La política, su segunda ocupación. 
 El abogado Suárez abre despacho     
 
 ABC.    09/04/1981.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

JUEVES 9-4-81

OPINIÓN

A B C / 11

La política, su segunda ocupación

El abogado Suárez abre despacho

«¿Y ahora qué hacemos, Lito?>- Adolfo Suárez. desencajado y serio acababa de grabar su mensaje de

despedida. Le rodeaban sus fieles, Aurelio Delgado le respondio. "Ahora mon amos un despacho de

abogados» Dos meses después, el despacho Cuatrocientos metros en la calle Antonio Maura, la calle de

los grandes abogados.

Diez números mes arriba, de! 4 ai 14, Antonio Garrígues Walker dirige uno de los mejores bufetes de

Madrid. Pero Adolfo Suárez mejor dicho el gabinete que él va a di-rtgír— no quiere hacerse competencia:

Cogeremos todos los temas, menos ios tiscaies". dice Auretio Delgado, el único de les cinco socios que

no es Licenciad en Derecho. Suárez cuenta ron Alberto Aza, Josep Meliá. Eduardo Navarro y,

naturalmente, Lito Eduardo Navarro, uno de los últimos seuiv tas en quitarse la usmísa azul, ha sido

a!.iiio de los sótanos de la Moncloa, dorute fue hibernado políticamente durante dos años paiu convertirse

ahora en el gran gestor que precisa un despacho de estas característicass Josep Meliá, experto sn

Administración, espora su merecido cose como delegado general en Cataluña; sólo entonces trabajará en

Antonio Maura. Aza abandona temporalmente la carrera diplomática y ayudará al presidente (nadie entre

los leales ¡e ha puesto el ex- a ganar mucfio mis dinero oue fjr ¡oda : > carrera política A pesar de que no

le ha ido nal aef todo. Suárez no es "re pero si pudiente

UNA CASA EN LA FLORIDA

Desde que iteqó de América, Adolfo Suárez vive en su antigua casa de San Martm de Porres. Un piso "de

la mitad para arriba". en el que ya no parecen caber los cinco hijos de los duques Por eso el presidente

honorario de UCD se está construyendo un chalé en, La Florida, una zona residencial de alto "Siandtng»

«n ia que habitan banqueros, médicos que se salen de las listas de Hacienda, ejecutivos de las más

importantes multinacionales algún notario y censistas de postín. Una empresa ha dado su palabra a

Aurelio Delgado de que en ocho meses construye la casa La parcela, de tres rru) metros, apenas fia

sobrepasado tos tres millones do pesetas Una ganga, -sobre lodo —dice Lito— compartiéndola con los

sesenta mejores que nos oedf´an por una casa en El Viso». El chale de Adoifo Suárez será desde luego,

mucho más barato y se pagara, quizá totalmente gfacias a ¡os veinte millones que !a famiiía piensa

obtener por la venta del piso de Puerta da Hierro. Una gran jugada inmobiliaria de la que se ocupa Uto,

experto, como pocos, en estos temas.

Suárez tiene pues, casa y despacho. La primera estará lista dentro de ocho meses: el segundo

está dispuesto. Dentro de unos días comenzará a entrar los muebles y, en mayo, el ex presidente

comenzará, por primera vez en su vida, a ejercir mi profesión de ahogado». Los cuentes los grandes

asuntos no van a faltar. Es muy posible que. en el futuro, ios mas sustanciosos contratos mercantiles

americanos sobre todo, se firmen en Antonio Maura, 4. Ya en Panamá, "donde Anstides Royo se ha

volcado. Suárez ha visto pasar ante él a auténticos peregrinos del negocio que no han querido

desaprovechar la oportunidad de tener un ex presidente como abogado. En Panamá están tos dólares

como dice uno de los miembros del sequito turístico de Suárez.

La firma Suárez-Meliá-Aza-Navarro no despreciará, sin embargo, un solo asunto, por mínimo que sed.

Para moverse adecuadamente en los Juzgados el nuevo consorcio de juristas ulfeáíá los servicios de algún

despacho come e! que tiene bien es verdad que mas desaítíndico de io v.uf é´i quisiera al diputado por

Ciudad Real e integrante del Comité Ejecutivo de UCD Blas Camacho. Este, convenido a ultima hora,

gracias a los oficios de Lito, para que aceptara la Secretaria Ejecutiva de Finanzas del partido, niega, no

obstante, que haya recibido estimulo alguno de colaboración profesional pero, llegado ef momento, no

pondrá demasiados reparos porque su corazón sigue siendo suarista. Como el de otros muchos,

TREINTA Y TRES POR EL CENTRO

Por ejemplo, el de los «treinta y tres de Rafael Arias» que han decidido componer una nueva corriente

dentro de UCD que, curiosamente, está liarrrada, según sus gestoras, a representar el «centro-centra», una

denominación política especialmente querida por Suárez: -Yo defenderé siempre UCD como un partido

de centro-centro » Los «treinta y tres diputados de Artas», entre tos cuales hay parlamentarios tan

prestigiosos como el democristano Javier Rupérez y el liberal Juan Manuel Reol, tienen, en su mayoría,

una procedencia periférica. Arias ha tenido siempre un gran cartel en Cataluña y ahora lo va a explotar.

Coordina el grupo e! abogado de! Estado, diputado por Burgos y ex asesor jurídico de UCD José Luis del

Valle, un «ex joven turco» arrepentido que no quiso participar en la operación critica ante-Congreso,

precisamente porque tenía un objetivo capital: Adolfo Suárez. Del Valle, fundador de aquel grupo, quiso

componer entonces, y fracaso, la «guardia de corps» parlamentara de Suárez. Ahora, los promotores del

«centro-centro» pueden repetir ¡a operación. Pero con más éxito.

EL CLUB DE ABRIL

El intento de Arias Salgado, que Suárez dice desconocer oficialmente, tendrá pronto apoyos exteriores.

En un piso de Alberto Alcocer, un pequeño núcleo de antiguos colaboradores del ex ministro >le la

Presidencia han formado Esfinge, un -conssjiting» en el que colaboran Antonio Vázquez, ex secretario de

Formación, y Antonio Gracia, ex secretario de Finanzas de UCD La empresa, todavía en sus primeros

balbuceos, seta llamada muy probablemente a trabajar en el relanzamiento político de Adolfo Suárez, un

proyecto que está hecho de silencios iniciales (.>!o mejor es que el ex presidente desaparezca de los

periódicos durante unos meses») y en ¡a cual animará el hombro hasta Fernando Abril Martorell. Abril ya

ha comenzado, no se sabe si por su cuenta y riesgo, a dar los primeros pasos, a quemar etapas

 

< Volver