Autor: Espina, Wilfredo. 
   Cada cual con su opinión     
 
    Páginas: 1. Párrafos: 10. 

CADA CUAL CON SU OPINION DESPIDOS

Diez causas justas de despido del trabajador por empresario admite nuestra vigente legislación Iaboral.

No está, pues, cerrada la puerta del despido cuando hay causa justificada. Lo que quiere evitar la ley es el libertinaje empresarial aunque algún trabajadorcito se aproveche de esta tutela.

Durante el pasado año 1963, de un total de 53.936 litigios planteados ante la jurisdicción laboral, 14.972 fueron resueltos por conciliación; 10985, por sentencia favorable al obrero; 7.5S2 por sentencia totalmente contraria a éste, y 4.346 por sentencia desfavorable en parte a éste. De manera que cerca de 12.009 veces se cascó al pobrecito obrero. Véase, pues, como no siempre éste es el que sale ganando, según dicen malas lenguas.

A propósito de este tema "Ya" comenta: «Lo que a ve«88 se pretende — y el Plan de Desarrollo ha dado ocasión a los partidarios del despido libre para insistir en sus puntos de vista— no es la posibilidad de prescindir del trabajador que no cumple sus compromisos y sus obligaciones, sino la posibilidad legal de despedir sin necesidad de justificación ni prueba alguna a quien el empresario desee. Ello, ciertamente, ocurre asi en otros países; pero también existen en ellos otros correctivos de posibles arbitrariedades o injusticias del empresario que nuestra legislación rechaza. Cada cual es libre de otorgar sus preferencias a uno u otro régimen legal, La que no parece razonable es tomar de cada uno de ellos una parte tan sólo y hacer caso omiso de la otra, en realidad inseparable de la primera.»

Hay que estar a las duras y a las maduras...

MENOS RICOS Y MENOS POBRES

No en vano la palabra igualdad se emparejó largo tiempo con la de libertad. Sin aquélla, ésta resulta utópica; y donde no hay la segunda, la primera sólo pusde verse pintada al óleo; es decir, en los documentos constitucionales y en los grandes discursos.

Por esto no está nada mal que se digan las cosa:, claras en esta materia. Insistir sobre una mayor igualdad de clases no es perder del todo el tiempo, aunque lo parezca. No podemos continuar asi. «Hay que recortar el nivel de vida de las altas clases españolas —leemos en "Cuadernos ´para el diálogo"— con medidas fiscales, u otras, que beneficien al resto de la sociedad; porque si la renta nacional no es excesiva, ello obliga a repartirla de tal manera que la mayoría viva mejor y la minoría peor. En otras palabras: que todos vamos con más humana igualdad.»

LA CULPA ES DEL FISCO

—¿Cuál es el mayor obstáculo con que se encuentra la iniciativa privada para la edificación de viviendas?

—se le pregunto recientemente al presidente del Consejo Superior de Cámaras de la Propiedad Urbana de España. Y el señor Muñiz Orellana contestó:

—El fiscal. La propiedad urbana se encuentra muy gravada, en proporción con otros sectores, por la Hacienda,Pública y las corporaciones locales.

Y ahora —añadimos nosotros— acaba de cerrarse, por razones de estabilización económica, la admisión de solicitudes pura construir viviendas del grupo primero de Renta Limitada.

Veremos qué pasa...

5 MILLONES SON POCOS

Son varias las ventajas del tipo da «sociedad limitada» sobre el de «sociedad anonima. Un mayor contacto entre los socios, entre éstos y los trabajadores, una estructura más adecúala para las empresas pequeñas y medianas y, sobre todo, para las cooperativas. Por esto interesa conservar esta clase de sociedades de responsabilidad limitada.

Pero resulta que la ley fija en cinco millones el limite máximo del capital para que las empresas puedan adoptar aquella forma social. Cuando sobrepasan los cinco millones forzosamente deben tener la forma de «S.A.» Este requisito hace que muchas no puedan constituirse como «S.L.» Cinco millones de pesetas como limite máximo quizá estaban bien cuando se aprobó ´a ley reguladora de estas sociedades, pero ahora cinco millones son muy pocos. Por esto, la moción que la Comisión de Justicia de las Cortes ha acordado presentír al Gobierno para que sea elevado hasta veinte millones nos parece muy oportuna y razonable.

Wifredo ESPINA

 

< Volver