Las consecuencias de las elecciones. Varios dirigentes del partido de Fraga, contra la renovación de los pactos. 
 AP se inclina por apoyar oficialmente el mantenimiento de Coalición Popular     
 
 El País.    26/06/1986.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Varios dirigentes del partido de Fraga, contra la renovación de los pactos

AP se inclina por apoyar oficialmente el mantenimiento de la Coalición Popular

EL PAÍS, Madrid

La posición oficial que Alianza Popular (AP) adoptará en la trascendental reunión de su junta directiva

nacional, el próximo lunes, será mantener inalterada la Coalición Popular, y procurar que se renueve la

firma de los pactos para las próximas elecciones municipales y autonómicas de mayo de 1987, dijeron

ayer fuentes del partido. Estas mismas fuentes advirtieron que no todas las opiniones de los dirigentes de

AP se muestran favorables a la pervivencia de la coalición, y puntualizaron que, en todo caso, la citada

posición oficial dependerá también del rumbo que tome la reunión de la comisión ejecutiva del Partido

Demócrata Popular, de Óscar Alzaga, que se producirá este fin de semana.

El propio presidente de AP, Manuel Fraga, ha sido quien más ha luchado por mantener incólume la idea

de la coalición, creación personal suya y de la que sigue diciendo que ha salido "consolidada" de las

últimas elecciones. Junto a él, el vicepresidente del partido y director del gabinete de estrategia, Alfonso

Osorio, se mantiene fiel a la tesis de que la coalición, ampliada, será la única vía para derrotar al

socialismo en las elecciones de 1987, "primer paso", dijeron responsables de AP, "para el fortalecimiento

de una alternativa ante las próximas elecciones generales de 1990". También el secretario general de AP,

Jorge Verstrynge, pasa por ser uno de los defensores a ultranza de la pervivencia de la coalición.

Sin embargo, son varias las voces influyentes dentro de AP

que prefieren no renovar los pactos con vistas a las comparecencias electorales del año próximo, y que

presumiblemente lo manifestarán así en la reunión del lunes: el propio vicepresidente primero del partido,

Miguel Herrero, parece alinearse en este grupo. Herrero fue el autor del primer borrador de ponencia

política del VII congreso de AP, cuyo texto era declaradamente contrario a la coalición; luego, este texto

fue dulcificado por indicación de Fraga.

Junto a él, han expresado en ocasiones opiniones contrarias a la coalición los secretarios generales

adjuntos, Juan Ramón Calero y José María Aznar —este último, protagonista de una pugna subterránea

con Rodolfo Martín Villa, del PDP, para encabezar la próxima candidatura a la presidencia del Gobierno

autónomo en Castilla y León—, el vicepresidente Fernando Suárez y José María Ruiz Gallardón, uno de

los veteranos de AP.

Alzaga, contrariado

Uno y otro sector de AP declaran permanecer a la expectativa de lo que pueda ocurrir en la reunión que la

comisión ejecutiva del PDP, que se celebrará durante todo este fin de semana. El presidente

democristiano, Óscar Alzaga, difundió ayer unas declaraciones suyas a través de la oficina de prensa de

su partido, para negar que, con su decisión de poner el cargo a disposición de la ejecutiva del PDP, haya

intentado cuestionar la figura de Manuel Fraga, líder de AP y de la Coalición Popular. Alzaga asegura

encontrarse "sorprendido y contrariado" por las interpretaciones que se han dado a su actitud. En el

cuartel general de AP se interpretó el hecho de que Alzaga pusiese su cargo a disposición de la ejecutiva

como un reto para que Fraga haga lo mismo. El dirigente democristiano puntualizó que esta actitud es

"normal en todos los partidos democráticos europeos". Para Alzaga, "la reflexión y el debate son

obligados en el seno de un partido tras unas elecciones".

 

< Volver