Suárez pide tres cosas a 1978  :   
 Consolidar la convivencia, mayor solidaridad social y más justicia a la hora de repartir sacrificios y ventajas. 
 Ya.    24/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Suárez pide tres cosas a 1978

Consolidar la convivencia, mayor solidaridad social y más justicia a ia hora de repartir sacrificios y

ventajas

La revista "Hola" publica esta tenían una entrevista con e! presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez, a

quien Jaime Peñafiel formuló las siguientes preguntas:

¿Qué le diria a la familia española en estas .fechas y en unas circunstancias?

Bien. Yo diría—contesta el presidente—i|iie tuvieran confianza en uve con la ayuda de Dios vamos a

lograr, entre todo. una convivencia civilizada entre los españoles, una convivencia basada en la .justicia,

en el orden y en la paz.. V que todo eso lo podemos conseguir en la medida en «Ule hagamos, el esfuerzo

solidario >t? colaborar desde nuestro lugar de trabajo, desde nuestra posición en el hogar, en la oficina, en

Éa vida, publica o privada; que todos nosotros hagamos un esfuerzo de sensatez de serenidad y de

comprensión. Esla es la petición que yo haría a los españoles, en la seguridad de que esas expectativas de

futuro tranquilizador son perfectamente posibles y i|iie. pese- a las dificultades inmediatas que tenemos

que vencer, la sociedad que se vislumbra en un futuro inmediato, en una sociedad por la que merece !a

pena luchar. po.r ia que merece la pena hacer esfuerzos y por la que merece la pena hacer renuncias

importante.

¿.Cómo ha sido ei año que termina ?

Sería muy difícil, en la bre-v ed ¡id de esta co n v e r s u-e.ión—contesta don Adolfo Suárez.—, hacer un

balance del año. Ha sido muy difícil, muy compll-t.´iwlo, pero ciertamente creo que en é! hay muchas más

notas positiva* que negativas, porque no hay que olvidar >twe las dificultades que tenemos tienen que ser

examinadas en el contexto de ios profundos cambios a (¡ue está sometida la sociedad española y tle los

profundos cambios que deben operarse también en dicha sociedad. Y al mismo ´tiempo, poner estas

dificultades en relación con las que existen r-n el mundo entero.

¿Qué espera del año setenta y ocho?

Tres cosas fundamentales: en primer lugar—señala el presidente Suárez, consolidar la eonvñent´fa

democrática, es decir, la libertad y (a seguridad prtf´a todos. Kn segundo lugar, al-can/itr nuevas cotas de

solidaridad social entre las personas, los sectores sociales y las regiones; lograr una mayor justicia y

equidad, un mayor equilibrio en la distribución >!e los sacrificios y de ¡as ventajas y una nía y oí´

igualdad (le oportunidades para todos. Por último, recuperar con proyección de futuro ,v con estabilidad

un ritmo acentuado d6 bienestar, no sólo material, sino humano, y no sólo para vinos pocos, sino para

todos.

Estos tres objetivos—agrega—, en términos políticos, se pueden traducir en la elaboración de tema

Constitución por consenso; en el cumplimiento con eficacia del programa de saneamiento y reforma de

nuestra economía in-Pltiidti «-n los pactos de la Moncloa, y. finalmente, en llevar a cabo una reforma

fiscal y una legislación más progresiva, más moderna y más justa.

 

< Volver