La emigración obrera debe ajustarse a las normas vigentes     
 
 ABC.    31/08/1960.  Páginas: 2. Párrafos: 2. 

LA EMIGRACIÓN OBRERA DEBE AJUSTARSE A LAS NORMAS VIGENTES

La Oficina de Difusión del Ministerio de Trabajo nos envía, con ruego de publicación, la nota siguiente:

"Ante casos cíe trabajadores españoles que se trasladan a otros países sin la documentación que

proporciona el Instituto Español de Emigración y sin. la carta de trabajo que a la vista >ie aquélla expide

la Comisión correspondiente para la. ejecución de Convenios internacionales, conducta contraria a las

instrucciones oficiales y a las reiteradas advertencias publicadas en la Prensa nacional, cuya conducta

ocasiona casi siempre el que estos españoles queden desamparados y defraudados en sus esperanzas, es

preciso insistir en que debe rechazarse cualquier intervención de agentes reclutadores, denunciando los

actos de los mismos por infracción de los artículos 34 y 35 de la vigente ley de Emigración ante el

Servicio de Migración del Ministerio de Trabajo, Inspecciones Provinciales de Trabajo y agentes de la

autoridad en general. Los trabajadores batí >ie cursar sus solicitudes de emigración a través de las

Delegaciones Provinciales del Instituto Español de Emigración o en las Oficinas de Encuadramiento y

Colocación de la Organización Sindical. Al mismo tiempo se hace público, en evitación de comentarios

infundados que puedan desorientar a la opinión, que la emigración española en la actualidad es

completamente norma!, sin que la cifra total del número de emigrantes—Ultramar y Europa—sea

superior a la registrada en años anteriores. La celebración de Convenios sobre dicha materia,

instrucciones oficiales, ordenamiento jurídico y noticias frecuentes sobre expediciones de trabajadores al

extranjero no significa que se fomente Ja emigración, sino que se desarrolla normalmente regulada en

beneficio de los propios emigrantes. El Ministerio de Trabajo, mediante el Instituto Español de

Emigración, ordena y encauza oficialmente el fenómeno constante emigratorio, de acuerdo con las

normas más progresivas aceptadas internacionalmente, en evitación de los peligros, á veces de

consecuencias irreparables, propios de una emigración espontánea y clandestina, contraria a la dignidad y

a la libertad de trabajo que en todo momento ampara y regula el Estado español en beneficio 9e los

ciudadanos."

 

< Volver