Al término de su gira por Oriente Medio. 
 Suárez considera que Israel debe retirarse de Jerusalén     
 
 Diario 16.    08/05/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Diario 16 / 8-mayo-80

NACIONAL

Al término de su gira por Oriente Medio

Suárez considera que Israel debe retirarse de Jerusalén

En declaraciones a un periódico saudí, el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez,- que ayer llegó a

Belgrado con casi dos horas de retraso, repasó las posiciones españolas sobre el conflicto del Oriente

Medio y las tensiones en Irán y Afganistán con un sentido similar al que se recoge en el comunicado

conjunto hispano-saudí, firmado ayer al término de su estancia en Ryad.

Madrid — El presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, manifestó ayer al diario saudí «Arab News» su

convicción de que la solución del conflicto de Oriente Medio pasa por la retirada israelí de todos los

territorios ocupados en 1967, «incluido Jerusalén".

El presidente español hizo estas declaraciones al término de su gira oficial por Siria y Arabia Saudí,

Adolfo Suárez emprendió, en efecto, al mediodía de ayer, hora saudí, viaje -a Belgrado, para asistir a los

funerales del ex presidente Josip Broz Tito, que se celebran hoy.

Durante su estancia en la capital yugoslava, que se prolongará hasta el sábado, Suárez tiene previsto

entrevistarse, según confirmó personalmente, con la primera ministra británica, Margaret Tatcher.

También proyecta entrevistarse con el vicepresidente norteamericano, Walter Móndale, y, en el caso de

que acudan a Belgrado, con el primer ministro francés, Raymond Barre, y con el canciller alemán,

Helmut Schmidt.

Junto a la crisis de Oriente Medio, la tensión en Asia central, y las relaciones hispano-árabes constituyen

el «leit motiv» tanto de las últimas declaraciones del presidente español, como del comunicado conjunto

hispano-saudí publicado ayer.

Fidelidad al pueblo palestino

Sobre el Oriente Medio, Suárez declaró al citado periódico de Yedah que España considera indispensable

llegar a una paz justa, y a una solución global basada en los principios y resoluciones de la ONU.

«Creemos —dijo Suárez—, que esta solución implica, ante todo, el reconocimiento Y la puesta en

práctica de los derechos nacionales del pueblo palestino, así como la retirada israelí de todos los

territorios árabes ocupados en 1967-, incluido Jerusalén oriental, y el derecho de todos los países de la

zona a vivir en paz, dentro de unas fronteras seguras y reconocidas.»

Añadió el jefe del Gobierno español que «Europa está llamada a desempeñar un papel cada vez más

importante y activo, para hallar soluciones que garanticen los legítimos intereses de todas las. partes

implicadas».

Suárez se mostró también partidario de que continúe el diálogo norte-sur, en una atmósfera de

cooperación y no de confrontación. En este contexto, añadió, «España es un país en desarrollo económico

interno, y, en consecuencia, no participa de los programas de ayuda solidaria como otros países altamente

industrializados».

Cuando se refirió a la tensión en Irán, el presidente español evitó toda referencia al recientemente

abortado intento de rescate americano, lo que implica que el Gobierno español sigue sin definirse sobre el

tema. «Esta crisis, -dijo Suárez—, preocupa profundamente a España, q que no escatimará esfuerzos para

poner fin a esta acción ¡legal, y para lograr una solución global al conflicto.»

El presidente estimó que la tensión actual entre Washington y Teherán es consecuencia «de la captura de

los rehenes americanos, en violación de las más elementales normas del derecho internacional, y de los

acuerdos que rigen las relaciones diplomáticas entre Estados».

Con respecto a Afganistán, Suárez declaró que «España pide la inmediata retirada de todas las tropas

extranjeras y el respeto del derecho del pueblo afgano a decidir su propio destino. Esta decisión dehe ser

garantizada por las grandes potencias y por otros países de la región», añadió.

Representatividad de la OLP

En relación con estos mismos temas, el comunicado conjunto hispano-saudí destaca que «ambas partes

concedieron gran importancia, en .sus conversaciones, al problema de Oriente Medio, reafirmando que el

punto central de este problema está en la cuestión del pueblo palestino, representado por la Organización

para la Liberación de Palestina».

El documento recoge, además, una referencia a la necesidad de que Israel se retire incluso de Jerusalén, y

la condena de ambas partes de «las medidas ísraelíes encaminadas a alterar el carácter árabe de esa

"ciudad santa"». El comunicado menciona, por otra parte, explícitamente ida ocupación soviética de

Afganistán, en violación de los principios y propósitos de las Naciones Unidas».

España y Arabia Saudi expresan,, finalmente, su satisfacción por el favorable desarrollo de sus relaciones

bilaterales.

En concreto, «la pane española expresó su satisfacción y reconocimiento por las facilidades concedidas

por las autoridades saudíes en la instrumentación de los suministros de crudos a España, y confió en que

continúen en el futuro en el mismo espíritu de amistad».

Junto a una mutua valoración positiva del desarrollo de las relaciones comerciales, «la parte española

puso de relieve su interés en tener una participación creciente en los proyectos contemplados en el marco

del plan de desarrollo saudi», en tanto que la parte saudí «señaló su intención de estudiar con el máximo

interés» las iniciativas y propuestas españolas.

Igualmente, expresaron su satisfacción por la firma de un acuerdo de transporte aéreo, en el transcurso de

esta visita, así como su deseo de incrementar las relaciones culturales, al nivel de les demás sectores.

 

< Volver