Autor: Barbería, José Luis. 
 Elecciones legislativas. 
 Pescadores de Fuenterrabía: primero votar, luego al piquete     
 
 El País.    23/06/1986.  Página: 30. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Pescadores de Fuenterrabía: primero votar, luego al piquete

JOSÉ LUIS BARBERÍA, San Sebastián Vestidos de domingo y salpicados generosamente con agua de

colonia y loción de afeitado, los piquetes de arrantzales (pescadores vascos) de Fuenterrabía votaron ayer

temprano para reincorporarse a sus puestos de vigilancia en las carreteras y los pasos fronterizos. Alguno

se paseaba a mediodía con una gruesa piedra olvidada en la mano por las inmediaciones del colegio

electoral instalado en la Casa del Mar, frente a los buques de guerra franceses fondeados en la

desembocadura del Bidasoa. Los arrantzales dicen que sí, que cabe esperar un mayor apoyo electoral al

radicalismo, y quizá también un aumento de la abstención. "Pero no tanto", rectifican a continuación,

"que aquí no cambiamos fácilmente de voto, y a la gente no le gusta que otros decidan por él".

Hace poco más de una semana, la cofradía de pescadores de Fuenterrabía prohibió que sus locales fueran

utilizados como colegio electoral, y algunos grupos de arrantzales llegaron a proponer un boicoteo masivo

a las elecciones. La propuesta no cuajó siquiera entre los pescadores, pero, en cualquier caso, ilustra esa

sensación, mezcla de crispación, de desamparo ante el futuro más inmediato y de desconfianza ante las

fuerzas políticas, que impregna hoy las actitudes de los arrantzales.

Los viejos pescadores de Fuenterrabía ya retirados, que matan las horas en la sociedad de la Casa del Mar

en interminables partidas de cartas, relatos y discusiones, decían ayer haberse abstenido de votar por

primera vez desde la llegada de la democracia. Esos pescadores mascullaban ayer críticas amargas no

sólo contra el Gobierno socialista de la Administración central, sino, lo que es mucho más novedoso,

también contra el propio Gobierno vasco.

"A nosotros nos mandan a la Guardia Civil, a la policía y a la Ertzantza, mientras los gendarmes protegen

a los agricultores franceses que queman los camiones españoles", afirmaba uno.

A lo largo de la mañana, sin embargo, el índice de participación en los colegios electorales de Fuente-

rrabía no acusaba un aumento de las posturas abstencionistas.

Con la consolidación de los intereses turístico-especulativos y el asentamiento acelerado de una burguesía

formada por jubilados de alto nivel adquisitivo y profesionales, la comunidad de pescadores de

Fuenterrabía, de unos 700 trabajadores, ha visto reducida su influencia en la vida política local y su peso

poblacional en una localidad que tiene ya 12.000 habitantes. Al margen de que buena parte de la

población haya secundado el boicoteo al consumo de pescado y que todas las fuerzas políticas —Herri

Batasuna con especial énfasis— hayan apoyado expresamente las movilizaciones de los arrantzales. Los

tres grupos sociológicos que componen la población de Fuenterrabía —los naturales de la localidad, los

emigrantes y los nuevos residentes— pueden ser localizados geográficamente en la zona de La Marina, el

barrio de Mendelu y las nuevas urbanizaciones de villas y viviendas de semilujo. El PNV obtuvo el 45%

de los votos en las últimas elecciones y cuenta con 10 de los 17 concejales:

 

< Volver