Autor: Jáuregui, Fernando. 
 La campaña electoral. El líder conservador ofrece un "amejoramiento del contrato social". 
 Manuel Fraga intentó hasta el último momento impedir la "desviación" del voto hacia el PRD y el CDS     
 
 El País.    21/06/1986.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

El líder conservador ofrece un "amejoramiento del contrato social"

Manuel Fraga intentó hasta el último momento impedir la ´desviación´ del voto hacia el PRD y el CDS

FERNANDO JÁUREGUI, Madrid

Manuel Fraga, candidato de Coalición Popular a la presidencia del Gobierno, concluyó ayer en Madrid su

larga y dura campaña renovando sos intentos para evitar que el electorado no socialista se sienta tentado

de votar a reformistas o suaristas. "Con todo respeto a los demás, para los que tenemos los brazos abiertos

en todo momento, hay que decir que Coalición Popular es la única alternativa al socialismo; el voto tiene

que ser útil", dijo Fraga, con voz enronquecida y patentemente emocionado ante la acogida del mitin

popular, "de lejos, el más concurrido de todos".

Los acordes de la Sinfonía del Nuevo Mundo y un castillo de fuegos artificiales, en un marco que

pretendía ser impresionante, pusieron fin a la campaña de Manuel Fraga, vitoreado por unas ochenta mil

personas, que llenaban el tramo de la calle Príncipe de Vergara comprendido entre López de Hoyos y la

plaza de Cataluña. Este tramo fue cerrado al tráfico durante todo el día de ayer, lo que provocó no pocas

protestas de los vecinos.

Fraga, que cerró el mitin tras las intervenciones del presidente de AP en Madrid, Carlos Ruiz Soto; la

candidata aliancista Isabel Tocino y los socios democristiano y 1iberal de la Coalición, Óscar Alzaga y

José Antonio Segurado, ofreció un "amejoramiento del contrato social" para acabar "con la desconfianza

y el enfrentamiento de clases o regiones, con la envidia y el resentimiento".

El líder conservador sugirió "ponernos de acuerdo para levantar el país" y, Devado de la euforia del

momento, prometió soluciones para los vascos asediados por el terrorismo; para los pescadores

"amarrados a puerto", para las amas de casa "angustiadas porque no les llega para acabar el mes", para los

jóvenes que tendrán "trabajo y responsabilidad", para los subnormales, para los marginados, etcétera.

"Esa España es posible, está al alcance de nuestras manos el día 22", concluyó Fraga, ya al filo de la

medianoche, momento en el que legalmente confluyó la campaña electoral y comenzó la jornada de

reflexión de hoy.

La última parte de la campaña de Fraga, culminada anoche en Madrid, insistió en la necesidad de "no tirar

votos a la basura", en el entendimiento de que éste sería el efecto de votar al PRD o al CDS, partido este

último también considerado "afín" por el líder conservador.

Mensaje de esperanza

En su última intervención, Fraga siguió la habitual linea argumenta! de los mítines que ha venido

celebrando en los últimos 21 días en 24 capitales de provincia, a lo largo de 15.000 kilómetros; sin

embargo, en esta ocasión obvió referirse, contra lo que vino haciendo hasta ahora, a la no celebración del

debate en televisión frente a Felipe González. De hecho, en este último mitin quiso reforzar el mensaje de

esperanza aliviando algo la crítica pormenorizada a la gestión socialista.

Los organizadores del mitin habían cuidado todo hasta el último detalle: desde la traducción para los

sordomudos hasta un riguroso servicio de orden que mantuviese a cada cual en su sitio, pasando por el

momento en que debía pedirse a los asistentes que encendiesen sus mecheros o cerillas "para impresionar

a la televisión". También habían cuidado de anunciar convenientemente las atracciones: así, el discreto

grupo Mediterráneo se calificaba como "uno de los mejores grupos que pisan los escenarios de nuestro

país"; la Unión Musical de Liria, compuesta por una treintena de músicos, dirigidos por Enrique García

Asensio, era, en los programas, "la mayor banda sinfónica del mundo".

Nada tiene de extraño, pues, que, durante su intervención, Manuel Fraga, con palabras dictadas por el

entusiasmo, dijese a los miles de presentes: "Estáis asistiendo al mayor acto político de nuestra historia".

 

< Volver