Asturias necesita un plan global de la minería     
 
 ABC.    21/05/1964.  Página: 55. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ASTURIAS NECESITA UN PLAN GLOBAL DE LA MINERÍA

Mineros, empresas y Estado, tres elementos de un grave problema macroeconómico

LAS FIRMAS MINERAS SE RESIENTEN GRAVEMENTE DE LA COMPETENCIA DE LOS NUEVOS COMBUSTIBLES

Madrid. (De nuestra Redacción.) Un reciente artículo editorial sobre el problema laboral existente en Asturias ha devuelto a nuestras columnas el tratamiento de un teína al que por simple deber profesional hemos dedicado en ABC gran atención, procurando servir a la verdad informativa con esa voluntad de objetivización que debe ser el código profesional del periodista libre. Clarificar en la medida de nuestras posibilidades de lado orden el siempre embrollado mundo de los intereses económicos no resulta tarea fácil, y nosotros menos que nadie pretendemos detentar el monopolio de la verdad. La razón anda dispersa en porcentajes variables entre todos los elementos de la ecuación "carbón de Asturias", y sería ridiculo que en nuestras columnas quisiéramos darle la razón a un grupo paira quitársela al otro por muchas razones de sentido común, y además porque como pasa casi siempre las razones originales de los conflicto! suelen estar repartidas en variable proporción.

CAUSAS Y EFECTOS

Naturalmente, sí podemos criticar y criticamos los modales con que algún grupo pretenda imponer su parte de razón, considerándose depositario exclusivo de la verdad, y desde luego condenamos con toda energía los gestos malhumorados y falsamente arrogantes de quienes quieren imponer por la fuerza su propio punto >de vista, como si el mundo económico fuese concebible en economía libre como la versión asimétrica y necesariamente tuerta de ana sola de las partes en conflicto. El empleo de la huelga como sistema caprichoso de presión es condenable por cualquier persona sensata, y mucho más condenable todavía cuando fe huelga intenta emplearse por determinados pescadores de aguas revueltas en provecho de su acción de sabotaje antinacional. Pero ello son el efecto, no la causa del trastorno. • El problema del carbón asturiano es un problema macroeconómico, como lo son tantos problemas nacionales, y haríamos simplemente demagogia «i dijésemos que se reduce al choque entre ciertos grupos de trabajadores que reclaman mayores salarios y ciertos patronos que aseguran estar imposibilitados para ser ellos solos y a cargo de sus arcas bien vacías los que deban sufragar tales aumentos.

SALARIO ABSOLUTO Y SALARIO PSICOLÓGICO

El problema es mucho más profundo, y arranca en la propia estructura de una industría que ha sufrido la competencia de los nuevos combustibles en su sector de ventas, doblada con la segunda competencia de un aumento de los salarios en otros sectores de la vida nacional, venturosamente engrosados con la elevación del nivel general de vida que goza el país. El trabajo de la mina es un trabajo desagradable físicamente; DO más peligroso que otras machas actividades laborales, pero desde luego más áspero de cumplir. Por fortuna conviene añadir para dejar las cosas en su punto que las minas españolas, por su escasa profundidad y sus más que convenientes cuidados de policía minera, son mucho menos peligrosas que otras minas europeas, cuyas tragedias están en la memoria de todos como acontecimientos exteriores a nuestras fronteras. El minerolegionario pertenece a la arqueología de la historia industrial. Ahora se trato del minero que trabaja en una industria como tantas otras desagradable.

Y no por peligroso, sino por desagradable y contrario al instintivo reflejo del hombre, que prefiere vivir al aire libre, el trabajo minero tiene que estar bien pagado en términos absolutos y además relativos. Si un muchacho asturiano en la edad de trabajar encuentra un oficio cumplido a la luz del sol, con remuneración aproximadamente igual a la que recibiría en el fondo de la mina, preferirá con toda probabilidad el trabajo de superficie al duro picar en una galería a trescientos metros bajo tierra. El minero necesita justificarse ante sí mismo no sólo con un buen sueldo, sino con un sueldo que amortice en su propia conciencia el esfuerzo que realiza. Y si los sueldos de las demás profesiones suben, el del minero debe subir también, guardando esta proporcionalidad preferencial, esta "prima", que aunque no sea de riesgo es de molestia fisica.

PROBLEMA TRIANGULAR

Esta verdad primera nos parece urgente de decir, a condición de añadir que por una serie de razones económicas las empresas mineras se encuentran en 1964—e insistimos en la temporalización del problema—en la imposibilidad de cubrir con sus propios recursos de tesorería loa aumentos de sueldos que reclaman, en gran parte con justicia, los obreros de interior. Las empresas mineras, según nuestras informaciones, han abierto sus libros a los economistas del Ministerio de Trabajo para que ellos pudiesen ver en las contabilidades la actual situación angustiosa que padecen las finanzas de la mayor paite de ellas. Si esta información fuese inexacta nadie mejor que el propio Ministerio para restituir las cosas a su verdadero lugar. Nosotros la avanzamos, porque nos parece de interés, en un prudente condicional. El problema se sitúa asi en el interior de un triángulo. Por un lado las aspiraciones de los mineros que desean no sólo ganar un buen sueldo, sino ganar un sueldo cuya superioridad sobre loa demás sueldos de una España en pleno progreso justifique el peso de su dura tarea. En segundo lugar las condiciones de explotación del carbón español, con precios intervenidos en gran parte de las calidades de carbones y con minas de escasa productividad, han situado la .explotación minera en un nivel antieconómico de mínima rentabilidad. En tercer lugar tenemos, per último, la necesaria e inaplazable actividad del Estado, sin cuya intervención—no hablemos siquiera de los tipos de ella, sino de su necesidad—será absolutamente imposible resolver la crisis del carbón asturiano. Ni conflicto puramente político, aunque algún saboteador se aproveche del malestar, ni conflicto originado por el egoísmo capitalista que no puede existir entre Sociedades descapitalizadas, sino conflicto general y profundo que afecta e1 fondo de la producción hullera asturiana y que reclama un solución total. Un plan global de la minería.

 

< Volver