Suárez se entrevistó con el presidente USA. 
 Carter: "Estoy muy orgulloso de lo que se ha hecho en España"     
 
 Arriba.    30/04/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

Nacional

Suárez se entrevistó con el Presidente USA

CÁRTER: «ESTOY MUY ORGULLOSO DE LO QUE SE HA HECHO EN ESPAÑA»

WASHINGTON. (Efe.]—El Presidente del Gobierno español, Adolfo Suárez,

remató ayer la jornada matinal de su estancia en Washington con una

entrevista en la Casa Blanca con el Presidente Cárter, que rebasó !e

rigidez de! protocolo para terminar como un encuentro entre amigos.

Suárez penetró en e! despacho ovalado de la Casa Blanca e tas 11,15

locales y salló de él setenta y cinco minutos más tarde, un cuarto de

hora más allá de lo previsto, enlazado del brazo con el Presidente

Cárter.

A pesar de que Cárter iba ya retrasado para asistir a una ceremonia en

la contigua rosaleda de la Casa Blanca, ni él ni Suárez parecían tener

mucha prisa por separarse y ambos hablaron con los periodistas.

«Todos nosotros admiramos el firme liderazgo del Rey y del Presidente

español y hacemos votos para que España tenga un futuro brillante»,

dijo Cárter a los periodistas después de asegurar que «se han

estrechado los lazos de amistad entre Estados Unidos y España».

Suárez, por su parte, declaró que la entrevista había sido muy cordial

y agradable, perfecta en todos los sentidos.

Cárter recibió a Suárez afirmando: «Estoy muy orgulloso de las cosas

que han hecho en España (el Rey y el Presidente del Gobierno).»

Cárter se expresó en castellano

El Presidente norteamericano se expresó en castellano y Suárez le

felicitó por su buen acento, aunque Cárter se excusó por su falta de

práctica del español.

Cuando el Presidente norteamericano celebra su centesimo día en la

Casa Blanca, éste preguntó a Suárez si pensaba presentarse a ganar

algún escaño en el nuevo Parlamento español.

Fue entonces cuando el Presidente del Gobierno confió: «Aún no lo he

hecho público, pero todo el mundo prácticamente sabe que me voy a

presentar a las elecciones.»

Otra frase del Presidente norteamericano dio pie al Presiden, te del

Gobierno español para, sin protocolo, invitar a los Cárter a España.

«A mi mujer le gustaría mucho ir a España, y a mí también», dijo

Cárter.

«Para nosotros sería un gran honor recibirles y el Rey teinírfa mucho

gusto en charlar con usted», contestó prontamente Suárez.

Una vez salidos los periodistas de estos primeros momentos de la

entrevista, ésta se prolongó hasta quince minutos con Cárter y Suárez

solos, asistidos de un intérprete.

Después, los respectivos séquitos se unieron a los dos estadistas y

la entrevista se prolongó una hora más, desbordando en un cuarto de

hora la extensión prevista.

En principio, según estaba programado, el Presidente Cárter debería

haber despedido -a Suárez a la puerta del despacho ovalado. En vez de

ello, le acompañó, lentamente, hasta su automóvil, ambos políticos

cogidos por el brazo y charlando con animación bajo el sol primaveral

de la mañana washingtoniana,

Contenido de la entrevista

En cuanto al contenido de la entrevista, un portavoz español reveló

que la conversación había servido para que las dos jóvenes

Administraciones se conozcan mejor y se informen mutuamente.

El tema de los derechos humanos, los aspectos políticos y militares

del tratado hispano-norteamericano, ´la cooperación en el terreno de

la energía y la situación política interior española y su evolución

fueron los principales temas de la conversación, dijo este portavoz.

El camino hacia la democracia en España es fundamental para la

seguridad y cooperación entre las democracias europeas, opinó Cárter,

según precisó el portavoz.

Este dijo que no se trató en ningún momento en la entrevista del tema

de los créditos a España. «De dinero, nada», dijo expresivamente.

Cárter estuvo acompañado en la entrevista por el vicepresidente

Móndale, el embajador en España, Stabler, y su asesor especial para

asuntos de seguridad nacional, Bgniew Brzezinski.

Acompañaron a Suárez el Ministro de Asuntos Exteriores. Marcelino

Oreja; el embajador Rovira y los altos funcionarios.

Antes, Suárez había recibido, en su residencia oficial de «Blair

House», al vicepresidente de la Westinghouse y a Arthur Goldberg,

dirigente del congreso judío norteamericano, que ya fue recibido por el

Rey en su visita oficial del pasado año.

También vio Suárez, antes de trasladarse a la Casa Blanca, al

secretario de Estado norteamericano, Cyrus Vanee, al que acompañaba un

alto funcionario de su departamento.

El Presidente del Gobierno español almorzó a continuación en la

residencia del vicepresidente norteamericano, en compañía de este

último y de Brzezinski y los presidentes de los comités de Relaciones

Exteriores de la Cámara de Representantes y del Senado, congresista

Clement Zablocky y senador John Sparkman, respectivamente.

 

< Volver