Autor: Armesto, Sandro (Posible Armesto Buz, Alejandro). 
 Rueda de prensa del Presidente. 
 "Antes estaba tranquilo; ahora, más"     
 
 Arriba.    20/10/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Rueda de Prensa del Presidente

«ANTES ESTABA TRANQUILO; AHORA, MAS»

LONDRES, 19. (Crónica para ARRIBA y Pyresa.)—«Mis conversaciones con Callaghan y Owen han

sido enormamente satisfactorias. El Reino Unido apoya total y absolutamente la entrada de España en la

Comunidad Económica Europea. Con estas premisas sólo puedo estar muy satisfecho», ha dicho Adolfo

Suárez en el transcurso de una rueda de Prensa celebrada en la embajada española en Londres, tras

finalizar sus dos sesiones de trabajo con e[ «premier» británico, James Catlaghan; el secretario del

Foreign Office, David Owen, y una comisión de expertos de| gabinete laborista.

«El marco en que se han desarrollado las conversaciones —añadió el Presidente del Gobierno— se

inscribe dentro de la tónica de mis contactos con las demás capitales de la Comunidad Económica

Europea, como consecuencia de la solicitud de adhesión presentado por España. Hemos tratado este

proceso integrador de nuestro país, centrándonos en cada una de sus posibles etapas. Este ha sido el

centro de las conversaciones. Pero hemos hablado también de otros temas, como puede ser la política

mediterránea, las relaciones de España con la presidencia rotativa de la Comunidad y finalmente hemos

informado de nuestros puntos de vista sobre Gibraltar.»

La cuestión de Gibraltar

Sobre la situación del Peñón, Adolfo Suárez dijo: «Hemos hecho hincapié en que lo nueva situación

política española presenta una serie de connotaciones que hacen abrigar la esperanza de una solución

negociada sobre Gibraltar. En principio, nuestra postura se articula sobre tres bases: la población, el

territorio y la base militar. Por lo que se refiere a la población, es indudable que una España que esté

estructurándose en una base regional, con un respeto a (as autonomías, a los países, regiones y pueblos

del Estado, permite concebir un estatuto negociado, que respete la cultura, la opinión política, las

tradiciones y los derechos del pueblo gibraltareño. Ello creo yo que permitirá a la larga la integración cíe

Gibraltar a España, de acuerdo con las resoluciones de las Naciones Unidas, y con ios deseos de todos los

Gobiernos y todos los partidos políticos en cualquier circunstancia». Preguntado sobre la base militar

británica, Adolfo Suárez afirmó que, «sobre la base yo creo que la solución será más sencilla».

Sobre la reacción británica, ante la postura española, el Presidente del Gobierno di¡o: «No se debe hablar

de reacciones, ya que nuestras conversaciones de hoy se han limitado a un intercambio de opiniones.

En cualquier caso creo que hemos dejado la puerta abierto para próximos contactos de ios dos Ministros

de Asuntos Exteriores sobre el tema. Por supuesto, he escuchado fa postura británica, que no se aparta de

la que ya es por todos conocida. Quizá pusieron nuevo énfasis en lo que ellos llaman «levantamiento de

restricciones», y nosotros dejamos claro en todo momento que estamos abiertos a cualquier discusión, a

cualquier colaboración, dentro de una solución global».

El Presidente del Gobierno negó asimismo que se hubiera establecido un calendario concreto para estas

próximas conversaciones sobre Gibraltar y afirmó que no se había previsto ninguno medida que

modificas!: el actual sistema de comunicación telefónica en la zona o que se fuera a abrir la «verla».

En este sentido, Adolfo Suárez dijo: «Quiero recordar que la Itama-da «verfa» no la puso el Gobierno

español».

Siempre en el tema gibralta-reño, un periodista británico invitó al señor Suárez a dirigir un mensaje al

pueblo de Gibraltar. El Presidente del Gobierno respondió: «Yo, oí pueblo gibraltareño le transmitiría (a

seguridad de que el pueblo español está cerca de ellas. Les diría que nosotros partimos de la base de que

este territorio forma parte de España y que lo nueva España democrática permitirá una solución aceptable

para todos, y que palie global-mente todos los problemas planteados». Por último, el Presidente del

Gobierno dijo que las conversaciones sobre Gibraltar conciernen al Reino Unido y a España, pero que

nuestro país no pondría dificultades a que representantes g i braltareños participasen en estas

conversaciones formando parte de la delegación británica.

LONDRES

De nuestro corresponsal. SANDRO ARMESTO

Tranquilidad política

Acerca de la actual situación política, a la luz de las recientes reuniones en la Moncloa, el Presidente dijo:

«La situación política española es de enorme tranquilidad. Creo que afortunadamente el proceso de

democratización es ya irreversible. Las recientes reuniones con todos los partidos políticos, representados

mayoritariamente en el Parlamento, manifiestan el gran sentido de responsabilidad de los partidos

españoles, y su deseo de consolidar eficazmente la democracia. Yo no hago, por otra parte, distinciones

entre el aites y el después, de los contactos de la Moncloa. Antes estaba tranquilo y ahora más».

Preguntado sobre si estos acuerdos introducirán las bases para un Gobierno de concentración, el

Presidente dijo: «Estos acuerdos no significan en absoluto una primera etapa de un Gobierno de

concentración, sino simplemente la coincidencia de las líneas maestras quo deben seguirse en el

tratamiento de nuestros males económicos, dentro del absoluto respeto por la ideología y la postura

política de cada partido».

El Presidente respondió también a cuestiones sobre la seguridad en los aeropuertos españoles, informando

de que los jefes de seguridad de los diversos aeropuertos están actualmente reunidos para coordinar

medidas de seguridad. Habló también de la actitud española ante la crisis del Medio Oriente, subrayando

que coincidía con la adoptada por la Comunidad Económica Europea. Por otra parte, recordó que en sus

conversaciones con todos los países miembro de ésta, se había tratado el tema de las dificultades de los

pesqueros españoles en aguas comunitarias.

Al tocarse el tema de la OTAN, e! Presidente hizo hincapié en que el tema tendrá que resolverse en un

debate parlamentario que examine los pros y los contras de nuestra entrada en ia conferencia, y que «!as

Fuerzas Armadas serán uno de los estamentos consultados, pero la decisión final corresponde sólo aJ

Gobierno v al Parlamento».

Por último, el Presidente fue preguntado por tas dificultades de los planes saláriales de Gobierno cara a

algunas centrales sindicales, especiamenle la UGT, que al contrario que CC.OO., parece rechazar la

postura gubernamental. El Presidente dijo: «Diría que la respuesta de lo UGT, como ha dicho !a Prensa,

es un no matizado. Opino que tenemos que dialogar con las centrales sindicales e intentar que esta posible

negativa no se produzca. E n cualquier caso ese no de la UGT está aún pendiente de negociaciones y

conversaciones.»

Arriba 9

 

< Volver