Autor: Camarero, Julio. 
   Hoy, "cumbre" Carter-Suárez  :   
 "Sin rupturas ni aventuras". 
 Pueblo.    29/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 36. 

HOY, "CUMBRE" CARTER-SUAREZ "SIN RUPTURAS NI AVENTURAS"

Dentro de la importancia que cabe conceder al viaje del presidente Suárez a los Estados Unidos, hoy es el

día clave. Las puertas de la Casa Blanca se abrirán, por vez primera, a un presidente del Gobierno

español, esta tarde —mediodía en los Estados Unidos—, y Suárez almorzará, una vez terminada su

entrevista con Cárter, con el vicepresidente norteamericano, Walter Móndale.

Adelantándose a Suárez, el «New York Times» argumentaba ayer en su editorial que el Gobierno español

necesitaba en estos momentos la «ayuda y aliento* del Presidente Cárter, porque «los demonios

familiares* del antiguo régimen siguen acechando para poner frenos a la evolución política.

En círculos de la comitiva que acompaña a Suárez se ha hecho hincapié en que el presidente del Gobierno

español no va a hacer peticiones concretas al norteamericano; simplemente, se dice, le explicará la actual

situación política española y le pondrá en antecedentes de las dificultades que se avecinan.

Después de la entrevista con Cárter, que se espera termine alrededor de las seis, hora española, y tras el

almuerzo con el vicepresidente Móndale. Suárez se entrevistará con los congresistas más directamente

implicados en la política exterior U. S. A., para, más tarde, visitar la sede de la Organización de Estados

Americanos, donde mantendrá una conversación con el presidente del Consejo Permanente, embajador

Juan Carlos Gómez Pradilla. de Colombia.

Por la tarde, el presidente Suárez tiene prevista una conferencia de Prensa en el Club Nacional de Prensa,

prueba definitiva en la que el «premier* español se someterá, a lo que se espera sea un nutrido

interrogatorio, ya que el tema español viene ocupando los más importantes espacios en los medio» de

información norteamericanos durante -»s ú»-íimos metes. Este será el último acto de su pwtfala

americano. Despues regresará a Madrid, cuya llegada está prevista pora los primeras horas de mañana,

sábado.

Se ha sabido por otra parte, en torno a la visita del presidente a fas Naciones Unidas y con respecto al

clima de nuestras relaciones, el mismo portavoz señaló que, despulí de una serie de años en los que 1/a

presencia de funcional»* españoles en el organismo era limitada, cuantitativa y cualitativamente, el

secretario general Waldheim ha ofrecido a España el puesto de primer jefe de protocolo de la O. N. U.

El cargo estaba vacante. Y anteriormente, lo había desempeñado un turco.

NUEVA YORK. (PUEBLO, de nuestro enviado especial, Julio CAMARERO.)

El discurso del presidente del Gobierno español, Adolfo Suárez, en el banquete organizado por la Cámara

de Comercio Hispano-Norte-americana, ha causado un gran impacto entre los numerosos comensales.

Una cerrada ovación, con todo el mundo en pie, ha coronado, durante largos instantes, las palabras del

primer ministro, quien ya había sido aplaudido* espontáneamente a su llegada.

En términos generales, vino a decir que España seguía con las puertas abiertas, de par en par, para las

multinacionales U. S. A. que a través de nuestra Península pretendan abrir nuevas vías de

comercialización. ´ Considerando la generosa oferta, habría que reconsiderar la versión oficial del

portavoz presidencia que negaba ayer rotundamente es su reunión con los pérto» distas, que Adolfo

Suárez hubiera abordado el tema de cantidad concreta alguna en torno a la petición de créditos, tanto más

cuanto que, por otro lado, parecen haberse filtrado noticias oficiosas en el sentido de que podía haber

obtenido los mil millones de dólares de que se venía hablando, precisamente, en su entrevista con los

banqueros.

De todas formas, y ante la realidad de su candidatura, resulta inevitable que informaciones que en otras

circunstancias se producirían con mayor coherencia, queden afectadas por ciertas valoraciones en orden a

una típica estrategia de propaganda electoral.

