Autor: Arroitia-Jáuregui, Marcelo. 
   Del viaje y de otros asuntos     
 
 El Alcázar.    29/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Crítica de televisión

DEL VIAJE Y DE OTROS ASUNTOS

POR supuesto, yo no digo que el viaje de don Adolfo Suárez a Méjico y a ¡os Estallos Unidos tengan

carácter de propaganda electoral. Dios me libre. Lo que si tengo que decir es que ¡os servicios

informativos de RTVE le están dando ese carácter, no sé si abusivamente, no sé si equivocadamente, no

sé si intencionadamente. Y que, más que información sobre ese viaje, de ese viaje, están sirviendo

incienso para ese viaje, insisto que de una manera televisivamente torpe, como ya señalaba en mis notas

de ayer. Reitero que no se pueden hacer afirmaciones estentóreas en las locuciones, si no hay ´material

filmado que las respalde. La noche del martes, desde Méjico, y sin ningún respaldo de imagen, un

cronista volvió a elevarse a las cumbres del ditirambo al afirmar qué" nunca un político hispánico había

sido recibido tan multitudinariamente como lo estaba siendo don Adolfo Suárez en la nación mejicana.

La información filmada que acompañó a la escalofriante afirmación tenia ¡os ¡imites de unos salones

grandes, pero limitados. Y Jio es por presumir de recordador, pero sí he de sacar a relucir, por mor de la

verdad sencillamente, el recibimiento que Madrid le hizo a Eva Duarte de Perón, que tenia toda la

representación profundamente política y ninguna en razón de cargo, recibimiento del que seguro que hay

constancia en los archivos de RTVE, del que hay constancia en ¡os archivos dr NODO, y que, sin ir más

lejos, figura entre las imágenes de la película "Canciones para después de una guerra".

Aparte de ditirámbica, la información del viaje de don Adolfo Suárez está siendo escasa y torpe, tal vez

porque todo indica que apunta más hacia la campaña electoral posible del presidente, que hacia la

información que merece "España de un viaje de su presidente del Gobierno a países de importancia y de

peso, viaje del que hay que esperar que traiga algo más importante, colectivamente, que su candidatura

electoral. En ese sentido, todo se consume hasta ahora en el agotador tópico —agotador por lo reiterado

del "reencuentro", mientras la propia información facilitada le resta valor a fe/ concepto. Porque el

reencuentro de Méjico y España ha sido a nivel oficial, exclusivamente.

En otros niveles, la separación se superó ya en 1939. España estuvo siempre abierta a los mejicanos y a lo

mejicano, y, por supuesto, Méjico abierto a los españoles y a lo español. Precisamente ¡as entrevistas

hechas en la Embajada de España, con motivo de una recepción del presidente a los españoles residentes

en Méjico, fueron una demostración de esto que digo. Suele olvidarse, incluso, que en los años en que

llegaban a Méjico ¡os que allí llamaron los refugiados llegaron también españoles que no buscaban

refugio sino que continuaban una tradición emigratoria. Uno tiene amigos y parientes que residen en

Méjico, que se fueron allí en 1940, al ser licenciados del Ejército nacional y tras haber figurado, en algún

caso, en tropas de élite, como pueda ser la famosa "Jarka" ovetense.

Incluso Javier Basüui, que es un reportero acreditado, eficaz y veterano en .RTVE, adopta unos modos de

novato al servir la información mejicana, y parece que no sabe qué hacer con las manos cuando está

sentado ante una mesa.

Por supuesto, el martes hubo más cosas en RTVE. Por ejemplo, un nuevo capítulo de "Las viudas", que

fue una cumbre de gárrula palabrería sin la más mínima acción como soporte, y en que, para demostrar

que ¡as desgracias nunca vienen solas, incluso habían doblado a un actor tan conocido y apreciado contó

Fernando Delgado, acaso en un afán de sorprender a los sufridos telespectadores. La aparición final de

Madame Curie puso una hilarante en el panorama de tedio.

En el "pogromo" también hubo alusión a Méjico, a cuenta de una cantante rotundamente vulgar llamada

Sania Fausto, que se remontó a la prehistoria en la busca de repertorio y nos obsequió con ¡as novedades

de "La malagueña" y "Ay, Jalisco, no te rajes". Pero, en conjunto, el espacio tuvo carácter de "herencia

del franquismo", pudiéramos decir, con esas ´canciones de los años 40, Conchita Bautista con su estilo de

los años 50, y hasta un conjunto extranjero que ofreció una versión de "Black is Black", o sea el "hit"

musical del franquismo de ¡os años 60. Reciente, ¡o que se dice contemporáneo, no estuvo más que

Miguel Bosé, demostrando sus posibilidades como chico de conjunto, y, en contraste con lo anterior,

permitiendo al personal afiliarse urgentemente —si se elegía el camino que se apartase del lógico

exabrupto— al programa de don Jorge Manrique. Fue terrible, terrible.

Marcelo ARROITA-JAUREGUI

 

< Volver