El final del suarismo. Suárez dimitió como presidente del Gobierno y de UCD. Para Rodríguez Sahagún fue un gesto histórico. 
 Conmoción en los centristas     
 
 Diario 16.    30/01/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

EL FINAL DEL SUARISMO

SUAREZ DIMITIÓ COMO PRESIDENTE DEL GOBIERNO Y DE UCD

Para Rodríguez Sahagún fue un gesto histórico

30-enero-81 / Diario 16

Conmoción en los centristas

La dimisión de Suárez produjo, en su partido, sorpresa y conmoción. Todas las reacciones fueron de

reconocimiento hacia su persona, aunque con matices. Arturo Moya, firmante del «manifiesto de los

«críticos», dijo que la dimisión «era una apuesta clara a favor del movimiento regenerador de UCD».

Jesús María Viana destacó que «muchos buscaban esta dimisión; veremos qué pasa ahora». El ministro de

Defensa, Rodríguez Sahagún, habló de gesto histórico.

Madrid — Jesús Marta Viana, presidente de la UCD vasca, fue el primer dirigen te del partido del

Gobierno que hizo declaraciones sobre la dimisión del presi dente Suárez. Su reacción fue

lacónica. «Considero que muchos estaban buscando esta dimisión. Veremos alio ra que pasa.»

Fernando Alvarez de Miranda, deinocnstiano dej sector «crítico», no quiso emitir ningún juicio aunque

alirmó que «el presidente lo llevaba pensando desde hace algún tiempo». Ignacio Camuñas, que se

encentra ha junto a Alvarez de Miranda y Osear Alzaga, aparecía visiblemente emocionado.

Arturo Moya, diputado centrista por Granada y firmante del «manifiesto de los críticos», declaró que

«la dimisión de Suárez como presidente del Gobierno y de UCD es una apuesta clara a favor del

movimiento regenerador de UCD que nunca tuvo entre sus objetivos la dimisión de Suárez.

Timonel del país

También afirmó que ahora todo será mas auténtico y democrático y nadie podrá utilizar interesada y

sectanamenle la iigura de Suárez. til socialdemócrata Moya rnanifestó que era optimista. «España tiene

ante si el gran reto del pro greso y un futuro esperanzador con la UCD renova da.»

El presidente de Centris tes de Catalunya (CC-UCD), Antón Candías, declaró que «me resisto a creer que

la dimisión se haya debido a las Luiisiones derivadas de la preparación y postenor aplazamiento del

congreso del partido». Para el din yenUí catalán, Suárez ha sido el hombre que a lo largo de estos difíciles

años ha sabido llevar con gran entereza el timón del país.

Emilio Attard, centrista y presidente de la Comision Constitucional del Congreso, afirmó que «Suarez

sera respetado por todos como el autor de la transición a la democracia». Puntualizo que no se trataba boy

de personas. «El problema de UCD —matizó— es de restablecer los principios. Creo que lo importante

es nuestra cohesión política y par lamentaría para dar la res puesta que el pueblo español espera a los

graves pro bluinas que le conturban: segundad ciudadana, paro y autonomías.

Trance sin deterioros

El presidente de la Xunta de Galicia, el centrista José Quiroga, fue lacónico: «Suárez ha sido un gran

presidente. Como español, el presidente cuenta con mi reconocimiento», destacó.

El presidente de la UCD de Galicia, Manuel Iglesias Corral, dijo que tenia la Irr lilísima convicción de

que hi democracia «cuenta con las reservas espirituales suli cientos en España para que el trance no

produzca deterioros irreparables».

Jaime Lamo de Espinosa, ministro de Agricultura, declaro que la decisión «del presidente está llena de

dignidad y valor», «Espero --puntualizó— que esta actitud sirva para que la clase política y todos aquellos

que tienen que ver con la vida publica consideren mejor el alcance de nuestra responsabilidad.»

Soledad Becerríl, vice presidenta de la UCD de Andalucía, explico que se sentia sorprendida y

preocupada. «Nos gustaría —pre ctsó— que los acontecimientos S(; desarrollaron con toda normalidad y

que el partido ponga en marcha sus previsiones estatutarias.

Luis Pina, secretario general de UCD Baleares, dijo: «Mis primeras impresiones son de consternación y

asombro. No tne lo espera ha.» «ti presidente —matizo- ha sido un hombre muy importante hasta ahora y

ha debido pensar que existían razones poderosas para tomar semejante decisión.»

Agustín Rodríguez Sahagún, ministro de Delensa preciso: «La renuncia d> presidente es un gesto

hist rico que demuestra ui talla moral y un nivel étic y humano poco común. J grandeza de este

ges habla por si sola de : dimensión de hombre de Estado.» También dijo qi «aunque como

español compañero de partido como colaborador d Gobierno suyo lo siento pri fundamente. Espero

que s actitud sirva para que todc aprendamos de su ejempl para mantenernos unido en defensa de los

valores d la sociedad de libertado que representa UCD».

Alberto Oliart, mmistn de Sanidad y Seguridad Social: «Siento una proifun da emoción, igual a la que

hemos tenido todos, ante J, decisión de Adolfo Suárez de dimitir como presidente del Gobierno y como

presi dente del partido», asegura poco después de regresar su despacho otieiaj, una w linaüzado el

Consejo de Ministros.

En segundo Jugar, destacó que tenía en su pensamiento lo que ha sido Suarez durante estos cinc años, a

nivel de Gobierno de partidos: «Una figura apolítica primordial.;)

 

< Volver