Autor: Colchero Sainz, José Virgilio. 
   Suárez no va a Bonn a pedir dinero     
 
 Ya.    03/11/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EXTRANJERO

Pag. 9 - YA

SUAREZ NO VA A BONN A PEDIR DINERO

Sí hablará con tos alemanes del "plan Marsha II" que la CEE debe ofrecer a los nuevos miembros

El canciller Schmidt ofrecerá buenas palabras y no proyectos al presidente Suárez en su encuentro de hoy

a orillas del Rin

Bonn (De nuestro enviado especial.)

Suárez no viene a Bonn a pedir dinero a los alemanes, pero se hablará de la ayuda—del "pian

Marshall"—europea que las naciones comunitarias deben ofrecer a los nuevos miembros—España.

Portugal y Grecia—para allanarles el camino de la integración.

E! canciller Schmidt, que es un negociador muy duro y receloso, no tiene intención de ofrecer más que

buenas palabras—nada de proyectos concretos de empréstitos -a! presidente Suárez en su encuentro a

orillas del Rin hoy a mediodía. De fuentes alemanas gubernamentales me recuerdan que son Willy Brandt

y el SPD (el Partido So-cialdernóerata, del que Schmidt es vicepresidente) quienes han acogido con más

entusiasmo la i´lea de un "plan Marshall" a sus países que han solicitado e! ingreso en la Comunidad, eon

objeto de elevar su nivel económico y aproximarlo al que tienen los actuales miembros de la Comunidad.

No es oro todo lo que reluce en el apoyo aloman al ingreso de España en el Mercado Común. El régimen

rte Bonn, que incluso en la época de Franco estaba dispuesto a romper una lan¿a por incorporarnos a

Europa, ha rebajado un tanto su entusiasmo desde que Ins Comunidades se hallan en crisis. El canciller

Schmidt teme, ser el pagano de los gastos ffvp. para el Mercado Común suparulrá nuestro ingreso ei de

Grecia y Portugal. Quiere evitar que la ampliación de la Comunidad le cueste cara al presupuesto

germano, del que salen importantes fondos pora subvencionar los excedentes agrícolas y el fondo de

ayuda a las regiones atrasadas dej Mercado Común. Schmidt dirá a Suárez. que apoya a "España, pero

que tanto la negociación como la integración deberán realizarse "sin prisas".

COMPÁS DE ESPERA

Según nuestras noticias, el tema OTAN"—que a los alemanes ha interesado tanto desde hace años—no se

abordará en esta "cum b r e" hispano germana de Bonn. Quizá se traten asuntos generales relacionados

con nuestra cooperación militar con naciones occidentales, pero el asunto concreto de nuestra entrada en

la Alianza Atlántica no es actual. De parte española se ha impuesto un comp´is de espera en la decisión.

Me dicen los alemanes que el viaje de Suárez es oficial—Suárez continúa el viernes para Bruselas—, pero

que no se considera devolución del realizado por el canciller Kurt Georg Kiesinger a Madrid en tiempos

de Franco. Tampoco el que Schmidt hixo a la capital española el 5 de enero, que fue únicamente una

escala a su regreso de ¡as vacaciones en Málaga para salud ir al primer ministro español y conocer su

programa político. En este sentido, Schmidt se propone dar la enhorabuena a Suárez porque se han

rumplido los planes demo-cratizadores que le expuso en la Moncloa el pasado invierno. Schmidt es un

gran admirador de Suárez por la forma en que ha devuelto la democracia a España y. por supuesto,

también de Felipe G o n zá 1 ez— su "pariente" ideológico—. que desde su hábil oposición ha

contribuí´>lo también a la superación de] pasado totalitario.

El canciller germano se Interesará muy especialmente por e! plan español para superar la crisis y por los

acuerdos de la Moncloa. Considera indispensable que la economía hispana salga a flote para que *e pueda

integrar en el Mercado Común. Se interesará especialmente por la forma en que se va a luchar contra la

inflación, donde Alemania ve los mayores riesgos para España.

Aunque los ale m a n e s quieren evitar que se entre a fondo en el teína de los emigrantes, según nuestras

noticias, de parte española se hará especial hincapié en la necesidad de que nuestros trabajadores en la

Comunidad vayan gozando de las ventajas que tienen los procedentes de países comunitarios. Y, por lo

que respecta al trato de la emigración después de nuestro ingreso, la postura española va. a. ser tajante:

habrá de concederse a los españoles la libertad de circulación y de contratación en todo el área del

Mercado Común, como establecen los acuerdos constitucionales de Roma. La República Federal pretende

que se limite esa libertad a los nuevos miembros, lo que supondría una arbitraria discriminación. España

insiste—y así se lo día Suárez a Schmidt -que en e! cumplimiento de libertades a la emigración no

podernos contar a las duras y rio a las maduras.

Se abordará también el asunto de la lucha internacional contra el terrorismo, en ei que España está

dispuesta a cooperar. Según nuestras noticias procedentes de fuente alemana —no s« abordará, sin

emborno, la cuestión de la seguridad de los aeropuertos españoles. La República Federal está muy

agradecida por la favorable predisposición mostrada por España a raíz del secuestro del avión salido de

Palma. Después se ha permitido a la propia Lufthansa organizar la revisión de los equipajes y viaje-

José V. COLCHERO

 

< Volver