El informe de la OIT. La situación laboral y sindical en España. 
 De la autarquía a la nueva política económica     
 
 Madrid.    24/09/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

EL INFORME DE LA O.I.T

2. DE LA AUTARQUÍA A LA NUEVA POLÍTICA ECONÓMICA

Lo agricultura, el sector menos beneficiado del desarrollo económico

La jornada de trabajo se fijó yo en 1919 en cuarenta y ocho horas semanales

La segunda parte del informe del Grupo de Estadio de la O. I. T. sobre la situación laboral \ sindical en España, dedica un capítulo muy resumido a la evolución económica de España. Se subdivide este capítulo en tres períodos económicos: la evolución hasta 1936; el período de autarquía de 1939-1959, y los resultados sintetizados desde 1959 en adelante.

El período de autarquía 1939-1959

La guerra civil de 1936-1939 provocó la destrucción parcial de las instalaciones económicas del país. El Gobierno nacional no reconoció la reforma agraria a que procedió el Gobierno republicano después de 1936. Y optó por la colonización y las obras de irrigación. A partir de 1949 organizó la distribución en favor de los pequeños colonos de las "tierras en exceso", aún no irrigadas. Sin embargo, en el curso de dicho periodo dé veinte años solamente un promedio anual de 2.000 familias pudieron instalarse.

En 1952, pera combatir los minifundios, el Gobierno emprendió una obra de concentración parcelarla mediante la fijación de una unidad mínima de cultivo. A pesar de estas medidas, la producción agrícola por habitan, te en 1958 no habia alcanzado todavía el nivel medio del período 1931-35,

La intensificación de la Industrialización se explica inicialmente por la ausencia de competencia extranjera a partir de 1939, aunque la reducción de los intercambios contribuyó a frenar el desarrollo. Esta política proteccionista dio lugar & una "hispanización" de la industria. El alza casi continua de precios en «1 período de autarquía se ex. pilca por la ausencia de una verdadera política de precios.

La nueva política económica

El Plan de Estabilización de 1959 y la ayuda de los Organismos internacionales afirman la nueva política, económica. Esta política permitió en 1960 aumentar apreciablemente las reservas, gracias a una elevación de los ingresos en concepto de exportaciones y del turismo. Por primera vez se reconocíó la existencia de las Interdependencias estrechas de las magnitudes económicas fundamentales y los factores sociales y económicos. No obstante, el I Plan de Desarrollo se atuvo al principio de la prioridad de la producción respecto de la distribucíón; es decir, insistió más bien en el aumento de la renta nacional que en la modificación de dicha distribución.

Una de las características del Plan es la importancia que concede al desarrollo regional.

El agricultura es el sector que menos se beneficia del desarrollo económico; los ingreso* agrícolas van cada vez más a la saga de los otros sectores, y las subvenciones del Estado, por ejemplo, a los productores de cereales no favorecen el proceso da modernización. El éxodo rural, muy amplío en estos últimos

años, supera las previsiones. El numero de empleos asalariados aumenta proporcionalmente más que la cifra global de empleo, lo que es un indicio de concentración de las Empresas. El alto grado de dependencia de la industria respecto de los capitales y de la tecnología extranjeros obstaculiza todavía su desarrollo autónomo.

La lucha contra, la inflación no ha conseguido plenamente sus fines; el alza de precios, así como e! empeoramiento de la balanza de pagos, determinaron al Gobierno, en noviembre de 1967, a devaluar la peseta en un 14,3 por 100. La economía española no ha alcanzado todavía una situación de equilibrio, La tasa media de aumentó de lá producción ha rebasado ligeramente el 4 por 100 en 1967 y 1968.

