Autor: Serna Arenillas, Víctor de la (VICENTE SALANER). 
 El viaje de Suárez culminó con la entrevista con Carter. 
 Apoyo incondicional norteamericano al proceso político español     
 
 Informaciones.    30/04/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

EL VIAJE DE SUAREZ CULMINO CON LA ENTREVISTA CON CÁRTER

APOYO INCONDICIONAL NORTEAMERICANO AL PROCESO POLÍTICO ESPAÑOL

Por V. de la SERNA (Enviado especial de INFORMACIONES.)

WASHINGTON, 30.

UNA entrevista con el Presidente Cárter, muy cordial y bastante más larga de lo previsto, en la que "no se

habló de perras para nada» —en palabras de un portavoz español—, fue ayer el colofón del viaje de don

Adolfo Suárez a América. El presidente del Gobierno español ha regresado esta mañana a Madrid.

La entrevista en el Oval Office de la Casa Blanca estuvo rodeada de escasa pompa protocolaria, como

todos ios actos de esta etapa estadounidense, que ha tenido muy poco eco público (unas pocas lineas en

algún periódico, a lo sumo, aunque hoy será mayor la atención que se preste al señor Suárez, tras la

entrevista y la rueda de Prensa de ayer con los periodistas americanos y españoles).

Mientras se saludaban ante los «flashes» de los fotógrafos, el señor Cárter dijo, en inglés: «Estamos muy

orgullosos de lo .que están haciendo en España.» Los dos hombres prosiguieron en castellano, lengua que

el Presidente Cárter, entre sonrisas de excusa («no tengo ocasión de practicarlo») habla lentamente, pero

bastante mejor de lo une se esperaba. Durante ese intercambio en castellano, el señor Suárez confirmó al

Presidente. Cárter su intención de tomar parte en las elecciones: «Lo voy a anunciar a mi regreso, pero ya

lo saben todos», afirmó.

«A mi esposa 1« gustaría mucho visitar España, y a mí, también», le dijo a su huésped el Presidente

norteamericano, a lo que el señor Suárez respondió inmediatamente: «Sería para nosotros un gran honor y

un gran placer. El Rey estaría encantado de recibirle y de charlar con usted.»,

UNA LARGA ENTREVISTA

Durante media hora --quince minutos más de lo previsto— se entrevistaron a solas los dos estadistas, y

después continuaron acompañados de sus consejeros, encabezados por parte americana por Zbigniew

Brzezinski, asesor en temas de Defensa, y por parte española, por don Marcelino Oreja, ministro de

Asuntos Exteriores. En total, la entrevista duró cerca de hora y cuarto.

« temas- tratador según un portavoz español, no incluyeron para nada la concesión de créditos especiales

a España. Se habló de cuestiones económicas, pero sólo en el marco de lo ya previsto en los tratados entre

ambos países. También en cuestiones de seguridad. «Se trató de lo previsto en los tratados», pero el

portavoz no precisó si se trató de las bases militares y de la posible prórroga en el uso de la de Rota por

los submarinos atómicos, que en principio debe terminar en 1979.

Otra cuestión delicada entre ambos países, la de la energía —con el control americano sobre el plutonio

residual de las centrales nucleares, que puede paralizarlas en España— fue también tratada, pero él

portavoz evitó cuidadosamente dar detalles del tema. Sólo dijo que «hablaron de cooperación en la

energía».

Los derechos humanos, como principio rector de las relaciones internacionales, también fueron tema de

conversación, y, al parecer, con total acuerdo, entre los señores Suárez y cárter, que también discutieron

con cierto detalle sobre Iberoamérica y del Cercano Oriente.

El tono admirativo y cordial que el señor Cárter ha empleado constantemente para con su huésped queda

patente con estas palabras que dijo en el momento de la despedida en el jardín de la Casa Blanca, bajo un

cielo radiante: «Tengo un nuevo e íntimo amigo. Todo el mundo ha ido adquiriendo una gran admiración

por el fuerte liderazgo del presidente y del Rey de España. El giro espa-ñol hacia la libertad y la

democracia ha sido brillante, y con mucho más éxito del que esperabamos. Estamos muy complacidos de

la oportunidad de compartir el maravilloso futuro del pueblo español.»

Por su parte, el señor Suárez definió la entrevista como «extraordinariamente satisfactoria». Fuentes

oficiosas españolas han hecho la siguiente interpretación del significado de la entrevista: «Es una nueva

Administración americana, con un importantísimo "partner" en España. Era necesario el contacto personal

entre sus dirigentes.» Precisan las fuentes que Cárter afirmó que la democratización española es

«esencial» para la defensa de´la democracia occidental.

El señor Suárez recibió también ayer a Arthur Goldberg, ex embajador americano en la O.N.U. y

dirigente de altas organizaciones judías en este país, que también visitó el ario pasado al Rey en

Washington. Visitaron también al primer ministro español en su residencia oficial los ministros

americanos de Relaciones Exteriores, del Tesoro (Hacienda) y de Defensa, señores Vanee, Blumenthal y

Brown.

INFORMACIONES

30 de abril de 1977

ESPAÑA

 

< Volver