Autor: Apostua, Luis. 
   No hay otro     
 
 Ya.    30/09/1979.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

YA - Pag. 16

NACIONAL

30-IX-1979

SEMANA ESPAÑOLA

NO HAY OTRO

Las protestas no contienen un programa de recambio. No tocar a Suárez, dicen ex ministros de Franco.

Necesariamente, todo pasa por poner el PNV al frente del País Vasco

Significativos ex ministros dt´l generalísimo Franco, pragmáticos y conocedores de los pru-Memas del

poder, han circulado su opinión: no tocar a Suárez. Lo -peor es el vacío, dicen; posA-blctnente

recordando los últimos años del régimen anterior. La izquierda sabe que no puede generar un presidente

de Gobierno para recambio inmediato. Entonces, ¿qué ha pasado? Vamos a intentar una aproximación a

la realidad.

Primero. Importantes cargos militares, incluido el jefe jerárquico del Ejército de Tierra, pronuncian unas

palabras extraordinariamente duras respecto a la política del Gobierno. Una de dichas declaraciones, la

del teniente general Miláns del Bosch, habían sido formuladas antes del verano en un contexto

completamente distinto al del día en que fueron publicadas. Dichas declaraciones militares, como es

obvio, reflejan la preocupación de todos—incluido el Gobierno—por aspectos concretos de la vida

nacional que constituyen problemas objetivos muy graves.

Segundo. Aunque el Rey, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, no recibe el domingo pasado a

altos jefes militares, hay un interés específico por hacer circular esa noticia, que llega a las páginas de un

diario importante. Pero sí se celebra, como es lógico, un despacho del presidente del Gobierno y ministros

competentes con los altos jefes militares.

Tercero. El presidente d e 1 Gobierno anula su viaje a Centroamérica y a Estados Unidos porque sabe que

necesita estar más sensible que nunca con las palancas del mando en las manos.

Cuarto. Pasado el primer momento de honda preocupación, todas las fuerzas políticas y sindicales

comprenden que el momento es delicado y, sin decir palabra, apoyan al Gobierno y a su presidente. A lo

largo y ancho de España no hay un solo movimiento que intente hacerse visible, ni a favor -ni en contra

de las opiniones de los militares ni de la política del Gobierno. Ha sido una crisis importante, pero

extraordinariamente sorda.

En efecto, nadie ofrece una respuesta concreta para una pregunta concreta: ¿Cuál es el recambio ofrecido,

en personas o en políticas?

Aquí tropezamos con la parte más oscura de la crisis. Nadie tiene o por lo menos no difunde cuáles sean

las soluciones de recambio. Todo se reduce a una cascada de juicios críticos, lógicos y fundados, pero

nadie tiene en su mano el importante complejo—personas y políticas—para hacer algo nuevo al día

siguiente. La realidad es que la única política posible es la que se está desarrollando, y ésta pasa

necesariamente por el referéndum del próximo día 25 y por la formación del Gobierno provisional del

País Vasco, regido por el PNV.

Otra prueba del escaso programa contenido en la protesta militar es que ninguna de las formaciones de

derecha o de extrema derecha ha dado paso alguno al frente para exponer ese programa, que, si las cosas

fuesen así de claras, siria facilísimo, de redacten. Desde os las formaciones, lo único que se percibe es su

protesta, pero sin una alternativa que peimita gobernar cuarenta y ocho horas después. A menos que

entendamos por gobernar algo más que hacer gigantescos campos do concentración.

Ahora está en ejecución un programa, el del Gobierno, consistente en firmar dos pactos históricos con

Cataluña y con el País Vasco. Ese pacto es bi-direccional; es decir, también quedan ellos obligados a

cumplir su parte, que, en el caso del PNV, consiste en alinearse inequívocamente en el lado de la paz y

luchar contra el terrorismo desde sus importantes recursos sociológicos.

Por lo menos a mí, me ha llamado mucho la atención ese juicio de ex ministros con experiencias

prácticas: no tocar a Suárez.

Luis APOSTUA

 

< Volver