El II Plan de Desarrollo (1968. 71), cuya entrada en vigor sólo ha sido eficaz desde el 12 de febrero de 1969. ha de limitar finalmente a un 5,5 por 100 (3 por 100 para la agricultura, 6,7 por 100 para la Industria y 5 por 100 para el sector agrario la tasa anual de aumento del producto nacional bruto, a fin de evitar la inflación. Por su parte, la producción "per capita" ha de crecer en un 3,9 por 100 anualmente. El Plan tiene señaladamente por objeto facilitar 1» integración progresiva de 1a economía española en la economía europea; a este respecto cabe recordar qué desde febrero de 1963 España ha realizado gestiones tendendes a la vinculación con la Comunidad y los contactos para establecer las modalidades de una eventual vinculación continúan. España, país exportador de productos agrícolas, especialmente agrios, a la Europa industrial, ha visto cómo algunos de sus competidores directos forman parte de Ja Comunidad Económica Europea (Italia), se han asociado a la misma (Grecia y Turquíai o se han beneficiado de un régimen de favor (países del Magreb), o se han afiliado a la Asociación Europea de Libre Cambio (Portugal).

La situación laboral

Con e¡ advenimiento de la República, en 1931, se promulgaron varias leyes fundamentales que marcaron el comienzo de un nuevo período en la legislación laboral: la ley de Jornada Máxima, que continúa en vigor; la ley de Accidentes de Trabajo en la Agricultura, con la. que se cubre por primera v« a los trabajadores de este sector; la ley de

Contrato de Trabajo y la ley de Jurados Mixtos, que sustituyó a la ley sobre los Comités paritarios. Posteriormente se dictó la ley de Asociaciones Profesionales, en 1932, y la de accidentes en la Industria, que reemplazó las disposiciones respectivas del Código de 1926. Esta, época se caracterizó, además, por la aparición de una red de normas laborales contenidas en las ordenanzas que dictaban los Jurados creadas en 1931.

El pluriempleo

LA Jornada de trabajo se fijó ya en 1319 en cuarenta y ocho horas semanales, y la legislación básica actualmente en vigor se halla contenida en la ley de Jornada Máxima de 1931. Existe una tendencia básica hada la reducción de esta jornada de cuarenta y ocho horas semanales. En este contexto cabe señalar, sin embargo, la difusión del pluiriempleo, que tiene por resultado un sensible aumento de las horas efectivas trabajadas. Las vacaciones anuales pagadas tienen una duración mínima lega] de siete dias laborables, según lo establecido en la ley de Contrato de Trabajo de 1944, habiendo sido ampliada posteriormente en las reglamentaciones y convenios colectivos, de suerte que gran número de trabajadores disfrutan de no menos de dos semanas de vacaciones.

La legislación sobre salarlo mínimo actualmente en vigor data de 1963. SI salario mínimo que rige para 1969 es de 102 pesetas diarias. Aunque la realidad es que la mayoría de los trabajado, res disfrutan de sueldos mas elevados que el señalado, "la remuneración es considerada Inadecuada por los trabajadores, siendo los reivindicaciones salariales las causas más importantes d« los conflictos colectivos".

Legislación metal

España ha ratificado 55 Conventos con la O. I. T, Tales ratificaciones se han verificado entre 1923 y 196S, y entre ellas figuran las relativas a horas de trabajo, vacaciones pagadas, des. canso semanal, protección, de la maternidad, trabajo marítimo, Seguridad Social, seguridad « higiene, trabajo de niños y mujeres, etc. Los órganos de la O. I. T. encargados de controlar la, aplicación de los Convenios ya han tenido ocasión de examinar la conformidad entre la legislación de España y los Convenios ratificados por este país, a excepción de algunos ratificados recientemente.

Los ¡salarios y las prestaciones otorgados por la Seguridad Social, que se calculan sobre la base de ciertos elementos del salario, continúan de manera general siendo bajos. Es éste uno de los factores de mayor influencia en la situación presente y en el desarrollo futuro d« las relaciones laborales.

La negociación colectiva se ha Ido desarrollando aun ritmo acelerado. Ello ha permitido ir completando o sustituyendo el sistema anterior d« regulación de las condiciones de trabajo en las distinta* ramas de la actividad económica, consistente en la adopción de reglamentaciones de Trabajo.

 

< Volver