Autor: J. C. J.. 
 La izquierda, en la Moncloa. 
 El presidente Suárez converso con Carrillo y Felipe González  :   
 Elecciones municipales, orden público y ejecución de los Pactos de la Moncloa, temas predominantes en ambas entrevistas. 
 Arriba.    08/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

LA IZQUIERDA, EN LA MONCLOA

EL PRESIDENTE SUAREZ CONVERSO CON CARRILLO Y FELIPE GONZÁLEZ

Elecciones municipales, orden público y ejecución de los Pactos de la Moncloa, temas

predominantes en ambas entrevistas

MADRID, (De nuestra Redacción, por J. C. J.)—El Presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, se

entrevistó en la tarde de ayer, por separado, con los secretarios generales de los Pórfidos

Comunista de España y Socialista Obrero Español. Santiago Carrillo y Felipe González,

respectivamente.

La entrevista con Santiago Carrillo se inició en torno a los cinco y medía, y concluyó

aproximadamente o los siete menos cuarto. A su salida del palacio, y todavía en la escalinata,

el señor Carrillo respondió a las preguntas que le fueron formuladas por los representantes de

los medios informativos durante, aproximadamente, media hora.

En efecto, a las siete y cuarto llegaba al palacio el dirigente socialista y primer líder de la

oposición, con quien posó Santiago Carrillo ante los cámaros de televisión y de los foto gratos

de Prensa presentes.

Santiago Carrillo explicó que había considerado con Adolfo Suárez, en una conversación

cordial, prácticamente todos los temas que son actuales en 10 vida política nacional. Y citó, .en

concreto, los Pactos de la Moncloa, los trabajos de la Constitución, la convocatoria de las

elecciones municipales, y el tema del orden público, a raíz de los sucesos de Málaga. Evitó

hablar de la convocatoria ce las elecciones sindicales o en la empresa, por considerar que son

las centrales sindicales a quienes corresponde opinar sobre este asunto. Hizo hincapié, en

particular, en tres de los temas mencionados- las elecciones municipales, el orden público y la

puesta en práctica de los acuerdos de la Moncloa.

Elecciones municipales

Dijo el señor Carrillo, respondiendo a las preguntas de los informadores, que había expuesto al

Presidente del Gobierno su opinión de que urgía poner ai día, de acuerdo con la nueva

situación creada en el país a raíz ae las elecciones de ¡unió, los gobiernos municipales, locales

y provinciales Hizo mención expresa de la persona cJei Presidente de la Diputación de Málaga,

origen, en su opinión, de buena parte de los altercados y disturbios de la provincia en los

últimos días. España, dijo, no puede seguir teniendo esos gobiernos locales anacrónicos

Conviene que unas elecciones, o cuando menos, si éstas se retrasan, la puesta en

funcionamiento de comisiones gestoras, se encarguen de esta clase de asuntos públicos.

Por supuesto, recalcó, el Partido Comunista de España estaría dispuesto y apoyaría la

celebración inmediata de estas elecciones municipales, en (a seguridad de que obtendría más

otros porcentajes de votos de los conseguidos en las elecciones del pasado ¡unió. Sin

embargo, Santiago Carrillo mencionó la posibilidad de alterar el calendario de estas elecciones

en función de los trabajos de la Constitución. Acaso, dijo, no convenga recargar tales

calendarios,,.

Orden Público

Habló extensamente el dirigente comunista sobre este epígrafe concreto, a raíz de los sucesos

sangrientos de Málaga. Insistió en que el terrorismo, los actos contrarios a la paz ciudadana, no

son algo nuevo, que hubieran llegado a este país por obra y gracia de la democracia naciente

Actos de terrorismo, dijo repetidamente, se producen en todos los países, y acaso en mayor

cantidad que sn nuestro país. Y ocurrían antes de la nueva época instaurada con la

democracia. Lo que su> cede es que, en nuestros días, la Prensa da cuenta de ellos con

amplitud, se dan a conocer, y antes no, o no se publicaban con la amplitud que actualmente.

De cualquier forma, insistió el señor Carrillo, es evidente que nuestro país sigue gozando en

este sentido de unas cotas de tranquilidad ciudadana apreciables. Y mencionó el caso de no

pocas ciudades norteamericanas, donde no es posible que los ciudadanos salgan por la noche

de sus domicilios. Tampoco son nuevas, insistió en el mismo tema, las huelgas y paros en

nuestro país, pero sí parecen ser incidentes recién descubiertos por nuestros medios de

comunicación, al haber llegado a la libertad de Prensa.

