Autor: Aragón, R.. 
   Presencia de la CNT y las centrales de la COS     
 
 Ya.    23/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Presencia de la CNT y las centrales de la COS

Los conflictos de PNN de Institutos, la huelga de trabajadores del transporte privado en Madrid y Bilbao, el primer paro de la factoría Ford en AtaiUisafes, más la "herencia" cíe semunae anteriores—conflicto pesquero en Málaga y Aimería, huelga de construcción en Valencia y Castellón, encierros de picadores en las minas de León y Oviedo—, han hecho de la semana que termina la tic mayor índice &e eonflictividad laboral en lo que va de año.

El panorama, sin embargo, parsce mucha más despejado de lo qv.e pudiera pensarse sí atendemos a la coyuntura económica. Y hasta el momento, ni empresarios ni trabajadores parecen ínclinados a utilizar los conflictos con otros fines que lo que consideran estricta defensa de sus intereses.

LA HUELGA GENERAL DEL BAJO LLOBREGAT

El incremento de la conflictiviilad a filiales de la semana obedece a la convocatoria de paro general, realizada por la CNT, & todoe los trabajadores del Bajo Liobi´egat, en solidaridad con los parados de la empresa Roca Radiadores de Gavá.

La respuesta fue ¡imitada á¡ atenúenlos al núraeiO de f¡aba-jadoree que ¡a secundaron—fuentes sindicales la cifraban en un 5 por 100 de! total d« la población laboral—, pero muy significativa si se tiene en cuenta que el Bajo LiobreS´at está considerado como un feudo de OC, OO., central que, como se sabe no simpatiza con los planteamientos y métodos tie lucha de la CNT. y que expresamente ee había negado a apoyar ¡a convocatoria.

Merece tomarse en consideración la presencia de la CNT, una de las corrientes básicas, junto a la UGT, del movimiento obrero español. Su aversión a toda planificación y encuadramien-to centralizados se traduce en que CNT es _de todas las centrales obreras la. de reacción más lenta y acción más desorganizada. Es también la central con menos recursos, sin el respaldo político y económico de que disfrutan UGT y.CO OO.

Algunos hietoriadores del movimiento obrero han expresado sus dudas eobre el futuro de este movimiento. dudo que su arraigo mayor na sido entre clases sociales y en situaciones especialmente duras en las que es despertaba con facilidad una corriente mesiáníca de matiz, catastrófico.

CENTRALES SINDÍCALES Y ELECCIONES

Otro de los teínas jmportantes de ia semana ha sido ¡a presentación pública de los planteamientos de las centrales sindícales ante los temas máe importantes liel momento—ley de Asociación Sindical, patrimonio y funcionarios de la OS—, y particularmente las elecciones a Cortes.

Las centrales como tales no concurrirán con candidatos. La úUírna razón ee que, convencidas de su peso entre la clase trabajadora, podiía producirse una reacción de fuerzas de la derecha y llegar a un truevo enfrentatmiento radical derecha-ixt/uierda, de tan funesto recuerdo histórico. Hay otra razón, y es la tendencia por deapolitizar, por el momento de una forma mis aparente que real, les sindicatos, independizarlos de los partidos. Sería un paeo previo y necesario para la unidad sindical que, en el fondo, parece deseable. Pero esta espiración, por e! momento, e* irrealizable y la transformación de CC. OO, ha seguido justamente la orientación contraria.

E. ARAGÓN

 

< Volver