Se presentó ayer en Madrid. 
 "Corriente unitaria" de CC.OO.     
 
 Pueblo.    29/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Se presentó ayer en Madrid

"CORRIENTE UNITARIA" DE CC.OO.

MADRID. (PUEBLO.)—Desde la Asamblea general de CC. GO., celebrada el pasado mes de julio en Barcelona, se han ido perfilando en el seno de esta organización tres corrientes de opinión fundamentales, que se han venido llamando «mayoritaria», «minoritaria» y «unitaria». Todas se reclaman partidarias de la unidad sindical y precisamente sus divergencias se centran en cómo conseguirla. Al decir de la «unitaria», que ayer expuso sus posiciones ante la Prensa, los minoritarios proponen una vía idealista y errónea, mientras que los mayoritarios no dan, desde ahora, pasos concretos que posibiliten la unidad sindical en el futuro.

Como representantes de la corriente unitaria acudieron ayer a la rueda de Prensa tres miembros del secretariado general de CC. OO., José Alonso, José Torres y Basilio Montes, junto a dirigentes y militantes de base de las Comisiones del País Vasco, Navarra. Valencia, Madrid y Murcia. Hicieron constar, en primer lugar, que la corriente «no es una alianza entre partidos diversos, ni un acuerdo por arriba», sino que responde a un sentir generalizado de un amplio sector de la base de CC OO. Señalaron también que no les mueve ningún propósito escisionista y que, por el contrarío, pretender reforzar las CC. OO.

Igualmente hicieron público que en sus postulados convergen partidos políticos de muy diversa ideología (carlistas, P. S. P., M. C., L. C. R.) y sectores cristianos, como H. O. A. C., pero que se remiten a «la sentencia» que la base de CC. OO. emitirá sobre sus posiciones.

PASOS HACIA LA UNIDAD

La corriente unitaria toma como punto de partida la idea de un Congreso Sindical constituyente, en el que todos los trabajadores

puedan decidir libremente el tipo de sindicalismo que desean, pero no lo consideran, sin embargo, realizable a corto plazo. Según sus portavoces, no existe aún la voluntad de todas las centrales sindicales para realizarlo; también lo impide la situación de ilegalidad en qué todavía se mueve el movimiento obrero.

Ante la actual pluralidad sindical de hecho, el camino hacia la unidad, afirma esta corriente, se asentaría sobre los tres pilares siguientes:

• Formalización de Comisiones Obreras como central que asume todas las tareas que favorezcan la unidad sindical y desecha las que puedan perjudicarla.

• Unidad de acción entre todas las centrales sindicales, tratando de llegar al máximo de acuerdos posible.

• La creación y desarrollo de organismos unitarios de todos los trabajadores que prefiguran la unidad sindical. En estos organismos estarían presentes tanto los afiliados a las centrales como los no afiliados. «Esto, y no que en Comisiones Obreras no se distinga entre afiliados y no afiliados, es la efectiva puesta en pie del nuevo sindicalismo,»

 

< Volver