvieron (29,22); votos

nulos, 317.592 (1,56), y en blanco, 113.932 (0,56). En el Senado, votaron 18.326284 electores (69,65); se

abstuvieron 7.985.145 (30,35); votos nulos, 718.925, y en blanco, 324.720.

Falta de interés popular

Estos resultados revelan la falta de interés popular por la Cámara de la representación territorial, de la que

los políticos ni se acordaron de citarla en sus informaciones o declaraciones oficiales. El reparto de

escaños viene a ser el mismo, con la novedad de que HB haya obtenido un senador, que probablemente

no se incorpore, ya que debería formar parte del grupo mixto, si no quiere integrarse con los siete se-

nadores vascos del PNV.

La Coalición Popular pensaba que podía obtener más escaños en el Senado, pero se ha demostrado la

correspondencia de voto entre ambas Cámaras. Ni el aumento de electores en casi dos millones ha

influido en modificar esa relación debido, fundamentalmente, a la complejidad en la forma de ejercer el

voto para la Cámara territorial. Los electores se confunden al poner la cruz junto a los tres senadores que

deben elegir.

Si la mayoría socialista no le da —vía reforma del reglamento, o por ley orgánica— nuevas funciones a la

Alta Cámara en relación con las autonomías, será difícil que el Senado adquiera más protagonismo.

Tendrá los mismos grupos que en la pasada legislatura, ya que los tres senadores del CDS habrán de

integrarse en el mixto.

El reparto de escaños en el Senado quedó establecido así:

 

< Volver