Autor: Carnicero, Jesús. 
   Treinta años de política salarial     
 
 Madrid.     Páginas: 1. Párrafos: 15. 

TREINTA AÑOS DE POLITICA SALARIAL

Con la fijación del salario mínimo en 120 pesetas diarias, que hoy dispone el "Boletín Oficial del Estado", se cumple una etapa más en el proceso salarial dentro de la política de rentas y salarios acometida e Institucionalizada en base á los Planes de Desarrollo.

Primera etapa: 1938-1958

En el Fuero del Trabajo de 9 de marzo de 1938 se establecieron los principios que habían de inspirar la política salarial del Estado. La Declaración III del Fuero señala que "la retribución del trabajo será, como mínimo, suficiente para proporcionar al trabajador y su familia una vida moral y digna"..., y "el Estado fijará bases para la regulación del trabajo, con sujeción a las cuales se establecerán las relaciones entre los trabajadores y las Empresas..."

El Fuero del Trabajo atribuía competencia al Estado para la fijación del salario, confirmada por la ley de Reglamentaciones de 16 de octubre de 1942. Los salarios fueron, sin embargo, objeto de subidas variables, según los sectores profesionales. Tales mejoras procedían de las reglamentaciones de régimen interior (alcance colectivo), del contrato dé trabajo (alcance individual), otras veces por una contratación colectiva informal.

Los decretos de política de salarios

A partir de 1944, a través de los llamados decretos de política de salarios, la situación se modifica. Estos decretos convierten el sistema de reglamentaciones de trabajo en medio para fijar estatalmente condiciones únicas o, si se quiere, condiciones mínimas y máximas salariales.

Un decreto de 8 de junio de 1956, desarrollado por el de 26 de octubre del mismo año, faculta a las Empresas para establecer libremente condiciones salariales superiores a las mini-mas fijadas en las reglamentaciones, sin necesidad de autorización del ministerio de Trabajo. Y posteriormente, un decreto de 21 de marzo de 1958 reafirma el anterior decreto fomentando incluso las subidas salariales, ya que tales mejoras—según se disponía—quedaban exentas de cotización a efectos de la Seguridad Social, mutualismo laboral y fondo de plus familiar.

La característica más importante del decreto de 1956 antes citado es el establecimiento de mínimos salariales por zonas nacionales. Es seguramente este decreto el antecedente de la fijación del salario mínimo ínterprofesional que se empezaría a legislar siete años después.

La ley de Convenios Colectivos

El 24 de abril de 1958 se promulgó una de las leyes más Importantes en materia laboral: la ley de Convenios Colectivos. La posibilidad de aumentar los salarios a través de esta vía se halla en razón de una serie de factores de especificación difícil, tales como el nivel de vida de una comarca, las posibilidades de cada Empresa, las circunstancias de tiempo o economía y otros. Estos factores parecen constituir, desde muchos puntos de vista, motivos capaces de convertirse en normas contractuales, sujetas al libre juego de las partes interesadas, aunque luego la experiencia dirá otra cosa.

El decreto de 12 de enero de 1961 comporta una variante respecto a la normativa de 1942 y 1944 referente a las Empresas obligadas a constituir Jurados de Empresa por el número de trabajadores. Desde el punto de vista salarial, el decreto de 1961 pretende dotar de un sentido negocia! a los reglamentos de Empresa "para mantener un adecuado ambiente de relaciones humanas y la mejor productividad posible". La Empresa puede redactar una parte del reglamento como le plazca, pero la redacción de otras partes tiene que "someterla" a la voz del Jurado. Entre esta parte negociada se hallan los puntos referentes a retribuciones mínimas, aumentos de la producción, horas extras y cualquier cláusula que afecte a los salarios del personal. Más importante que las consecuencias materiales fueron las de tipo moral, por cuanto se producía un incremento del papel llamado a jugar por los Jurados.

La fijación del salario mínimo

El primer salario mínimo interprofesional garantizado se fija por el decreto de 17 de enero de 1988. En la exposición de motivos se explica que la causa de esta fijación radica en el éxito de la política salarial de los últimos años. Se añade igualmente que "las encuestas realizadas a través de las Delegaciones de Trabajo de todas las provincias españolas han demostrado que sólo un 8 por 100 de la población laboral en los sectores industrial y de servicios percibe ese mínimo, aunque este porcentaje aumenta hasta el 15 por 100 si se mira la categoría laboral base de las escalas, constituido por el peón no especializado".

El decreto se dirige a estos trabajadores que forman el sector minoritario no favorecido por mejoras colectivas o individuales. E] decreto fija un salario de 60 pesetas diarias.

El Pian de Desarrollo

El decreto de 10 de septiembre de 1966 modifica la cuantía del salario mínimo, fijándolo en pesetas 34 diarias. Declara absorbibles las cantidades percibidas en concepto de participación en los beneficios y plus de distancia, en lo que exceda del 25 por 100 por el salario establecido en 1963.

Un año después, el 21 de septiembre de 1967, se vuelve a regular el salario mínimo interprofesional y se establece en pesetas 96 diaria? modificando los topes salariales.

Durante este periodo del Plan de Desarrollo (1964-67) es interesante comprobar la evolución salarios - precios - productividad, que se analiza en el cuadro adjunto.

El periodo de congelación y descongelación

Con la nueva paridad de la peseta. (70 por dólar), establecida en 19 de noviembre de 1967 una medida complementaria fue la congelación de los salarios. Un decreto de 27 de noviembre de 1967 dispone que hasta el 31 de diciembre de 1968. inclusive, quedan en suspenso nuevas retribuciones al trabajo. Los convenios se prorrogan hasta el 31 de diciembre de 1968

Estas limitaciones fueron levantadas parcialmente por el Gobierno antes d« lo previsto mediante un decreto de agosto de 1968. E! ministró de Trabajo explicó que el cálculo del 5,9 correspondía a estudios económicos precisos. Se establece que el nuevo salario mínimo entrará en vigor el 1 de enero de 1969.

Efectivamente, el nuevo salario quedó establecido en esta fecha en 102 pesetas diarias.

Por último, el "Boletín Oficial del Estado" de hoy fija el nuevo salario mínimo en 120 pesetas diarias.

Jesús Carnicero

 

< Volver