Clausuradas las jornadas de derecho del consumo. 
 Señor Lavilla: "Hay que impulsar la carta de protección del consumidor"     
 
 Informaciones.    23/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

CLAUSURADAS LAS JORNADAS DE DERECHO DEL CONSUMO

Señor Lavilla: «Hay que impulsar la carta de protección del consumidor»

MADRID, 23 (Resumen de agencias).

El Derecho español está necesitado de una revisión pro- funda, inspirada en uan más sustantiva y

preferente consideración del sujeto consumidor en cuanto tal», ha dicho el ministro de Justicia, don

Landelino Lavilla Alsina, en la clausura de las 1 Jornadas de Derecho del Consumo celebradas el sábado.

Acompañaba al ministro de Justicia el de Comercio, señor Lladó, asi como el presidente del Tribunal

Supremo, don Valentín Silva Melero; el subsecretario de Mercado Interior, señor Dal-Re, y el presidente

de la Organización de Consumidores y Usuarios (O.C.U.), don Antonio García-Pablos, organización que

ha promovido estas jornadas.

El ministro de Justicia señaló como punto de partida para la labor legislativa que es necesario impulsar la

carta de protección al consumidor, formulada por la Asamblea Consultiva del Consejo de Europa, y que

ha sido objeto ya de expresión legislativa en numerosos países, con los siguientes aspectos:

— Derecho de los consumidores a la protección y a la asistencia, que el Estado deberá prestar

fundamentalmente a las clases económica y socialmente más desfavorecidas.

— Derecho a la reparación de daños, que exige que se arbitren procedimientos de actuación judicial y

administrativa eficaces en todo el supuesto de fraude y engaño.

— Derecho de los consumidores a la información para que todo comprador pueda conocer

suficientemente las características de calidad, etc., de los productos que adquiere.

— Derecho de los consumidores a la educación, asegurando desde la edad escolar una formación

adecuada en materia de consumo.

— Y derecho a la representación y a la consulta, promoviendo y apoyando organizaciones de

consumidores.

«Para proyectar esos principios básicos sobre nuestro ordenamiento e instrumentar las mejores fórmulas

legales es necesario —concluyó el señor Lavilia— no sólo el esfuerzo de técnicos y especialistas en la

materia, sirio también la colaboración de los propios consumidores.

CONCLUSIONES

Las conclusiones formuladas en las jornadas fueron.

Que el consumidor sea asociado a la definición de la política de crédito y esté presente en los organismos

oficiales en los que participan, junto a la Administración, los restantes interlocutores económicos y

sociales.

Restab1ecer el equilibrio contractua1 y asegurar la transparencia en las operaciones de crédito.

Erradicación de las cláusulas abusivas, inmorales, oscuras y contrarias a la buena fe, a los usos honestos y

las de alcance antisocial.

El derecho para las organizaciones de consumidores a ser parte en toda clase de procedimientos y a gozar

del beneficio de pobreza para litigar contra estipulaciones o practicas abusivas e ilícitas.

Que le sea concedido al consumidor el crédito necesario para financiar la compra de viviendas, con

reembolso a largo plazo e interés bajo, en lugar de concederlo como hasta ahora, a las constructoras y

urbanizadoras.

Cerró el acto el ministro de Comercio señalando que su Departamento se siente protagonista del

movimiento consumidor español, ya que es permanente arbitro de las fuerzas más ordenadas, la

producción, y las otras más diluidas, que son las de los consumidores.

Dijo que es necesario, para que exista una mayor justicia, para alcanzar la calidad de vida que todos

pretendemos, llegar a un equilibrio entre esas fuerzas, que sólo puede lograrse con un fortalecimiento más

autónomo, más auténtico y más profundo de las organizaciones de consumidores.

Por la mañana había intervenido la periodista doña Mercedes Gordón, quien dijo que el crédito, que es

bueno en sí, por su auge en los últimos veinte años, se ha convertido en un artículo de consumo sometido

a la publicidad y comercializado, por eso necesita una regulación más justa y más social, más

equilibradora de las fuerzas del pacto comercial.

El profesor Santaella, por su parte, se refirió a la creciente inquietud que se ha despertado en las últimas

décadas en las sociedades europeas occidentales por la necesidad de la protección jurídica de los

consumidores, que ha, conducido a que el tema haya alcanzado la categoría de objetivo primordial en la

formulación de algunas políticas nacionales y a que se hayan promulgado normas con el rango formal de

ley.

 

< Volver