Pactos de la Moncloa

Santiago Carrillo declaró haber conversado ampliamente sobre este tema concreto de la

ejecución de los acuerdos firmados por los líderes políticos de los partidos con representación

en el Parlamento con el Presidente del Gobierno. Manifestó que e! PCE estaba en condiciones

de criticar algún punto concreto da incumplimiento de plazos en la puesta en práctica de estos

acuerdos, y manifestó que había podido comprobar la disposición del Presidente del Gobierno

a poner en práctica todos y cada uno de los puntos acordados, agilizando los trámites e incluso

anticipándose a las fechas previstas y aprobadas expresamente en los Pactos. Contestando a

este periodista, dijo Santiago Carrillo que, efectivamente, el Partido Comunista Español está

dispuesto a explicar extensa y completamente los acuerdos de la Moncloa, incluso en !as

plazas públicas, pero que mayor efectividad tendría, sin duda, que estas explicaciones fueran

ofrecidas por Radio Nacional y Televisión Española. «Para una vez que pueden ofrecernos

algo bueno, en lugar de pasarnos siempre material de contrabando.,.», dijo textualmente don

Santiago, atacando en concreto, las implicaciones de derechismo que pudieran mantenerse

soterradas en la RTVE. Insistió en que los medios de comunicación estatales deberían explicar

de una forma global y completa ios acuerdos da la Moncloa.

Este periodista preguntó también al líder comunista si en su conversación había planteado al

Presidente del Gobierno las críticas que se vierten en el último número de «Mundo Obrero»,

sobre el incumplimiento, por parte de algunos miembros del Gobierno, de aspectos concretos

de los Pactos de la Moncloa, y dijo que no se habían tratado estas cuestiones. «¿Satisfecho,

entonces, de su entrevista, señor Carrillo?» «Satisfecho, sí; pero entendiendo que eso no

quiere decir que haya unanimidad de criterios entre el Presidente del Gobierno y yo sobre todos

los temas considerados... De lo contrario, o el uno o el otro tendríamos que cambiarnos de

partido y militar juntos», bromeó. «Y de momento, al menos yo, no estoy en disposición de

fichar por la UCD.» «¿Y Adolfo Suárez?» «No; tampoco creo que él esté dispuesto a pedir el

carné del PCE», terminó diciendo, cuando ya descendía la escalinata del Palacio de la Moncloa

y se introducía en el coche que lo esperaba.

Unidad y cohesión

Felipe González, a su vez, se detuvo brevemente con los periodistas, en B\ momento de llegar

a la puerta de la residencia del Jefe del Gobierno. Confirmó a este periodista que la entrevista

se celebraba a petición de! secretario general del PSOE, y negó que entre los temas a

considerar con Adolfo Suárez figurara la solicitud cursada por el ejecutivo del PSOE para

mantener una entrevista con el ejecutivo de UCD en fecha próxima. Las tareas de la

Constitución, las elecciones municipales y sindicales, el orden público..., anunció que serían

probablemente, los tomas a considerar. Insistió en que la solicitud de la entrevista se había

realizado antes de que tuvieran lugar los sucesos de Málaga. Y acerca de la unidad y cohesión

con que los dos partidos de la izquierda habían llegado a la Mondos, manifestó que,

probablemente, se hubiera adelantado algo, merced a la entrevista que el martes habían

celebrado ambos líderes. Carrillo negó que en su conversación con el señor Suárez le hubiera

informado de los temas tratados con Felipe González. «No creo que tuviera necesidad de

hacerlo, por cuanto ya ayer habíamos informado ampliamente a la Prensa de tal

conversación.» Carrillo confirmó, como la víspera, la posibilidad de que comunistas y

socialistas puedan acudir juntos, en algunas circunscripciones, a las elecciones municipales.

El proceso político se afianza

Alrededor de las diez y cuarto de la noche concluyó la reunión entre el Presidente del Gobierno,

don Adolfo Suárez, y e! secretario general del PSOE, don Felipe González.

El líder socialista afirmó que habían tratado sobre los acuerdos de la Moncloa y,

concretamente, la política monetaria y la evolución de la política salarial, así como sobre las

elecciones municipales (dijo que «e! proyecto de ley, al parecer, está prácticamente ultimado»).

«En este tema —añadió—, yo he reiterado mi posición de que las elecciones municipales sean

en marzo. Soy más partidario de que se celebren e I e c ciones municipales rápidamente que

de que haya cualquier tipo de alternativa como la de Comisiones gestoras.»

Según Felipe González, e! Presidente no ve obstáculos en que se celebren en marzo las

municipales, aunque aún no se ha pronunciado sobre la fecha.

«Asimismo —continuó—, se ha tratado del problema del orden público, con las preocupaciones

que pueden generar situaciones como la de Málaga y las que se han creado anteriormente en

Pamplona y en otros puntos del país. Esa preocupación creo que es generalizada en todos los

partidos políticos con representación parlamentaria. Tal vez haya que intentar disminuir

reflexivamente el grado de tensiones que provoquen las grandes movilizaciones, sin decir con

esto que no las haya. Habría que intentar —añadió— una cierta distensión a la vez que orientar

la política de orden público claramente en defensa de los derechos democráticos y de las

libertades fundamentales.»

Señaló que la sensación que había percibido en e! Presidente, y que también comparte, es de

tranquilidad, «realmente yo creo —dijo— que e! proceso se está afianzando, pese a que uno

detecta que habría algunos sectores de la sociedad que querrían montar algunas operaciones

desestabilizadoras». En este sentido se refirió a que se pone de manifiesto muchas veces un

activismo desenfrenado de la extrema derecha, sobre todo, en los últimos ocho o diez días,

«pero yo diría que eso es una tormenta en un vaso de agua. Que no hay posibilidad de que eso

desestabilice el proceso».

 

< Volver