Autor: Jáuregui, Fernando. 
 Las consecuencias de las elecciones. El presidente de AP de Murcia propugna que esta formación acuda sola a los próximos comicios. 
 Dirigentes de los tres partidos de Coalición Popular admiten la gravedad de la crisis interna     
 
 El País.    25/06/1986.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

EL PAÍS, miércoles 25 de junio de 1986

POLÍTICA

LAS CONSECUENCIAS DE LAS ELECCIONES El presidente de AP de Murcia propugna que esta

formación acuda sola a los próximos comicios

Dirigentes de los tres partidos de Coalición Popular admiten la gravedad de la crisis interna

FERNANDO JÁUREGUI, Madrid Diversos representantes de los tres partidos nacionales que forman

Coalición Popular (CP) coincidieron ayer en admitir la gravedad de la crisis interna de la coalición, al

tiempo que señalaban que la semana próxima será decisiva.

"AP es un partido de derechas; los ciudadanos no se han creído eso del centro-derecha", dijo Juan Ramón

Calero, contrariando las manifestaciones centristas tantas veces hechas por Fraga.

El factor desencadenante de una crisis latente en el seno de la principal formación de oposición fue una

nota hecha pública a última hora de la tarde del lunes por el consejo de dirección del Partido Demócrata

Popular (PDP) donde se consideraban "claramente insatisfactorios" los resultados obtenidos en las

elecciones del pasado domingo. Al mismo tiempo, el presidente del PDP, Óscar Alzaga, y los restantes

dirigentes del partido democristiano ponían sus cargos a disposición del comité ejecutivo de esta

formación, "como se hace en todos los partidos democráticos de Europa", en lo que, en la sede de AP, se

consideraba ayer como una "insinuación para que Fraga haga lo mismo, cosa que, obviamente, no va a

ocurrir".

Grupo propio

Paralelamente, portavoces demo-cristianos coincidieron ayer en pedir la formación de un grupo

parlamentario propio para sus 22 diputados y sus ocho senadores, cosa que el actual reglamento de las

Cortes no permite. Diversas ejecutivas regionales del PDP anunciaron inminentes reuniones, anteriores a

la que la ejecutiva nacional del partido celebrará este fin de semana, para debatir la situación dentro de

CP. "No podemos seguir así; lo que tenemos ahora, de ilusionante, cero", dijo el portavoz democristiano

en Aragón, Modesto Lobón, para quien la operación reformista "es como una novia que se nos ha muerto

a la puerta de la iglesia". Democristianos andaluces, por su parte, admitieron que se prepara "una gran

movida" a nivel regional en la coalición.

El Partido Demócrata Popular (PDP), fuerza política integrada dentro de Coalición Popular, tiene

intención de constituir un grupo parlamentario propio e independiente en el Parlamento de Andalucía,

según dejaron entrever ayer fuentes de este partido. Coalición Popular ha conseguido en las elecciones

autonómicas de Andalucía del domingo pasado 28 diputados, de los que seis corresponden al PDP.

Javier Arenas, presidente regional del PDP, manifestó a este periódico que durante la próxima legislatura,

"y mientras no se modifique el reglamento", el Partido Demócrata Popular tendrá un subgrupo

parlamentario dentro de Coalición Popular, con un portavoz propio. Arenas afirmó que esta iniciativa

estaba totalmente decidida y que no debería generar ningún conflicto, "pues ya estaba previsto en los

pactos firmados con el resto de los partidos de Coalición Popular".

El presidente del Partido Liberal (PL), José Antonio Segurado, en una reunión que mantuvo ayer con

periodistas trató de quitar hierro a las divergencias internas en para conocer el rumbo y el futuro de la

formación conservadora que constituye la principal alternativa al socialismo. Dirigentes de AP

discreparon públicamente de los planteamientos del presidente nacional del partido, Manuel Fraga. El

secretario general adjunto y presidente regional de Murcia, Juan Ramón Calero, actuó como improvisado

portavoz de quienes, dentro de AP, son hostiles a la pervivencia de la coalición, al pedir que ésta se

disuelva. Calero afirmó que AP debe concurrir en solitario a las elecciones locales y autonómicas de

1987.

CP, y señaló que "personalmente" no tiene esa sensación cuando se le preguntó si hay crisis en la

coalición. Segurado, que repitió que los resultados obtenidos en las elecciones son insatisfactorios y que

reconoció que hasta ahora han tenido razón quienes hablaban de que CP tiene un techo, se desmarcó, no

obstante, de las posiciones más radicales del PDP, aunque admitiendo que se hacen precisas

modificaciones en la coalición.

La ejecutiva del PL, reunida ayer, no cuestionó en ningún momento la próxima firma de los pactos de

coalición para concurrir con AP y el PDP a las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 1987.

Fuentes del PDP informaron que, por el contrario, una mayoría de dirigentes democristianos se inclina

por rechazar la firma de un pacto global y prefieren hacerlo "caso por caso, comunidad autónoma por

comunidad autónoma". Esta será, presumiblemente, la posición dominante en el debate que la ejecutiva

democristiana celebrará este fin de semana.

El liderazgo de Fraga

Asegurado, en sus declaraciones de ayer, prefirió eludir el tema del liderazgo de la coalición que, dijo, "es

lo suficientemente delicado como para que haya que estudiarlo en profundidad". Ayer dentro de la propia

Alianza Popular surgieron voces que, en privado, y contra lo que venían afirmando hasta ahora, se

atrevieron a poner en duda "la oportunidad" de mantener el liderazgo de Fraga, aunque añadiendo que no

veían "a ningún otro que le pueda sustituir, por ahora".

Este marco inestable confiere renovado interés a la reunión que el lunes celebrará la ejecutiva de AP, en

la que proliferan las voces contrarias a la permanencia de CP, al menos como hasta ahora, y

especialmente a la reunión que celebrarán el jueves de la próxima semana Fraga, Alzaga y Segurado. Este

encuentro es considerado decisivo por las tres partes, por más que Fraga siga asegurando que, tras las

elecciones, la coalición "ha salido consolidada".

Alfonso Osorio, dirigente de AP, elegido diputado de Coalición Popular por Cantabria, mostró ayer en

Santander su escepticismo ante el rumor de que los diputados del PDP proyectan incorporarse al Grupo

Mixto.

 

< Volver