Con esto no pretendo, en modo alguno, restarle categoría, importancia ni siquiera merecimientos a la

figura de Adolfo Suárez, que está cumpliendo su rol admirablemente. Pero es indudable que si p u d i

éramos contemplarle sólo como presidente del Gobierno español y consiguiéramos abstraemos de que

también, o más que nada, es un candidato en plena campaña, tal vez sus más directos colaboradores, en

especial los que tienen asignada la difícil tarea de dar la cara ante los, medios informativos, podrían

cumplir mejor su misión. Y asi, unos y otros, sabríamos a qué atenernos.

Volviendo al tema clave de los millones, es obvio que los banqueros, hoy por hoy, y hasta tanto no se

dilucide la incógnita del 15 de junio y transcurra el prudente tiempo de rodaje del nuevo Gobierno, sea el

que sea, todo lo que pueden haber ofrecido son sólo promesas. Que es también lo único que puede

ofrecer, a su vez, a cambio Adolfo Suarez.

Desde luego, por promesas no ha de quedar, Es obvie que el presidente va a volver de los Estado» Unidos

con la manos llenas de futuro.

DISCURSO DE SUÁREZ

El señor Suárez presentó un exhaustivo resumen de la realidad de la situación económica y de sus

antecedentes, implicado todo ello en el proceso de reforma política. Ofreció explicación de las medidas

decretadas por el Gobierno, y añadió:

«Todas estas medidas, así como otras que favorecen la financiación de las exportaciones por el sistema

crediticio privado, aspiran a reducir en aproximadamente un 10 por 100 el déficit por cuenta de renta,

para que se sitúe alrededor de los 4.000 millones de dólares. Son previsibles, por otra parte, un aumento

de las ventas de bienes y servicios, de los ingresos por transferencias y una cierta moderación en las

compra» de «nidos en el exterior.

Es evidente que aún es pronto para conocer la reacción de 1» economía española ante tales medidas. No

creo, sin embargo, pecar de optimista si les aseguro que el comportamiento de los números índices

durante el primer trimestre del año en curto es esperanzador, reflejando una cierta recuperación. En

efecto, la demanda de bienes de consumo e intermedios ha registrado una clara tendencia a la mejoría, y

la producción industrial ha mostrado incrementos considerables, que le han permitido alejarse de la zona

critica y el nivel de desempleo, que se situaba al cerrar el año 1976 en un 4 por 100 de la población

activa, refleja hoy una clara tendencia a la saturación del crecimiento del paro. Al mismo tiempo, loa

datos de comercio exterior del primer trimestre indican un índice de cobertura de nuestras importaciones

por nuestras exportaciones de un 61 por 100, frente a un 48 por 100 en 1975 y un 55,2 por 100 en 1976.

Por todo ello, cabe ser optimista en cuanto a las posibilidades de alcanzar un 3,3 por 100 de aumento del

producto interior bruto en 1977, frente a un 2 por 100 en 1976 y un 0,8 por 100 en 1975.

La economía española, inserta fundamentalmente en las coordenadas de la economía occidental,

contempla con esperancador optimismo los •irnos de reactivación perceptible» hoy en día en Occidente.

Lugar muy preferente entre nuestros socios comerciales lo HfiHpH lo» Estados Unido» m efecto. Estado»

Unidos se sitúa tradicionalmente en el primer puesto de la lista de proveedores de España, oscilando

nuestras compras en el mercado americano entre el 13 y el 19 por 100 del total importado por mi país. En

contrapartida, Estados Unidos ocupa el primer puesto en la lista de clientes de España, aunque las

compras americanas de productos españoles oscilan entre el 0,8 y el 1,12 por 100 del total importado por

su país, situándose España entre los puestos 16 y 21 en la lista de proveedores a Estados Unidos. Estas

cifras nos indican que la balanza comercial entre ambos países es muy desfavorable para1 España, como

refleja el coeficiente de cobertura, que si en 1971 fue del 88 por 100, ha ido descendiendo hasta situarse

en 1976 en un 36 por 100.

España ha sido y es un magnífico cliente de la producción americana. Ustedes, que representan sectores

comerciales financieros o industriales interesados en las relaciones económicas con mi país, son sin duda

conscientes de que los buenos clientes merecen un cuidado especial, con el fin de que continúen siéndolo.

Pienso que de dos maneras distintas se puede cooperar a tal fin.

