Autor: J. B. Q.. 
 Consejo Nacional. 
 El ministro de trabajo expuso la política de su departamento y respodió a las preguntas de los consejeros     
 
 ABC.    06/03/1970.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CONSEJO NACIONAL

EL MINISTRO DE TRABAJO EXPUSO LA POLÍTICA DE SU DEPARTAMENTO Y RESPONDIÓ A LAS PREGUNTAS DE LOS CONSEJEROS

«El Consejo tiene ante sí una de las tareas más sugestivas señalar las bases para una nueva estructuración de la empresa», dijo Licinio de la Fuente

SE ABORDARON, ENTRE OTROS TEMAS, LAS HUELGAS, LAS PENSIONES, LA LEY SINDICAL Y LA FORMACIÓN DE UN CÓDIGO DE TRABAJO

Madrid. (De nuestro redactor político.) Los´ miembros de la Sección Tercera del Consejo Nacional (Política Económica, Social y Sindical) se reunieron ayer, a las doce y cuarto de la mañana, en el antiguo palacio del Senado, para sostener un coloquio con Licinio de la Fuente, ministro de Trabajo, que primeramente les expuso la línea política actual del Departamento, al que rige desde los últimos días del pasado mes de octubre. Las intervenciones de los consejeros se extendieron en diversas consideraciones.

Hablaron Palomares (partidario de la formación de un Código del Trabajo), Labadíe Otermín (..."Probablemente el desarrollo de estos grandes planteamientos debieran tener encaje en la Ley Sindical; el proyecto de Ley Sindical, que se encuentra en las Cortes, está excesivamente politizado"), Mónica Plaza (presencia y ´participación de la mujer en el mundo del trabajo), Riestra del Moral (calificó de magistral el esbozo que había hecho Licinio de la Fuente), Bailarín Marcial (abordó el tema de empresa y dijo que el ministro de Trabajo, al que pidió que ahondase más en el tema de la cogestión, más que un esquema de soluciones había hecho un esquema de planteamiento), Pinilla (lo más importante de lo que ha tratado el ministro es la configuración de la empresa), Solís ("...La actual Ley de Convenios Colectivos, que hay que superarla, ha prestado grandes servicios; todos esperamos que la Ley Sindical haga renacer un sindicalismo con autonomía, independencia y representatividad") y Botija (se refirió a los conflictos laborales y a los grupos subversivos en el mundo del trabajo).

Previamente habló Licinio d« la Fuente, que manifestó, entre otras cosas: "El trabajador no es un instrumento, como una máquina, que el empresario puede comprar, pagar, amortizar. Y ello, aunque lo hiciera con largueza. El trabajador es. un elemento integrante de la empresa, de esa empresa que tenemos que reformar o, mejor aún, construir realmente de nuevo. Y, como tal, tiene derecho a participar en la vida de la empresa misma, en sus decisiones y en sus frutos. Yo creo que el Consejo tiene ante sí una de las tareas más sugestivas en el desarrollo de los Principios y Leyes Fundamentales : ésta de señalar las bases para una nueva estructuración de las empresas, de acuerdo con dichos principios y leyes.

Más adelante se expreso así: ´"Hay en nuestras Leyes Fundamentales, y muy especialmente en el Fuero del Trabajo, un esbozo de lo que podríamos llamar un Estatuto de los Trabajadores. Tal .vez, partiendo de estas declaraciones programáticas, podría ser una tarea importante para esta Consejo, primero, y luego para todos, llegar a establecer una ley completa de desarrollo de estos principios, donde los derechos y, por supuesto, la responsabilidad social del trabajador, quedaran definidos a nivel de nuestro tiempo y de acuerdo con la política social que nuestras Leyes Fundamentales imponen."

En respuesta a los consejeros, declaró Licinio de la Fuente, a quien acompañaban en la presidencia, entre otras personalidades, el vicepresidente del Consejo Nacional, señor Fenández-Miranda; el ministro del Aire, general Salvador y Díaz Benjumea; el ex ministro señor Solís, y el vicesecretario general del Movimiento, señor Ortí Bordas, que promovió esa reunión para someter sus ideas ai contraste di los demás y exponer planteamientos qué el Consejo abordará posteriormente y acerca de los cuales está dispuesto a dialogar siempre. Replicó a cada uno de los consejeros que habían, intervenido, habló del grave problema de las pensiones, de la empresa pública, la Ley Sindical (a próximo debate de los procuradores en las Cortes), de la Seguridad Social y las huelgas, del posible Código del Trabajo, no maduro aún, y dijo, finalmente, sobre los grupos subversivos dé trabajadores: "Hay que darles grandes banderas que lea ilusionen en las tareas politicas."

Torcuato Fernández-Miranda, ministro secretario general del Movimiento y vicepresidente del Consejo Nacional, cerró cón unas breves palabras el coloquio. Por hallarse ausente de Madrid no pudo asistir el presidente de la Sección, don Juan Sanchez Cortés.—J. B.Q.

 

< Volver