"No deseo continuar en la presidencia, si no obtengo el respaldo necesario"  :   
 (Adolfo Suárez al director de Europa Press). 
 Hoja del Lunes.    13/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

"NO DESEO CONTINUAR EN LA PRESIDENCIA, SI NO OBTENGO EL RESPALDO

NECESARIO"

(ADOLFO SUAREZ AL DIRECTOR DE EUROPA PRESS)

"Los once meses al frente del Gobierno han sido una carrera de obstáculos"

"Se me encargó una misión y creo que la he cumplido"

"Es indudable que los resultados de las elecciones influirán decisivamente en mi permanencia o no al

frente del Gobierno. Es cierto también que con arreglo a la legalidad vigente, y en tanto no se modifique,

yo puedo continuar como presidente. Pero también es evidente que yo. no deseo continuar en la

Presidencia si no obtengo «i respaldo necesario para poder gobernar con eficacia. Yo voy a las elecciones

voluntariamente, pero consciente del riesgo que he aceptado"—ha manifestado el presidente del Gobierno

y candidato a diputado por Madrid de Unión de Centro Democrático, don Adolfo Suárez, en unas

declaraciones, lag primeras a la prensa española, hechas al director de Europa Press, Antonio Herrero

Losada.

"Los once meses vividos al frente del Gobierno han sido prácticamente una carrera de obstáculos. Pienso

que para un gobernante el problema más difícil es siempre el que tiene encima de la mesa, y no el que ha

solucionado, por grande* que hayan sido las resistencias. Una política nueva como laque emprendimos

tenía, por fuerza, que suscitar resistencias de la» estructura» que estaban más afianzadas, aunque sólo

fuera por la fuerza de la costumbre. Frente a ello hay una gran realidad final: cuando los problema» y las

soluciones han «ido explicados he encontrado la máxima comprensión, y el país. en general, ha

demostrado su identificación con los propósitos del Gobierno. Si esta identificación hubiera fallado, sí

que hubiéramos tenido una gran resistencia. Tan grande, que hubiera hecho imposible terminar el

proceso"—ha explicado.

EL NUEVO GOBIERNO

Respecto ai período predemocrático que culminaré el día d« las elecciones, ha dicho el presidente Suárez

que la transición hacia la democracia no termina, lógicamente, e-n las elecciones, sino que con ellas

comienza Un nuevo capitulo. Sólo cuando esté redactada una nueva constitución elaborada por todos los

partidos que tengan representación en Cortes; sólo cuando hayamos encauzado definitivamente la

solución del problema regional; sólo cuando estén consolidadas todas las libertades: sólo cuando se hayan

consolidado los hábitos de la convivencia y el respeto mutuo, habremos consolidado también U

democracia.

Sobre la formación del próximo Gobierno, ha explicada qu« dependerá, igual que su permanecen oe

alguna forma con las elecciones, y que Unión d« Centro Democrático tiene un buen programa de

Gobierno, que van a tratar de cximplir. "Los hombres serán los que resulten má* idóneos para esa tarea, y

serán, por supuesto, aquellos que cometen de alguna forma con las representaciones existentes en las

Cortes para que sea posible gobernar con eficacia."

REFORMA FISCAL

Por lo que se refiere 9 la situación económica, "el problema es, efectivamente, preocupante, pero se divisa

J» salida del túnel. No podemos caer en la demagogia propia de los períodos preelectorales. Se abusa, por

ejemplo, del argumento del endeudamiento exterior, y yo debo puntualizar que España es de los países

industriales menos endeudados".

"La reforma fiscal—señala el presidente Suárez—figura en el programa de la coalición que encabezo

como uno de los objetivos prioritarios. Le diría Incluso más: la entiendo como una parte d* la transición

política, y es, desde luego, el único instrumento válido para conseguir un adecuado equipamiem to social,

un sector público Importante por si mismo j una debida atención a las necesidades sociales del país-

No voy a caer en la demagogia de decirle que España tiene que de* jar de ser un paraíso fiscal, pero la

necesidad de que cada uno de los ciudadanos contribuya con arreglo a sus rentas, sin posible escapatoria,

eji un principio de mínima Justicia distributiva." En cuanto a la reforma agraria, más que proceder a un

reparto de la tierra, piensa que es más urgente proceder a su racionalización, expropiar, desde luego, la

tierra productiva no explotada y potenciar aquella que está siendo rentable a los empresarios y a los

intereses generales del país.

EL PROBLEMA REGIONAL

Con la política exterior, precisamente, sl de algo podemos sentirnos satisfechos es de haber abierto

nuestras fronteras, de haber normalizado nuestras relaciones con casi todo el mundo y de haber

alumbrado toda una posibilidad de protagonismo, de acuerdo con el peso d* España en el marco

internado» nal".

El presidente Suárez estima que con ei problema regional ocurre lo que con muchas otras cuestiones: que

la nueva dinámica política hace que aparezcan como nuevos problemas arrastrados de antiguo. La unidad

de España no está en peligro. Cree, en cambio, que lo estaría si continuase el desconocimiento del hecho

regional. En cuanto a muchos de los grandes problemas que afectan a la vida nacional, "algunos han

tenido que esperar a las elecciones. Pero no por comodidad, sino por realismo; no por aplazar, sino por la

evidente necesidad de contar con interlocutores con legitimidad democrática y probado respaldo popular".

"ACEPTARE DE NUEVO"

La credibilidad de unas elecciones "no se mide solamente por las personas que concurren, aun teniendo en

cuenta las peculiaridades de estos comicios, sino por el sistema de garantías jurídicas en que se asientan".

Finalmente, comenta el presidente Suárez: "Hoy, al mirar atrás, al ver que cuando menos esa literatura

catastrófica se cambió por la del optimismo, no le puedo decir más que esto: que volvería a aceptar el

cargo. T aunque ahora mismo no tenemos tampoco por delante ningún camino de rosas, lo aceptaré de

nuevo si cuento con el debido respaldo popular para iniciar una nueva andadura d» logros más concretos.

Se me encargó una misión y creo que la he cumplido."

 

< Volver