En un clima de cordialidad, Suárez, cinco horas con los líderes de la izquierda. 
 "El proceso democrático, prácticamente consolidado"     
 
 Pueblo.    08/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

En un clima de cordialidad, Suárez, cinco horas con los líderes de la izquierda

Más de cinco horas dedicó ayer tarde el presidente del Gobierno a los dos principales líderes de la

izquierda parlamentaria. Adolfo Suárez recibió a las cinco a Santiago Carrillo, secretario general del

Partido Comunista de España, con quien mantuvo una reunión hasta las siete, hora en que llegó al palacio

de la Presidencia del Gobierno el secretario general del PSOE Felipe González. Precisamente cuando

Carrillo salía, Felipe entraba. El momento fue aprovechado por los redactores gráficos para captar el

saludo de ambos políticos. No se puede decir que los temas abordados por ambos líderes con el presidente

hayan coincidido con exactitud, aunque, a juzgar por las declaraciones emitidas por Felipe González y

Carrillo, se puede deducir que prácticamente han hablado de lo mismo.

Los temas que preocupan al presidente Suárez en estos momentos son los problemas de orden público, la

incidencia de los mismos en el país y las soluciones posibles para evitar sus tristes consecuencias

desestabilizadoras. Los líderes de la oposición, por otra parte, han insistido al presidente sobre las

elecciones municipales, y el cumplimiento de los «pactos de la Moncloa».

FELIPE GONZÁLEZ

«El Gobierno de concentración en un país es la última fórmula que se debe intentar para solucionar los

problemas nacionales», ha manifestado Felipe González —secretario general del PSOE— tras su

entrevista con el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez. El lider socialista dijo que ha tratado con el

presidente sobre el «pacto de la Moncloa» y de su desarrollo en los aspectos de política monetaria y

salarial y orden público, entre otros temas.

El señor González dijo asimismo que en la entrevista se habló sobre el tema de las elecciones

municipales, sobre las que ya hay un proyecto elaborado con los criterios básicos. «He expresado al

presidente —dijo— la necesidad de que las elecciones municipales se celebren antes de marzo, y que es

preferible a cualquier otra alternativa, como la constitución de comisiones gestoras, que darían un sentido

de provisionalidad a los Municipios y retrasaría las elecciones hasta después del próximo verano.» «Sobre

este tema —añadió—, el presidente no ha puesto obstáculos, y ha dicho que, en principio, no ve mal la

fecha que hemos propuesto.»

El líder socialista expresó asimismo su preocupación para que las elecciones sindicales se celebren cuanto

antes. A este respecto, y en lo relativo a la política salarial, dijo el líder socialista que «la res puesta

empresarial está siendo una respuesta antipacto».

El señor González agregó que encontró al presidente Suárez muy optimista, a pesar de los últimos graves

sucesos. -La sensación que tiene, y que yo comparto, es la de tranquilidad; la situación democrática está

prácticamente consolidada, y actualmente no existe ninguna posibilidad de desestabilización.»

En cuanto a la intervención de grupos de extrema derecha en los últimos sucesos dijo el señor González

que ha expresado al presidente su preocupación sobre este tema. «Me ha prometido —añadió— que habrá

mayor vigilancia para evitar las intervenciones de estos grupos incontrolados.»

SANTIAGO CARRILLO

El señor Carrillo informó que había tratado con el presidente el tema de las elecciones municipales y

problemas de orden público. «La entrevista ha sido muy positiva —dijo— y se ha desarrollado en una

buena atmósfera.»

Sobre los sucesos de Málaga, declaró el señor Carrillo que, en su opinión, los partidos políticos regionales

y provinciales debían de tener una relación más permanente, para esforzarse en dar un cauce positivo a

problemas como los que se han producido en Málaga y poner en conocimiento del Gobierno las

actuaciones de determinadas personas o grupos que pongan en peligro el proceso democrático. «Hemos

heredado en algunas partes las autoridades del antiguo régimen, como el presidente de la Diputación de

Málaga, que son funestas para el país.»

Añadió que «España es quizá el país donde menos perturbaciones de orden público se producen, pero hay

un especial interés en especular y exagerar ¡os problemas en seguida que se produce una alteración de

orden público o atentado. Estas especulaciones creo que todos sabemos de dónde proceden».

Agregó el señor Carrillo que «con el anterior régimen había tantos o más desórdenes que actualmente,

pero como la Prensa no hablaba, nadie se enteraba de nada. Si ahora la Prensa no fuese libre, tampoco la

gente se enteraría de estas cosas».

En cuanto a las elecciones municipales, el señor Carrillo dijo que España no puede ser administrada por

los órganos locales y provinciales heredados de la dictadura. «Hay una contradicción —dijo— entre ellos

y el sistema democrático que actualmente impera en España. El problema sólo se puede resolver con unas

elecciones.»

Agregó el señor Carrillo que para los comunistas hoy el problema no está tanto en que haya elecciones

como en aplicar al problema otras soluciones, para evitar un fuerte enfrentamiento electoral, como podría

ser la constitución de comisiones gestoras

El señor Carrillo añadió, asimismo, que el presidente va a encontrar en adelante una izquierda que va a

sustentar sus puntos más homogéneamente que antes.

 

< Volver