Autor: Valdecantos, Camilo. 
 La campaña electoral. El líder del CDS repartió la última jornada entre Salamanca, Zamora, Valladolid y Madrid. 
 Suárez: "No queremos un ejército de ocupación interior"     
 
 El País.    21/06/1986.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

EL PAÍS, sábado 21 de junio de 1986

POLÍTICA

El líder del CDS repartió la última jornada entre Salamanca, Zamora, Valladolid y Madrid

Suárez: "No queremos un Ejército de ocupación interior"

CAMILO VALDECANTOS, Madrid Adolfo Suárez, líder del Centro Democrático y Social (CDS), pisó

ayer a fondo el acelerador del populismo en los últimos 500 kilómetros de recorrido por Castilla, en una

jornada que comenzó en Ávila, para viajar a Salamanca y después a Zamora y Valladolid, para concluir

en Madrid con una ñesta-mitin en la plaza Mayor. Fue en Salamanca, a mediodía, donde el ex presidente

del Gobierno llegó a decir "Necesitamos un Ejército fuerte, operativo y real, que atienda a las necesidades

de defensa de España en caso de una agresión exterior". "No queremos", añadió el candidato a la

presidencia por el CDS, "un Ejército de ocupación interior".

El líder del CDS concluyó ayer su campaña empeñado en centrar sus ataques de manera exclusiva en el

partido socialista, con olvido del resto de las formaciones. No obstante, criticó también el llamamiento al

voto útil que hacen socialistas y populares y que, según Suárez, los iguala en su pretensión de mantener lo

que él llama bipartidismo imperfecto.

En el último día de campaña, el ex presidente del Gobierno arreció sus ataques a la política

norteamericana. "Votar por el PSOE es votar por que Europa no tenga el protagonismo que le

corresponde, sino que estemos siempre subordinados a la política exterior de Estados Unidos". Suárez

añadió a renglón seguido: "Quiero dejar claro que yo no soy antiamericano. Lo que sí soy es una persona

que discrepa profundamente de la Administración de Reagan, que tiende a imponer al mundo, so pretexto

de una mayor seguridad, un recorte de libertades de muchas naciones".

Polideportivo abarrotado

Suárez se encontró a las doce de la mañana con el polideportivo de Salamanca abarrotado por unas 2.500

personas. Ello, sin duda, animó al líder del CDS, que prodigó latiguillos electorales que entusiasmaron a

sus oyentes.

"Nos piden un cheque en blanco", dijo refiriéndose al PSOE, "y yo me temo que ese cheque se lo

entreguen a los banqueros"; o bien: "En España han seguido las 40 familias cohabitando con el Gobierno

socialista".

En una conferencia de prensa, también en Salamanca, Adolfo Suárez aseguró que, si su partido no

estuviera presente en la escena política, se tendría "un monoparti-do durante muchos años" y que la

estabilidad democrática se alcanzará plenamente "el día en que el Partido Socialista Obrero Español pase

a la oposición y asuma los modos de una oposición democrática".

En la comida-mitin celebrada en Zamora, el presidente del CDS insistió en sus ataques al PSOE, lo

mismo que por la tarde en Valladolid, donde unas 1.500 personas abarrotaron el teatro Calderón para

escucharle.

Durante los desplazamientos en el autobús electoral por tierras de Castilla, Suárez se mostraba ayer

relajado, aunque extremadamente cauto, con expresiones como ésta: "Estoy ya tan escaldado que hasta

que vea los resultados finales no quiero hacer ningún pronóstico". Pese a todo, bromeó con buen humor,

acompañado por dos de sus hijas, y se mostró seguro de conseguir buenos resultados en esta zona

castellana.

En la plaza Mayor

A las diez de la noche dio comienzo en Madrid la fiesta-mitin con la que Suárez y el CDS cerraban su

campaña. Ignacio Salas y Guillermo Summers, sobre unos atriles con la fotografía de Butragueño y la

leyenda el balón del centro, parodiando el eslogan de la campaña centrista, el valor del centro,

presentaron un espectáculo musical hasta que a las once y media de la noche Suárez pronunció un mitin,

en el que condensó todas las ideas que ha manejado a lo largo de la campaña, en idéntico tono populista.

El líder del CDS llegó a un gran escenario mientras sonaba música wagneriana y cientos de seguidores

encendían bengalas.

Varios miles de personas, que llenaban aproximadamente la mitad de la plaza Mayor, agitaron banderas

del CDS y acogieron la presencia de su líder a los gritos de "¡presidente, presidente!", mientras Suárez

interrumpía diciendo: "¡El día 22, el día 22!".

 

< Volver