Empleados de Banca al ministro de Trabajo. 
 Diez puntos básicos, para una justicia social     
 
   25/11/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Empleados de Banca al ministro de Trabajo

DIEZ PUNTOS BÁSICOS, PARA UNA JUSTICIA SOCIAL

ENTRE ELLOS:

Libertad de contratación entre trabajadores y empleadores

Supresión del pluriempleo y horas extraordinarias

Diez puntos básicos, considerados como base mínima de partida para la realización de una auténtica justicia social hacia los trabajadores, que representan el estamento social más importante en nuestra patria, han sido sugeridos al ministro de Trabajo por los representantes auténticos de ios trabajadores del Banco Hispano, a través de un escrito.

Los cita dos representantes destacan la enorme responsabilidad que supone la dirección del ministerio de Trabajo por la importancia que tiene para la clase trabajadoras y manifiestan que la causa de escribirle ahora radica en la posibilidad de que más edelante la gran influencia de otros entes, con más posibilidades de acceso al ministerio de Trabajo que los propios trabajadores, puedan impedir apreciar el carácter de estricta justicia que mueve las aspiraciones de los trabajadores.

Estos diez puntos básicos son, en síntesis, los siguientes:

1. Descongelación salarial y revisión de salarios mínimos.

2. Participación efectiva de los trabajadores en la organización y dirección de las Empresas.

3. Libertad de contratación entre trabajadores y empleadores.

4. Supresión del pluriempleo y de las horas extraordinarias. Con una retribución suficiente los trabajadores no precisarían de otras ocupaciones. Además, se crearían más puestos de trabajo, desapareciendo el paro.

5. Que los Montepíos y Mutualidades sean propiedad de los trabajadores y administrados por ellos mismos.

6. Que se cree una Junta rectora para el control de la Seguridad Social, elegida en sufragio directo por los trabajadores.

7. Que se adopten medidas preventivas para evitar los accidentes laborales, ya que, en este aspecto, España figura en segundo lugar del mundo.

8. El presupuesto de las Universidades laborales debería pasar al ministerio de Educación. De esta forma, los trabajadores no tendrán que pagar por dos veces los restringidos estudios de sus hijos.

9. Modificación de la ley de Cogestión para que las Empresas no sean quienes, en definitiva, eligen a los representantes del personal. Y que se reforme también el reglamento de jurados de Empresa.

10. Que el Gobierno suscriba la totalidad de los acuerdos que ha propugnado la O. I. T.

 

< Volver