Elecciones autonómicas. 
 El PSOE mantuvo la mayoría absoluta en el Parlamento de Andalucía, según los primeros resultados     
 
 El País.    23/06/1986.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

EL PAÍS, lunes 23 de junio de 1986

£1PSOE mantuvo la mayoría absoluta en el Parlamento de Andalucía, según los primeros resultados

EL PAÍS, Sevilla

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ha mantenido en las elecciones autonómicas andaluzas la

amplia mayoría absoluta que le dieron los electores en 1982, aunque bajando en

algunos escaños. Con un grupo de entre 60 y 63 diputados, según las primeras estimaciones, podrá

gobernar con holgura en el Parlamento autónomo, compuesto por 109 escaños. No obstante, es de

destacar que un gran porcentaje de

andaluces que votaron al PSOE para el Congreso no lo ha apoyado para el Parlamento regional. En

cambio, la Izquierda Unida, encabezada por Julio Anguita, ha pasado de tos ocho puestos de 1982 a una

veintena.

En esta ocasión, Coalición Popular subió ligeramente, de los 17 escaños que obtuvo en 1982, a los entre

20 y 23 que daban las primeras encuestas. El Partido Andalu-cista no consiguió su propósito de remontar

los desastrosos resultados de 1982, en que pasó de tener cinco diputados en el Congreso a perderlos todos

y quedar con sólo tres escaños en el Parlamento andaluz. En esta ocasión, los andalu-cistas han quedado

con la misma escasa representación en la Cámara regional, entre tres y cuatro diputados, y sin

representación en el Congreso.

Otra nota a destacar, según coincidieron todas las estimaciones a la hora de cerrar esta edición, el Partido

Reformista de Andalucía ha obtenido un rotundo fracaso, ya que ninguno de los sondeos realizados por

TVE o la Cadena Ser le concedía escaño alguno en el Parlamento andaluz. En las elecciones de mayo de

1982 el PSOE obtuvo 66 diputados, 17 Coalición Popular, 8 el PCA y 3 el PA.

Los 15 que entonces obtuvo UCD, suman los 109 escaños que componen el Parlamento regional. Una de

las incógnitas a despejar por los analistas es el reparto de estos escaños centristas. Fuentes de Coalición

Popular mostraron su preocupación porque interpretaban este resultado como un trasvase de votos

centristas hacia el PSOE. Asimismo, estas fuentes manifestaron su preocupación por el hecho de que se

ha registrado un ascenso global en el conjunto de los puestos parlamentarios de la izquierda.

Pese a la consolidación de Coalición Popular, en su sede regional, no obstante, dominaba la prudencia a la

hora de valorar los datos. Así, tanto el presidente del Partido Demócrata Popular de Andalucía, Javier

Arenas, como el número uno de la coalición al Congreso por Sevilla, Ricardo Mena, manifestaron que no

valorarían los sondeos, sino que sólo se pronunciarían ofi-

cialmente con los resultados oficiales en la mano. Los dirigentes socialistas, por su parte, mantenían la

misma tónica. El presidente de la Junta de Andalucía y secretario general del PSOE andaluz, José

Rodríguez de la Borbolla, dijo que no haría declaraciones hasta conocer los resultados definitivos.

Los dirigentes del Partido An-dalucista mostraron una profunda decepción tras conocer las primeras

encuestas, que difieren notablemente de las previsiones más pesimistas por ellos efectuadas durante la

campaña. Fiel exponente de esa decepción era el semblante

del candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía, Luis Uru-ñela, quien, a pesar de sus esfuerzos, no

podía dejar de traslucir el sentimiento de frustración que en esos momentos imperaba entre los escasos

militantes congregados en un hotel sevillano.

Pese a todo, Luis Uruñuela, no daba crédito a las encuestas, e insistía que los datos en su poder diferían de

los que la radio y la televisión habían transmitido a las ocho de la tarde. En un primer momento, Uruñela

evitó pronunciarse sobre los resultados en tanto se comunicaran de forma oficial. Sin embargo, el

dirigente andalucista

declaró que, de confirmarse los resultados, "es evidente que no es un resultado positivo y, en conse-

cuencia, habría que hacer la rele-xión política conveniente". El líder nacionalista andaluz señaló asimismo

que los resultados de las encuestas demostraban que "no hemos sabido conectar con los ciudadanos". "Por

nuestra parte", añadió un Uruñuela cabizbajo, "hemos hecho todo lo que hemos podido".

La participación fue alta: a las seis de la tarde, cuando faltaban dos horas aún para cerrar los colegios

electorales, había votado el 56,6% del censo.

 

< Volver