Autor: Ortega, Félix. 
 Entrevista Suárez-Schmidt. 
 Ingreso en la CEE y fomento de las inversiones  :   
 (Principales puntos en las negociaciones). 
 Arriba.    04/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 27. 

BONN. [Por nuestro enviado especial.)

La séptima visita de Adolfo Suárez a un país comunitario ha servido para reflejar en la República Federal

Alemana la tremenda y distante bipolaridad en que se mueven, en el campo de los intereses políticos y

económicos, Eos países que están dentro de la CEE y los que quieren pertenecer a ella. Por un lado, e|

político, el del reconocimiento de la nueva situación española, la RFA presenta, acaso, el apoyo más

compacte a la petición de asociación de España.

Pero una vez terminada la cuestión de la aceptación política, los intereses, en el caso alemán los intereses

laborales, han movido hoy al canciller alemán, Heimut Schmidt, a decir —refiriéndose a la libre

circulación de trabajadores por la CEE—, con «na franqueza más bien cruda, que «quisiera seriamente

advertir contra la idea de que el ingreso de nuevos miembros (en la Comunidad) sería la situación

oportuna de exportar su paro hacia la CEE..., destruiría la actual situación de la Comunidad y perjudicaría

a sus miembros nuevos».

En otras palabras, Schmidt no lia variado su tesis desde Londres y plantea la cuestión de crear lo que

podríamos llamar ciudadanías de primera y de segunda dentro de una comunidad cuyo Ubre tránsito

laboral es característica casi básica. Naturalmente, hoy por hoy, la opinión es ubre.

El Presidente de Gobierno, Suárez, por ejemplo, opina que «la libre circulación laboral es un derecho que

corresponde a cada miembro de la Comunidad. No deseamos en modo alguno exportar mano de obra y

queremos, por el contrario, crear suficientes puestos de trabajo en España. No, exportar mano de obra «o

es nuestro objetivo».

Y luego, clarificada la situación, el primer ministro ha añadido, acaso contagiado por la franqueza del

medio ambiente: «Pero no vamos a admitir ser tratados como un país que tiene que habitar en un garaje

en el contexto del edificio comunitario, .»

BONN

De nuestro enviado especial, FÉLIX ORTEGA

La visita había comenzado poco después de las diez de la mañana, cuando dos helicópteros militares

dejaron a la delegación presidida, por Suárez a pocos bloques de la cancillería. Dentro del recinto, tomado

militarmente por fuerzas paramilitares de la Policía de Fronteras dotadas con tanquetas, como en un día

normal, esperaba Heimut Schmidt, cubierta la cabeza con el gorro marinero que denuncia siempre su

oriundez de Hamburgo. El recinto estaba lleno de alfombras rojas a cuyo lado se alineaban tantos

funcionarios como, por lo menos, vigilancia policial. Tras la llegada, Suárez y Schmidt pasaron revista a

la siempre impresionante compañía de la Bundeswehr, a, los acordes, en opinión periodística española,

del mejor himno nacional que han oído los oídos del gremio. Tocado sin papeles, además, como

subrayaba un colega andaluz. .41 fondo, ocultos discretamente en un túnel de tratada al garaje de la

Cancillería, ladraban, rompiendo el protocolo, los perros policías que hacen guardia de locaiizacióu de

bombas en torno al edificio. Luego, tras las fotos, sin perder tiempo, que aquí el tiempo es trabajo, y

después de que el canciller tomara, varias veces rape —e incluso lo ofreciera a la Prensa— a negociar.

Dos horas después, emergían las delegaciones. Y tras el salado inicial de Schmidt a «la actuación tan

consecuente de España, los partidos políticos y, sobre todo, el Gobierno frente al proceso democratizador

culminaron con éxito, pese a la crisis económica que España, igual que otros países industrializados

atraviesan», se puede bosquejar, a, base de las declaraciones de los dos dirigentes y las conferencias de

Prensa mantenida posteriormente un desarrollo de las conversaciones en esta línea:

Informe político

Suárez ha informado a Schmidt sobre la situación política española, consolidada, según el Presidente «de

forma irreversible» y «con alternativas democráticas propias para que tina democracia pueda existir»,

subrayando que se está ahora, en proceso de crear una legalidad democrática útil hasta que se

elabore la Constitución «porque hoy la democracia española tiene algunas leyes no democráticas».

El pacto de la Moncloa ha sido definido por Suárez como una «extensión de la democracia a I* economía

y la cultura, ya que se ha alcanzado el objetivo político», mediante saneamientos económicos a corto

plazo y reformas estructurales con el objetivo de consolidar una economía de mercado socialmente

avanzada.

II Canciller alemán volvió a reiterar su admiración por el proceso democrático español También se

entrevistó con Scheel y Helmut Kohl

El ingreso español en las Comunidades

Suárez ha insistido en su línea tradicional del deseo español de ayudar a construir una Europa fuerte y

solidaria, manteniendo que todos los problemas son solubles con moderación y sensatez, «Schmidt insiste

en rt «gran apoyo alemán» —ayer sus portavoces citaron la palabra «incondicional»— al ingreso español.

