Entre carrillistas y maoistas. 
 Consumada la ruptura en Comisiones Obreras     
 
 Informaciones.    08/11/1976.  Página: ?,7. Páginas: 2. Párrafos: 16. 

ENTRE CARRILLISTAS Y MAOISTAS CONSUMADA LA RUPTURA EN COMISIONEN OBRERAS

ESTE fin de semana, en ana iglesia de Coslada, se ha consumado la ruptura en el seno de Comisiones Obreras entre carrillistas y maoístas.

La creación de sindicatos unitarios en diversos sectores de la producción y provincias (Burgos, León, Valladolid, Navarra, Vigo...) por parte del Partido de) Trabajo y la Organización Revolucionaria de los Trabajadores, había supuesto, sobre el terreno, la aparición de una tendencia dentro de las Comisiones Obreras.

La tendencia mayoritaria, que el Partido Comunista de España aceptó el desafío de la división, constituyéndose en un sindicato de afiliación —la Confederación Sindical de Comisiones Obreras— y comenzando inmediatamente el reparto de carnets.

Ante esta situación, les partidos politicos que propugnaban en CC. OO. el sindicato único —P.T.E. y O.R.T.— se reunieron el fin de semana último en una iglesia de Costada (Madrid) y decidieron lanzar definitivamente los sindicatos unitarios —que no son de filiación—, consumándose así la ruptura total. A su lado no se integrará ningún partido de los que militan en Comisiones Obreras; sin embargo, es de esperar que tanto el P.S.P. como e) Movimiento Comunista o el Partido Carlista presten su apoyo al sindicato "de nuevo tipo" que propugna el P.C.E., avaque su condición estada en que se democratizara el funcionamiento Interno de la Confederación Sindical de Comisiones Obreras.

Los sindicatos unitarios se constituyen así en supuesto frente sindical de los partidos maoístas. Sin embargo, la ausencia de una línea ideológica ciar» entre loa militantes y la Ideología marxista-teninteta de los dirigentes puede dar lugar a problemas de división entre la base y la vanguardia de estos sindicatos unitarios. También repercutirá, por lo menos hasta que se llegue a las libertades democráticas, en el proceso de afiliación de los trabajadores, acuciados ante las complejas posiciones de los sindicatos ilegales, que van desde la libre afiliación que propugna la U.G.T. en sindicatos de tendencias ideológicas (uno socialista, otro comunista...) hasta el sindicato de "nuevo tipo" que patrocina el P.C.E., pasando por (os sindicatos unitarios del P.T.E.-O.R.T. Esta situación puede perjudicar, de entrada, la posible eficacia de la jornada del día 12, sometida ya al boicot de Solidaridad de Trabajadores Vascos y Solidaridad de Obreros Catalanes. No obstante, los sindicatos unitarios apoyarán la huelga programada por la C.O.S. para el viernes próximo.

(Más información, en pág. 7.)

LOS SINDICATOS UNITARIOS. CONTRA LA CONFEDERACIÓN SINDICAL

Comisiones Obreras: Ruptura total de las dos tendencias

MADRID, 8 (INFORMACIONES).

CERCA de mil trabajadores —973, para ser más exactos — miembros de Comisiones Obreras, se reunieron ayer domingo en una, iglesia del pueblo industrial de Costada, a pocos kilómetros de Madrid.

Los sindicalistas provenían de todos los puntos de España, convocados por los tres miembros del secretariado de CC. OO. que rechazaron a mediados de octubre la transformación de esta organización en un Sindicato: la Confederación Sindical de CC. OO.

Don Luis Boyo, don Jerónimo Lorente y don. José Miguel Ibarrola, miembros del Secretariado, presidieron la reunión, junto a don Juan Domingo Linde, de la Comisión Obrera Nacional de Cataluña; don Pedro Cristóbal, de la Delegación Exterior; don Gonzalo Sánchez, del Sindicato de Jornaleros de Andalucía; don Francisco Esteban, del Sindicato, Obrero del Taxi Madrileño; don Antonio Castillo, don Cristino Doménech, doña Blanca Manglano, doña María del Carmen Fraile y otros conocidos dirigentes de las Comisiones Obreras y de los Sindicatos Unitarios ya formados, como los de la construcción de Vigo, León, etc.

