Autor: Reinlein García-Miranda, Fernando. 
 El final del suarismo. Suárez dimitió como presidente del Gobierno y de UCD. Rumores de ruido de sables. 
 Defensa desmiente presiones militares     
 
 Diario 16.    30/01/1981.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

Diario 16 / 30-enero-81

EL FINAL DEL SUARISMO

SUAREZ DIMITIÓ COMO PRESIDENTE DEL GOBIERNO Y DE UCD

Rumores de ruido de sables

Defensa desmiente presiones militares

Los rumores sobre presiones militares que se detectaron hace meses alcanzaron un punto álgido con

motivo del proyectado viaje del Rey ai País Vasco y con otros rumores sobre indultos a presos políticos,

rumores no confirmados. El presunto ruido de sables, desmentido por el jefe del gabinete de prensa del

Ministerio de Defensa, fue comentado por una fuente de la Moncloa con estas palabras: «No fue nudillo,

fue fragor.»

Fernando REINLEIN

Madrid — El ruido de los sables sonaba ayer por la mañana cuando comenzaron a conocerse los primeros

rumores sobre la dimisión del presidente Suárez. Como anunció ayer DIARIO 16, rumores sobre

presiones militares tras el anuncio del viaje del Rey habían hecho subir la escalada de tensión que se vio

agudizada por la suspensión leí congreso.

Las primeras informaciones obtenidas ayer detectaban la posibilidad do presiones militares que habían

ideado al Gobierno y a las más altas instancias.

El motivo detonante fue 1 anunciado viaje Real. Si fracasaba por la contesta-ión popular, era un deseo

para la Corona. Si triunfaba, significaba la sanción Real, la sanción del Estado e1 proceso autonómico,

no sumido con gusto por los Generales.

Además estaba el programa de la visita. No parecía Ortuño que este programa hubiese corrido

prácticamente a cargo del PNV, ni u contenido. El tema rumoreado de una posible promesa de libertad

para presos políticos, aunque desmentido por el Gobierno, era machacado por el diario «El Alcázar».

Rumores de indulto

Una fuente de la Moncloa fue consultada por DIARIO 16 ayer por la mañana.

Parece que ayer hubo ruidillo de sables...

¿Ruidillo? Yo más bien diría que fragor.

Las presiones iban encaminadas a la suspensión del viaje —las más duras— o al menos al cambio

profundo del programa —las suaves.

Pero el tema que iba a jugar un papel preponderante era el rumor aireado por la ultraderecha de indultos

que habría proyectado Suárez para que el Rey llegase al País Vasco con una medida de gracia y

pacificadora. Y ese rumor llegó a oídos de los militares no se sabe cómo, y fue publicado por «El

Alcázar».

Fue el detonante que puso en marcha las rumoreadas presiones militares.

También falta saber quién filtró a ias Fuerzas Armadas el proyecto del viaje Real a Euskadi, proyecto

elaborado con la máxima reserva, «El Alcázar» hablaba ayer de las medidas de gracia en tres recuadros.

A continuación aparecieron rumores sin confirmar sobre las personalidades militares que protestarían y

sonaron algunos conocidos nombres de capitanes generales, que incluso se habrían trasladado a Madrid.

Desmentido rotundo

Este extremo fue rotundamente desmentido por un portavoz oficial del Ministerio de Defensa. Los

generales no estaban en Madrid.

Sin embargo, la Junta de Jefes de Estado Mayor (JU-JEM) se reunía a las cinco. «Es una reunión

ordinaria», señalaron portavoces oficiales. Pero el tema de la dimisión de Suárez estuvo en la mesa. Al

conocer los rumores sobre la presión militar el propio presidente de la Junta de Jefes, según pudo saber

DIARIO 16, lo calificó como una película poco creíble.

En la tarde de ayer, tras conocerse la noticia de la dimisión del presidente, los jefes de Cuerpo de

guarnición en Madrid fueron convocados a Capitanía General.

Pero los rumores militares no acaban ahí. Desde las últimas horas de la noche del miércoles el nombre de

Agustín Rodríguez Sahagún, ministro de Defensa, sonaba como uno de los hombres fuertes de la

situación.

Rodríguez Sahagún cuenta con el apoyo de las Fuerzas Armadas, con las que se ha coordinado

perfectamente durante su permanencia en el Ministerio de Defensa y es, además, un hombre de empresa

con respaldos en la CEOE.

Pero otros nombres sonaban también ayer por la tarde. En primer lugar el del vicepresidente económico,

Leopoldo Calvo-Sotelo; el del vicepresidente de Defensa, teniente general Manuel Gutiérrez Mellado, e

incluso el de Rodolfo Martín Villa.

«Operación Ariete»

Otro aspecto importante era la posible puesta en marcha de la «Operación Ariete» en alguna de sus

fases. Esta operación se monta a según qué niveles de actuación en momentos críticos para defender el

orden constitucional y se cuenta con la participación activa también de las Fuerzas de Seguridad del

Estado,

Nada más conocerse la noticia de la dimisión del presidente, la práctica totalidad de los inspectores de

Policía estaban en las calles de Madrid en previsión de posibles disturbios.

Entre los mandos militares de graduación media la noticia causó sorpresa según las informaciones

recogidas por DIARIO 16, aunque otras fuentes aseguraron que algunos sectores militares conocían la

decisión de Suárez el miércoles por la noche.

Ayer, además de ¡a reunión de Capitanía y de la Junta de Jefes de Estado Mayor, los servicios de

inteligencia militar mantuvieron diversas reuniones.

En los mismos medios el nombre de «Almendros», colectivo periodístico tras el cual pueden estar

algunos jefes militares y un ex ministro del general Franco, fue comentado. Este colectivo en las últimas

semanas publicó diversos análisis políticos que atacaban el sistema y propugnaban un cambio profundo

del proceso democrático.

VIÑENTA: "CURIOSÍSIMO" "PUES SI" (Forges)

 

< Volver