Autor: Sahagún, Felipe. 
 Prefieren que gane el centro. 
 Los financieros norteamericanos, dispuestos a ayudar a España     
 
 Informaciones.    28/04/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

PREFIEREN QUE GANE EL CENTRO

Los financieros norteamericanos, dispuestos a ayudar a España

Por Felipe SAHAGUN

NUEVA YORK, 28.

EL presidente del Gobierno español, don Adolfo Suárez, pidió ayer a los banqueros y financieros

norteamericanos que ayuden a España a completar su reforma democrática y les aseguró que no existen

problemas políticos importantes para no seguir inviniendo en nuestro país.

A las once y cuarto de la mañana, el primer ministro español recibió en audiencia, en sus habitaciones del

Wal-dorí Asteria, de Nueva York, al presidente del First National City Bank, Walter Bige-low Wríston, a

quien expresó la «onfianza del Gobierno español en el proceso democrático y el deseo de que los

hombres de negocios norteamericanos respondan a esa confianza.

En una reunión de unos cuarenta y cinco minutos, los señores Suárez y Wriston discutieron la situación

política y económica de nuestro país y los problemas inmediatos más importantes para los Inversores

norteamericanos: la devaluación de la peseta y la necesidad española de nuevos préstamos. Un portavoz

de la delegación española consideró muy probable que tratasen también la posibilidad de que el City

Bank abra una agencia en España.

Aunque loa representantes españoles y los industriales norteamericanos se han negado a confirmar la

petición española de un nuevo préstamo de mil millones de dólares de un consorcio de Bancos

internacionales —similar al recibido por nuestro país en agosto del año pasado—, ambas partes

declararon que se habla hablado de la «necesidad española de nuevas ayudas».

El señor Wriston destacó el valor de España en el mercado financiero mundial, y expresó su admiración y

sorpresa por los grandes progresos habidos en España en los últimos meses. En la actualidad, las

empresas norteamericanas tienen Invertidos en ESspaña 2.000 millones de dólares. La deuda exterior

española para finales de 1977 se calcula entre los 12.000 y los 16.000 millones de dólares, gran parte de

ella a Estados unidos.

Después de la ratificación de los pactos internacionales en la O.N.U. y un- almuerzo con el secretario

general, Kurt Waldheim, Suárez visitó la revista «Time», y desde allí regresó al hotel para ofrecer un

«coctel» a 40 banqueros y dirigentes de empresas norteamericanas.

Entre los asistentes se encontraban los presidentes de la I.B.M., de Westlnghouse. de Babcok Wilcox, de

Loews, de la US. Steel, de Mobil Oil, de Pepsico, de la Dow Chemical, rel Bank of America, de la I.T.T.,

de Firestone, del Chemical Bank y algunos más. Al término de la reunión, Frank Sita, presidente de

Allied Chemical, declaró que «le había convencido él señor Suárez» y que su empresa empezarla a

trabajar muy pronto en exploraciones de petróleo en las costas de Tarragona y en exploraciones, de gas

junto con la compañía Rio Tinto— en los Pirineos.

INVERSIONES

Otros empresarios norteamericanos, que pidieron no ser identificados, afirmaron sus propósitos de

reanudar las inversiones en España si la situación política se mantiene estable. El señor Suárez discutió

con los empresarios americanos el tema de la devaluación de la peseta, pero no hubo comentarios

oficiales sobre «1 asunto. Los norteamericanos, no obstante, esperan una devaluación inmediatamente

después de las elecciones de un 15 por 100 aproximadamente.

Aunque los empresarios y banqueros estadounidenses prefirieron no expresar su apoyo claro a uno u otro

candidato español en las elecciones, de nuestras conversaciones con varios de ellos deducimos que les

sería muy rentable el Ingreso de España en el Mercado Común, y que, dada la situación de las fuerzas

políticas españolas en estos momentos, la forma más fácil de ingresar seria con un Gobierno de centro.

En general, los dirigentes estadounidenses expresaron simpatía por don Adolfo Suárez, y le ven como una

garantía para BUS intereses. En cuanto a la ayuda económica, le prometieron su apoyo, pero aplazaron

yapa, respuesta concreta hasta después de las elecciones generales del 15 de junio.

28 de abril de 1977

INFORMACIONES

 

< Volver