Estudio de la cámara de Industria sobre el proyecto de reforma tributaria  :   
 Plantea defectos de carácter procesal y formal, que no afectan a su naturaleza. 
 ABC.    28/02/1964.  Página: 52. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABC. VIERNES 28 DE FEBBERO DE 1964. EDICIÓN DE LA MACANA. PAG. 52,

ESTUDIO DE LA CÁMARA DE INDUSTIRIA SOBRE EL PROYECTO DE REFORMA TRIBUTARIA

Plantea defectos de carácter procesal y formal, que no afectan a su naturaleza

Hace unos dias el presidente de las Cortes manifestó a los periodistas que se habían recibido en la Cámara más de mil setecientas enmiendas aií proyecto de ley de reforma del sistema tributario. Ello revela el interés que en todos los sectores de la vida española ha despertado el programa propuesto por el Ministerio de Hacienda. Algunas de estas enmiendas se refieren a la totalidad del proyecto; otras, inciden en algunos aspectos de la cuestión solamente. Lo que es cierto, y nadie puede ponerlo en duda, es que un periódico no puede, por imposibilidad física, material, hacerse eco de estas voces procedentes de toda ¡España, Hay, sin embargo, un aspecto particularmente interesante en momentos en Que acaba de ponerse en marcha el Plan de Desarrollo Económico. Nos referimos concretamente a la actitud de la industria nacional ante las modificaciones que el proyecto de ley introduce en el régimen fiscal Rigente. Y de este actitud son portavoces autorizados las Cámaras de Industria, que «unan los intereses, las aspiraciones de los industriales censados en cada provincia.

En este sentido hemos de referirnos a la Cámara madrileña, que ha recogido en un extenso « interesante estudio las susgerencías recibidas de sus asociados y las conclusiones elaboradas por sus propios servicios técnicos. Todo ello se traduce en un centenar de enmiendas a puntos muy diversos de -la ley, aunque se reconoce "que se han conseguido evidentes aciertos en la nueva estructuración y regulación de nuestro sistema tributario . Ciertamente son atinados los principios inspiradores del proyecto: redistribución de la renta a través del régimen, fiscal, simplificación técnica, modernización del sistema, etc. Pero la Cámara de Industria de Madrid plantea ímportántes defectos de carácter procesal y formal, es decir, que no afectan a la naturaleza intrínseca de la reforma. Hay, a este respecto, tres puntos fundamentales sometidos a crítica:

OBJECIONES DE LA CÁMARA A LA PARTE DISPOSITIVA

1. Extensión a todos los impuestos de los procedimientos de determinación de las bases imponibles en función de índices o módulos de naturaleza objetiva, y de s« realización por Jtantas en las que aparecen representadas la Administración y los contribuyentes. A juicio de la Cámara de Industria este sistema "se corresponde mal con um sistema jurídico tributario inspirado en el principio de legalidad y reserva de Ley, como proclaman los artículos 9 del Fuero de los Españoles y 10 de la Ley de ´Cortes y de la Ley General Tributaria". Por otra parte, desde un punto de vista más práctico, el régimen proyectado no es idóneo para determinados impuestos.

2. Extensión de las funciones de los Jurados Tributarios, que encierra evidentes peligros, porque la intervención de estos organismos "¡sustrae ai régimen jurídico normal de garantía, muchos problemas que quedarían, sin embargo, bajo el imperio de él sin esta intervención". La ampliación de la competencia del Jurado implica, desde luego, una presión psicológica sobre el contribuyente.

Generalización del sistema de autorización al Ejecutivo para que proceda en su día a determinar, desarrollar o fijar cuestiones que en el proyecto de ley quedan aún por precisar. Y subraya la Cámara : "Las autorizaciones se conceden a menudo para alterar regímenes legales ya preestablecidos, para fijar criterios generales de aplicación de módulos de determinación .de bases e incluso de fijación de cuotas, y asimismo para crear, transformar o modificar situaciones jurídicas de obligaciones para los contribuyentes." Como consecuencia, el estudio de la Cámara, que acepta -en principio la generosidad en la concesión de iniciativa y autonomía al Ministerio de Hacienda, juzga excesivamente amplio el sistema prescrito en el proyecto.

La Cámara de Industria de Madrid plantea serias objeciones a la parte dispositiva que modifica la actual estructura de la contribución territorial urbana, tratando de precisar el concepto objeto d« gravamen. Juzga la Corporación que e¡ fundamental, a estos efectos, atender al valor real de las construcciones, y subraya una oportuna distinción entre dos términos claramente diferentes: la falta de declaración y la inexactitud en la declaración que aparecen englobadas en el proyecto de ley sometido a las Cortes. Y «ti las actuales circunstancias—caso concreto es e! de Madrid—considera la Cámara oportuno unificar Ja cuota del tesoro en un 15 por loo, suprimiendo el régimen especial previsto para las llamadas zonas de ensancne.

EL IMPUESTO SOBRE RENDIMIENTO DEL TRABAJO PERSONAL

Es especialmente interesante la postura de la Cámara en relación con el impuesto que grava los rendimientos del trabajo personal. Por supuesto, se pide la elevación a 60.000 pesetas del mínimo exento, fijado en el proyecto en 40.000. Las razones son obvias, ya que la cifra señalada a todas luces es insuficiente. Por otra parte, y en este mismo capítulo, se solicita la exención dd impuesto de todas aquellas cantidades obtenidas en calidad de gastos de viaje. Pero es también importante la petición de que se suprima el artículo 4.5, que se refiere a las retribuciones eventuales—y recae, por tanto, sobre los contribuyentes de bajas rentas, de modo especial, con lo cual significa un aumento en un amplio sector de la presión tributaria que, según todas las manifestaciones públicas, quedaría inalterada—, y del artículo 47, sobre el régimen fiscal aplicable a los artistas.

En cuanto a los impuestos sobre las rentas del capital, sugiere Ja Cámara la redacción de un texto refundido de la gran cantidad de tributos que afectan a este sector, con el fin de clarificar la legislación y facilitar así la actuación del contribuyente.

Hay una ampliación, propuesta por la Cámara, que tiene un evidente sentido social. El artículo 53 dispone la bonificación del 90 por 100 en los intereses de los préstamos garantizados como primera hipoteca para financiar la construcción de viviendas de protección oficial, siempre que los intereses no excedan del 4,5 por 100. Propone la corporación que se amplíe este beneficio al caso de préstamos concedidos libremente por las empresas a sus empleados y obreros para la adquisición y construcción de viviendas de esta naturaleza.

El examen minucioso de las enmiendas nos llevaría muy lejos y excede realmente de los límites de una información periodística. Por ello nos limitamos a apuntar aquellas cuyo carácter es más general. Y dentro de estos limites señalaremos la solicitud de que la base imponible de la cuota por beneficios del impuesto industrial correspondiente a personas físicas se fije en 60.000 pesetas, doble de la cantidad enunciada en el proyecto. En cuanto a la renta de sociedades se perfila en el estudio de la Cámara de Industria un especial interés por evitar la doble imposición en el caso de entidades jurídicas que puedan obtener beneficios o rentas en el extranjero. Por fin, en relación con los impuestos de lujo, apunta la Cámara la conveniencia de decretar la exención en el caso de adquisición de vehículos de los «mecidos por el nombre de "todo terreno",. destinados al transporte de personas y mercancías.

Es importante también la petición de que se elabore un nuevo proyecto de le; sobre regularizaron de balances, que sus tituya al aprobado por las Cortes en diciembre de 1961.

 

< Volver