Sabe la situación y «ios problemas económicos y estructurales españoles», pero, dice «tenemos

conciencia de que pueden ser superados ei. negociaciones».

E] canciller alemán no cree que sea preciso globalizar las negociaciones haciendo un paquete común

España-Portugal-Grecia, aunque «las negociaciones se desarrollarán bajo un fondo económico político

común». Pero los órganos comunitarios cree Schmidt «tendrán que negociar individualmente con cáela

uno de ios países».

¿Tiempo de entrada? Schmidt no quiere «ingresar en la profesión de los profetas». Primero es negociar y

luego el período de adaptación, pero supone que acaso el plazo que un día auguró para Portugal, de diez

año? para el ingreso, podría extender se a toda la Península Ibérica. En términos similares se lia expresado

Suárez que ha arriesgado la fecha de 1982 (mil novecientos ochenta y dos) como en la que «se podría

firmar el tratado de adhesión para pasar luego al período de transición, o adaptación, «que será más o

menos largo, según convenga por sectores.

Tí Schmidt está completamente de acuerdo coa este calendario de selectividad».

Inversiones alemanas

El Gobierno alemán dentro del apoyo al proceso político español está, dice, el caiciller, interesado en que

haya inversiones privadas alemanas en la Península y está «animado a esas inversiones» aparentemente

en diálogo con la industria, pero sin estímulos de otro tipo, legislativos, por ejemplo. Suárez corrobora

que hay ya un «protocolo de intenciones» sobre proyectos en estado de negociación. El INI está en

contacto con empresas alemanas, entre ellas la Krupp y se intent:. reducir el desequilibrio español en su

relación comercial con Alemania, de 58.000 millones de pesetas. Pero tampoco en ti caso español se va a

realizar ningún tipo de reforma legislativa para atraer inversiones.

Otros temas bilaterales

Por supuesto, terrorismo, tema que según Schmidt es «de interés común por su desarrollo en todo el

mundo». El canciller ha expresado públicamente su gratitud por el apoyo moral del Rey y el Presidente

del Gobierno durante los últimos acontecimientos y su «gran satisfacción por el acuerdo destinado a

lograr mayores garantías para prevenir el secuestro de aviones»

V nada más. Se podría mencionar lo no tratado. No se ha tratado la cuestión de centrales nucleares y se ha

mencionado, pero no tratado la cuestión OTAN. desglosándola del contexto comunitario y limitándose los

alemanes a informar a Suárez del panorama militar actual.

Emigrantes y temas internos

Ante la sugerencia de que cada vez que sale de viaje cuije algo en su partido y hablando sobre un eventual

cambio de Gobierno el Presidente Suárez dijo que «no se puerte descartar mu, remodelación de Gobierno,

hoy o dentro de cuatro o siete o diez meses, porque todo Gobierno de be ir adaptando su constitución a la

mejor eficacia de objetivos a servir. Pero una remodelación no supondría una crisis».

Y la emigración. PSOE y PCE, Comisiones Obreras y UGT, aso-elaciones de padres de familias y

representantes de movimientos asociativos plantearon ante el Presidente su preocupaciones educativas,

ante el regreso a España, sobre su papel electoral y de control por los mismos emigrantes de sus medios

de comunicación, diarios, revistas y programas televisados.

La reunión, de una hora, comenzó formalmente, con la lectura de peticiones,

Suárez rompió e! hielo ai ler minar la lectura preguntando "si había Miembros del PCE cu la sala».

Cuando le preguntaron lu razón de su curiosidad contestó: «Es para saber si me van a pedir hoy un

Gobierno de concentración.» Luego planteó rotundamente lo «fundamental de que los emigrantes

participen en los asuntos que les competen», dando un espaldarazo a la petición de éstos en el sentido de

participar en el control de sus propios asuntos. Por lo demás, el Presidente, que volvió a repetir su tesis de

que «a mí me pagan por servirles» nn prometió milagros ni nada, de forma inmediata. Sólo que el

Gobierno, el Gabinete, estudiará los problemas. «Mentiría si dijera que tengo soluciones concretas.

Pasamos momentos difíciles, la crisis so agrá. va y el paro va a aumentar. Sólo puedo prometer que

estudiaré sus problemas.» Fue bastante para unos hombres a los que se han dicho casi siempre palabras

mucho más optimistas pero a ios que se ha engañado sistemáticamente.

Resumiendo: apoyo alemán al desarrollo democrático, al ingreso en la CEE y al fomento de las

inversiones. Y, como decía u» funcionario español «estos señores son muy tozudos. Lo mismo cuando

dicen que no darán libre circulación a nuestros trabajadores que cuando dicen que nos van a apoyar en

otros sectores».

Aparte de la entrevista con Schmidt, el Presidente español SE entrevistó posteriormente con el presidente

federal alemán, Walter Scheel, y con el líder cte la oposición cristiano-demócrata, Helmut Kohl, aunque

según manifestaciones del propio Suárez, no se trató de la posible homolagación de UCD con la Unión

democratacristiana alemana (CDU).

Viernes 4 noviembre 1977

Entrevista Suárez-Schmidt

INGRESO EN LA CEE Y FOMENTO DE LAS INVERSIONES (Principales puntos en las

negociaciones)

 

< Volver