A la reunión, que duró todo el día, se presentaron cuatro ponencias, después de que don Pedro Cristóbal, miembro fundador de las Comisiones Obreras, hiciera una breve Introducción. Don Luis Boyo, que también participó en los años sesenta en la formación de las primeras Comisiones Obreras, habló sobre la historia de Comisiones, recalcando que su principal objetivo había sido siempre la construcción del Sindicato Único, cosa que habían olvidado y «traicionado» los líderes que ahora pretenden su transformación en Confederación Sindical.

Den Jerónimo Lorente, del Comité Sindical de Carteros, leyó una ponencia, también aprobada por unanimidad, sobre «La alternativa sindical, hoy», donde dijo que «organizar a la aplastante mayoría de los trabajadores en una gran central sindical de características unitarias y de base asamblearia no evita todavía la pluralidad sindical, dado que una minoría de trabajadores, aunque sea´ ínfima, está afiliada a otras centrales, pero supone lograr en esencia la unidad sindical, supone que la clase obrera se dote de una gran central desde la que pueda luchar por la defensa de sus intereses con éxito. Además, la existencia de una central sindical como ésta, es la auténtica garantía que permitirá acelerar el proceso que culmine con la unidad definitiva de todas las centrales sindicales, puea tanto su esencia unitaria como su gran fuerza de atracción serán, sin duda, doa armas de un poder irresistible en tal sentido».

En la asamblea estuvieron presentes 92 delegados de los 300 que asistieron a la reunión del mes de junio en Barcelona,

La asamblea de ayer dejó claro que ellos no se marchan de Comisiones Obreras, sino que consideran que son los de la Confederación Sindical los que abandonan, y que tampoco se trata de montar una nueva central sindical. La reunión tenía más bien el valor de testimonio de que no son una minoría los miembros de Comisiones que no quieren transformarse en central sindical, sino una parte importante. Con respecto a las otras éntrales existentes, uno de los ponentes dijo que «desde hace tiempo venimos deten, diendo la necesidad de que las distintas centrales sindicales se unan e impulsen y promocionen un proceso asambleario de discusión sindical a partir de las empresas... Por eso, porque es necesaria la unidad de tos trabajadores y porque es un camino más fácil, seguimos invitando a U.S.O., U.G.T. y a la Confederación Sindical de Comisiones Obreras a que continuemos todos juntos por este camino.» Si estas fuerzas se siguen negando a este camino unitario, y según en qué sitio vamos a tener fuerte resistencia por parte de aquellos que, aun siendo una pequeña minoría, se oponen a este auténtico sindicalismo de nuevo tipo, la constitución y desarrollo del Sindicato Unitario no debe postergarse a resolver la polémica con tales compañeros...».

Finalmente, fue elegida una Coordinadora provisional para difundir los acuerdos de la asamblea y potenciar la creación de Sindicatos Voltarios, que supone de hecho la ruptura total con la otra fracción de Comisiones Obreras, que ha decidido crear la Confederación Sindical de Comisiones Obrera*, • donde están principalmente militantes del P.C.E. y M.C. En los Sindicatos Unitarios la dirección corresponde prlmordialmente a los militantes de O.R.T. y P.T.E.. aunque en algunos Indares, como en Canarias, hay

tambien miembros de movimientos autogestionarios católicos.

En la asamblea se criticó también cómo las demás centrales sindicales estaban organizando la jornada de huelga del día 13 de noviembre. Doña Blanca Manglano dijo que «la. convocatoria del día 12 a una Jornada de paro de veinticuatro horas, general en todo el país, contra las medidas económicas del Gobierno, no está planteada para echar abajo dichas medidas, sino más bien para convencer al Gobierno de la impopularidad de las mismas, cosa que la misma Prensa se ha encargado ya de airear lo suficiente como para que el Gobierno lo sepa ya de sobra. Esta convocatoria no parte del desarrollo de un trabajo en fábrica* y gremios, de puesta en pie de las reivindicaciones >te cada lugar, de demanda de las mismas, tratando de hacer confluir la lucha de ellas en esta convocatoria. Esta convocatoria no sólo no va encaminada a derribar las medidas económicas del Gobierno, sino que, después de ésta. dejará las manos libres al Gobierno para la aplicación de las mismas, puesto que quienes han convocado no dan ninguna otra perspectiva de lucha y está bien claro que una huelga limitada de antemano a veinticuatro horas de duración no derriba los acuerdos tomados por un Consejo de ministros».

A pesar de todo, decidieron apoyar la convocatoria del día 12, «porque puede además reportar beneficios a la clase obrera mediante la realización de asambleas... planteándose en ellas la construcción de sindicatos unitarios: organizándose más y mejor hacia la huelga general».

 

< Volver