El presidente, dispuesto a someterse al voto de confianza en septiembre. 
 La derecha y el PSOE podrían pactar para echar a Suárez     
 
 Diario 16.    06/08/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

Diario 16 / 6-agosto-80

NACIONAL

El presidente, dispuesto a someterse al voto de confianza en septiembre

La derecha y el PSOE podrían pactar para echar a Suárez

La existencia de un documento de cuya lectura se desprende la existencia de una «operación recambio»

basada, según sus promotores, en «una cierta iniciativa regia», fue anunciada ayer por el boletín

confidencial «Off the Record». En el documento se apuesta por la posibilidad de un pacto entre la derecha

y el PSOE para echar a Suárez. Entre tanto, Adolfo Suárez podría estar preparando, desde Galicia, la

presentación de un voto de confianza en el Congreso, cuyo paso previo sería la formación de un nuevo

Gobierno con apoyo de catalanes y vascos.

Madrid - Determinadas personalidades y fuerzas políticas de la derecha están promoviendo una

«operación recambio» para desplazar a Adolfo Suárez de la presidencia del Gobierno, operación que,

según sus promotores, está basada en un cierto grado de «iniciativa regia», según informa el boletín

confidencial «Off the Record».

La estrategia se perfiló, según se desprende de un documento al que tuvo acceso el boletín confidencial

citado, a tenor del ofrecimiento del PSOE, semanas atrás, a José María de Areilza, en el sentido de

apoyarle como alternativa presidencial.

El conde de Motrico habría consultado a algunos compañeros de Coalición Democrática y realizado otros

sondeos sin lograr los respaldos imprescindibles para el éxito de la operación.

Iniciativa Real

Los promotores de la «operación recambio» entienden que la sustitución de Suárez ha de hacerse a partir

de la dimisión del presidente, por retirarle la confianza y no por moción de censura.

De esta forma y de acuerdo con la Constitución el Rey no se vería en la obligación de limitar sus

consultas a los líderes de los partidos y podría extenderlas a otras personalidades parlamentarias, incluso

con el encargo de formar Gobierno.

El retrato-robot de esa posible personalidad, siempre según el documento de los promotores de la

«operación recambio», apunta, al decir de algunos observadores, a Landelino Lavilla, actual presidente

del Congreso.

Sin embargo, fuentes del partido centrista consultadas por DIARIO 16 indicaron que esa especulación es

vieja. «No se puede olvidar que a veces se crea el candidato y luego se difunden características que le

cuadren», señalaron a este periódico.

El papel del PSOE

Con la «operación recambio» se trataría de acabar con la imagen de la transición y delimitar claramente

derechas e izquierdas, aunque no se excluye una hipotética presencia de los socialistas en el Gobierno,

compensada por personalidades de carácter inequívocamente conservador.

En el pacto inicial se incluiría un compromiso amplio para liquidar el problema del terrorismo a base de

utilizar sin restricciones todos los resortes de defensa del Estado. Asimismo, incluiría una «reconducción»

del pacto autonómico.

La persona encargada por el Rey de formar Gobierno contaría con los votos favorables de parte de CD y

de UCD, la totalidad del PSOE, con la abstención del PCE y el sector fraguista de Coalición Democrática.

Los contactos de los promotores con sectores «felipistas» y «críticos» del partido podrían haber resultado

inicialmente positivos. En concreto habrían sido tanteados Javier Solana y Pablo Castellanos.

Suárez contraataca

Pero el presidente Suárez no está quieto esperando los acontecimientos, como lo demuestra una

información difundida por la agencia Europa Press que cita medios centristas y colaboradores de dos

ministros.

Según esta información, cobra cada vez más fuerza el proyecto de presentar ante el Congreso un voto de

confianza para Suárez, al que, por otro lado, siempre le quedaría el arma de convocar elecciones

anticipadas.

La posibilidad del voto de confianza, según los medios citados, ya se ha planteado en la permanente de

UCD y sería consecuencia de los pactos con otros partidos y la necesidad de obstaculizar una nueva

moción de censura del PSOE.

Este voto de confianza, al que el presidente se sometería a finales de septiembre, iría precedido de un

cambio de Gobierno al que podrían incorporarse algún miembro de la minoría catalana.

En contra de este Gobierno están algunos sectores centristas y el propio Jordi Pujol, quien considera que

no es el momento de estar en el de Madrid. En cambio, Miguel Roca es partidario de jugar a fondo esa

carta.

El Gabinete Suárez de otoño podría ser monocolor, pero contaría con el apoyo en el Congreso de vascos y

catalanes. Ahora bien, si los catalanes pusiesen como condición para apoyar a UCD una cartera en el

Gobierno, los centristas responderían con la exigencia de un miembro de UCD en el Gobierno de la

Generalitat y otro centrista catalán en el Gobierno de Madrid, puesto que podía ocupar Eduardo Punset.

Dentro de la permanente centrista, la opinión mayoritaria es no pactar nada con Manuel Fraga.

Adiós, Abril, adiós

En cuanto a otras posibles modificaciones, los medios citados confirmaron la desaparición del

vicepresidente segundo para Asuntos Económicos, Fernando Abril Martorell, y la necesidad de imprimir

un carácter colegiado a las decisiones políticas.

Respecto al teniente general Manuel Gutiérrez Mellado, permanecerá posiblemente en el Gobierno hasta

que se decida la integración en la OTAN.

 

< Volver