Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   El espaldarazo     
 
 Informaciones.    30/04/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

EL ESPALDARAZO

Por Abel HERNÁNDEZ

EL Presidente Cárter ha dado su espaldarazo político al presidente Suárez, quien vuelve de Washington

dispuesto a anunciar su candidatura para el Congreso de diputados. Ser el candidato de la Casa Blanca es

indudablemente una garantía de éxito. Todo indica que el primer ministro español ha recibido seguridades

de la Administración Cárter de que, si el resultado de las urnas le favorece, como se espera, habrá ayuda

concreta norteamericana para sacar a flote la economía española. Sin estabilidad económica no puede

cimentarse la democracia.

El problema está en que algunos poderosos sectores españoles miran con cierto recelo la «operación

capital americano» y la instalación en España de la gran Banca americana. Se trataría de una competencia

demasiado fuerte para el capital español. Si los grandes banqueros U.S.A. acuden a España, no lo hacen

por romanticismo democrático, sino por interés. Es obvio que se pidan contrapartidas. El presidente

Suárez ha tenido buen cuidado en puntualizar que no ha ido a Estados Unidos a pedir ayuda.

En cualquier caso, el presidente Suárez y su candidatura al frente del centro ampliado (parece que ios tres

principales adelantados son los señores Calvo Sotelo, Mayor Zaragoza y Osorio) está levantando recelos

en algunos círculos. A pesar de todo, se va -a aceptar como mal menor para salir del atolladero, aunque

no se ocultan los riesgos de la operación. Se espera con sumo interés la alocución radiotelevisada del

presidente, que posiblemente grabará hoy mismo. Es posible que se disipen las dudas y que ceda el

malestar.

El primer ministro ha ido desvelando sus intenciones durante su viaje a América: se presenta porque el

centro está desvertebrado y hay que evitar que las elecciones las ganen los extremos; se pretende

conseguir una mayoría parlamentaria amplia de las fuerzas democráticas de la moderación para hacer

frente inmediatamente a los graves problemas coyunturales y elaborar una nueva constitución, una ley de

regiones y la reforma fiscal; las Cortes serán definitivamente constituyentes, y el Gobierno que resulte de

las elecciones será de amplia base; es decir, fiel reflejo de lo que va a salir de las urnas. Hay un dato que

no conviene olvidar: el presidente Suárez no habría decidido saltar a la arena electoral sin el beneplácito

del Rey.

INFORMACIONES

 

< Volver