LAS RELACIONES CON LOS ESTADOS UNIDOS

En primer lugar, y a partir de 1974, hemos observado que las autoridades americanas han comenzado a

abrir investigaciones que, en varios casos, han concluido con la imposición de derechos compensatorios a

casi un 35 por 100 de la totalidad de nuestras exportaciones a Estados Unidos. Tales derechos penalizan

nuestras exportaciones y contribuyen a agravar el déficit comercial español. España, por su parte, no ha

impuesto ninguna limitación a las fuerzas que determinan libremente las corrientes comerciales. Por ello

somos particularmente sensibles a las dificultades que las autoridades americanas han Impuesto a nuestra

exportación a Estados Unidos.

Pues bien: ustedes pueden ayudar a crear un estado de opinión sobre los perjuicios que tales prácticas

suponen para la economía española.

De otro modo, también pueden ustedes ayudar a la economía esnafiola en estos momentos de transición

política en el sector de las Inversiones. El Gobierno de 1» Monarquía está emneftedo en el

establecimiento de na «tatema democrático en España. Por ello, en estes momento» somos

particularmente sensibles a la confianza en nuestro futuro político que representan las inversiones de

capital extranjero.

De modo desapasionado y objetivo trataré de resumir las razones por las que creo que la inversión

extranjera en España puede ser muy interesante.

En primer lugar, España, considerada como la décima potencia industrial del mundo, dispone de un

amplio y diversificado abanico de industrias auxiliares capaces de producir cualquier componente para

una industria sofisticada. Como ejemplo les mencionaré la reciente inversión de 800 millones de dólares

de la Ford Motor Company, que creará 9.000 nuevos puestos de trabajo y producirá 350.000 automóviles

anuales. Pues bien: la Ford ha encontrado 44 suministradores españoles que producen desde pistones a

bombas de inyección de fuel hasta cajas de cambio.

En segundo término, España, independientemente de que constituye un mercado atractivo por sí misma,

representa una puerta de entrada hacia Europa, África y Sudamérica. Con respecto a Europa, él 40 por

100 de nuestro comercio está dirigido hacia la, Comunidad Económica Europea, dato éste importante y

poco conocido, sobrepasando al Japón a e»te respecto y siendo sólo superados por los Estados Unidos

corno socio comercial del Mercado Común. No es aventurado suponer que después de las próximas

elecciones en mi país nuestra petición de entrada será aceptada en un período razonablemente breve.

En cuanto a Sudamérica, la común herencia cultaral e identidad de lengua permite a las industrias

establecidas en España evitar la desconfianza y especial sensibilidad que despiertan a veces las

inversiones de terceros países. Alero similar ocurre en el Medio Oriente, dada la tradicional amistad

española con el mundo árabe.

En tercer y último plano, España cuenta con una fuerza laboral capaz y eficiente, que en un 23 por 100

está dedicada a actividades agrícolas, y en un 5 por 100, infrautili-zada con relación a los demás países de

la O. C. D. E., lo qne indica una gran reserva laboral.

En base a esta serie de razones es fácil comprender las masivas afluencias de capital extranjero a España,

qne han sobrepasado los 5.000 millones de dólares en los últimos* quince años, de los cuales la mitad,

aproximadamente, americanos.

En 197 las inversiones extranjeras disminuyeron en España por el doble efecto de la crisis económica

mundial y la actitud de espera ante la situación de cambio político en mi país. Las inversiones americanas

descendieron al tercer lucrar de la escala, después de las suizas y alemanas, representando un 14,7 por

100 del total.

Creo, a este respecto, no pecar de excesivo optimismo ni afirmar que los catastrofistas que auguraban

violentas conmociones en España hnre tan sólo linos meses están hoy enmudecidos, y qne el proceso de

transición y reforma de mi país, en nlena marcha, se está realizando sin rupturas ni aventuras, a un ritmo

de apresurado sosiego y dentro de unas pautas de ordenada convivencia que convierten la experiencia

española del cambio en un modelo sin dada único.»

"Los buenos clientes, como España, merecen un cuidado especial, con el fin de que continúen siéndolo"

Ovacionado discurso del presidente del Gobierno español en 1% Cámara de Comercio Hispano

Norteamericana.

Se está realizando el proceso español de transición y reforma política

29 de abril de 1977

PUEBLO

 

< Volver